EE. UU. y empresas se unen para que 50 % de los carros sean eléctricos a 2030

Foto: Cortesía Ecopetrol

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmará una orden ejecutiva para que el 50 % de los vehículos que se comercialicen en el país para 2030 sean carros cero emisiones, con baterías eléctricas o de funcionamiento híbrido.

Esa nueva meta en materia de sostenibilidad está articulada con las principales fabricantes de autos de ese país -Ford, General Motors y Stellantis– que se comprometieron a priorizar en sus plantas las tecnologías más limpias, que no requieren combustible.

Biden articuló su plan para la movilidad limpia en la consecución de los objetivos climáticos para el cuidado del planeta y en la lucha internacional que se libra con China para perfilar el liderazgo mundial en materia tecnológica. Ver más de Internacional

Estados Unidos y las empresas fabricantes implementarán incentivos de compra en vehículos eléctricos, una red de carga integral capaz de alimentar millones de autos, inversiones en innovación y desarrollo e incentivos para expandir la fabricación de estos, además de fortalecer las cadenas de suministro.

Semanas atrás, dentro de su plan de infraestructura, la Casa Blanca había anunciado partidas presupuestales enfocadas solo en instaurar una red de carga de autos eléctricos en el ámbito nacional. Dentro del presupuesto de un billón de dólares trazado para la modernización del entorno físico del país también priorizarán la compra de autobuses eléctricos para mejorar el sistema de transporte público.

Ray Curry, presidente de United Auto Works afirmó que “estamos en un momento crítico para la industria automotriz, ya que los países compiten para construir los vehículos del futuro. Nos estamos quedando atrás de China y Europa, ya que los fabricantes invierten miles de millones en hacer crecer sus mercados y expandir su fabricación”.

Las compañías que se articularon a la estrategia de la administración incluyen reconocidas marcas de vehículos como BMW, Ford, Honda, Volkswagen y Volvo, que, a su vez, tienen una importante circulación en Estados Unidos.

La orden ejecutiva también inicia el desarrollo de estándares de emisiones y eficiencia de combustible a largo plazo, que busca ahorrar dinero a los consumidores, reducir la contaminación, impulsar la salud pública, promover la justicia ambiental y abordar la crisis climática.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias