Incapacidad de Pemex de pagar sus gastos afecta calificación: Moody’s

Instalaciones petroleras de Pemex. FOTO: @Pemex

Moody’s Inverstors Service consideró que la dependencia creciente de recursos externos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que son otorgados por el Gobierno, afectan su calificación. La agencia rebajó la calificación a “Ba3” y mantuvo la perspectiva en negativa.

Nymia Almeida, senior vice president en el Grupo de Finanzas Corporativas de la calificadora, consideró que, independiente de los logros del pasado y la perspectiva de producción y reservas estables, las necesidades de capex y los impuestos, aún con las reducciones que el Gobierno está proporcionando, van a seguir provocando un déficit en el flujo de efectivo libre por la expansión del negocio de refinación.

“La empresa seguirá dependiendo de recursos externos, principalmente proveídos por el Gobierno. La expansión del negocio refinería seguiría teniendo pérdidas dentro de nuestras proyecciones en los próximos años, provocando una necesidad de efectivo creciente por varios años”, dijo Almeida.

Ver más de Internacional

Moody’s ve un riesgo intrínseco porque las necesidades de efectivo de Pemex aumentan y el Gobierno es el actor llamado a cubrirlas. “Lo que no estamos viendo es la capacidad de la empresa de pagar sus propias inversiones con sus propios recursos”, puntualizó Almeida.

Según la analista, la compra de la refinería de Deer Park no fue un asunto preponderante para bajar la calificación de la petrolera, porque esta representa una parte minoritaria de la producción y la transacción está a la espera de la aprobación de las autoridades regulatorias de Estados Unidos. En contraste, la construcción de la refinería de Dos Bocas sí influyó, porque el financiamiento de las obras se efectúa por parte del Ejecutivo.

Moody’s asume que Pemex sí pagará sus compromisos, pero prevé que tendrá dificultades en la generación del flujo de efectivo. En tanto al mercado, proyectan que para 2022 se dé una baja en el precio del petróleo, marcada por la tendencia de aumento de la producción. La demanda del crudo sigue siendo incierta por la pandemia, además, el eventual regreso de Irán a la producción mundial podría presionar a la baja los precios.

El apoyo que necesita Pemex por parte del soberano es de alrededor del 1 % del Producto Interno Bruto (PIB) de México, de manera anual. La conexión entre la petrolera y el perfil crediticio del soberano está relacionada a la necesidad de apoyo económico.

Renzo Merino, analista de la firma agregó que, “en cuanto a la calificación soberana hemos reflejado la posibilidad de que el apoyo a Pemex tenga que ser mayor. Hay un cambio estructural entre Pemex y las cuentas fiscales  y otros temas relacionados que podrían poner presión y aumentar la rigidez de la estructura del gasto de Gobierno en puntos como las pensiones que paga actualmente la empresa”:

Si se ve un deterioro en las métricas de deuda del Gobierno, esto podría llevar a un reposicionamiento en la calificación.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias