Los cinco tips de manejo del dinero que puede enseñar a los niños

Los más pequeños pueden empezar a entender desde su infancia cómo manejar su dinero. Pero es importante poner estos tips en práctica.

Incentivar la educación financiera desde la niñez es fundamental para que los más pequeños puedan proyectar su futuro y cumplir sus sueños. Generar hábitos de ahorro desde temprana edad les permitirá plantearse metas de acuerdo con sus ingresos y gastos, así como administrar su dinero en el corto, mediano y largo plazo, ya sea para su formación académica, vestuario, alimentación y entretenimiento, entre otros. Vea más en Finanzas Personales.

El hogar es el punto de partida donde se generan las bases de la educación financiera. Es allí donde las niñas y niños aprenden a tomar las mejores decisiones para invertir en su futuro. Por esta razón, desde Bancolombia hicieron un listado de los cinco hábitos que los padres pueden poner en práctica con sus hijos para que aprendan sobre el buen manejo de su dinero:

Clave 1. De dónde sale el dinero

El primer paso para que las niñas y niños dimensionen lo que significa el dinero es enseñarles que se obtiene del trabajo y la disciplina, y que es el resultado de un esfuerzo o una acción determinada. El propósito de este punto es que entiendan que los cajeros no entregan billetes gratis y sin alguna razón.

Recomendado: Consejos para que comience a ahorrar de forma sencilla

Clave 2. Incentivos por acciones

Si lo que se pretende es que sean responsables con sus finanzas, es importante que empiecen a conocer sobre el manejo de dinero. Desde los cuatro años se pueden establecer tareas que tengan una pequeña recompensa monetaria. A este dinero se le debe destinar un fin, y ser monitoreado por los padres.

Clave 3. Metas a corto plazo

Desde temprana edad, las niñas y niños tienen el deseo de obtener algunas cosas, por ejemplo, un juguete. Estas oportunidades se pueden aprovechar para enseñarles que a través del ahorro ellos mismos pueden comprarlo y hacer realidad su sueño.

Clave 4. Ahorro para el futuro

Las metas a corto plazo pueden ser las bases de la educación financiera, pero esto debe acompañarse de acciones de largo plazo. Para lograrlo, se puede acceder a algunos servicios que ofrecen las entidades financieras para asegurar el dinero y ahorrar con propósito.

Por ejemplo, al abrir un bolsillo en la cuenta de ahorros se puede determinar el tiempo en que se quiere alcanzar lo propuesto y cuánto habría que ahorrar (semanal, quincenal o mensual) para alcanzarlo en dicho periodo. Es clave incluirlos en todo este proceso, desde la apertura de la cuenta de ahorros a su nombre, los aportes en el tiempo y el cumplimiento de su meta.

Clave 5. Sueños en familia

Es necesario enseñarles que sus metas individuales son importantes, pero también mostrarles cómo cumplir los sueños en familia, y que trabajando en equipo se puede alcanzar los propósitos. Así que si en casa existe una alcancía para ese viaje de fin de año, es bueno involucrarlos e invitarlos a que aporten siempre desde sus capacidades de ahorro.

“Fomentar los buenos hábitos financieros es uno de los mejores legados que se puede dejar para las futuras generaciones, de manera que sean consumidores cada vez más informados, conocedores de sus necesidades y responsabilidades y, sobre todo, felices por tener los fundamentos para cumplir sus sueños”, expresa Cristina Arrastía, vicepresidenta de Negocios de Bancolombia.

En ese sentido, la entidad financiera cuenta con programas enfocados en los más pequeños. Se trata de Banconautas, una iniciativa para que niñas y niños de 0 a 13 años aprendan sobre el ahorro y accedan a temas de educación financiera a través del sitio web https://www.grupobancolombia.com/personas/necesidades/ninos-bancolombia. Con una calculadora de sueños y otros contenidos de interés, los padres tienen una herramienta útil para educar a los niños sobre el verdadero sentido del ahorro.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias