Otorgan Sello Ambiental Ganadero a Colombia para promover prácticas sostenibles

La reconversión de sistemas productivos agrícolas, pesqueros y ganaderos hacia modelos sostenibles y climáticamente inteligentes es una ruta que se ha trazado Colombia para que el sector productivo migre a prácticas más amigables con el medio ambiente. Para más información de Valora Sostenible haga clic aquí.

De allí surge la iniciativa del Sello Ambiental Colombiano, que lanzó una nueva categoría, la del Sello Ambiental Ganadero. Se trata de la Norma técnica NTC 6550 (0), Etiquetas ambientales tipo I, Sello Ambiental Colombiano (SAC), con criterios para la ganadería sostenible bovina y bufalina, que fue presentada por los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y de Agricultura y Desarrollo Rural, en unión con la Federación Colombiana de Ganaderos Fondo Nacional del Ganado (Fedegán-FNG).

El ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, explicó que este sello se logró sacar en tiempo récord. “Es un hito para el sector y para los retos que tiene Colombia en materia ambiental y en la región”.

El funcionario hizo referencia a las metas de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en 51 % a 2030, alcanzar la cero deforestación a la misma fecha y lograr la carbono-neutralidad al 2050. “Por eso, estamos trabajando en todos los sectores: agricultura, transporte, educación, minas y comercio. Y este sello está enfocado en dos temas que son parte de la agenda de esta década: cambio climático y seguridad alimentaria”, agregó el ministro.

Correa expresó que este sello permitirá explorar otras opciones de negocios para ser más competitivos en el corto y mediano plazo. “Debemos pensar que una finca puede tener un portafolio con captura de bonos de carbono, con árboles, con productos no maderables; eso empieza a incrementar la rentabilidad”, señaló.

Recomendado: 
Productores de agro en Colombia podrán buscar acuerdos en deudas crediticias

Por su parte, el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, dijo que este es un paso muy importante para el país. “Podemos decir que la actividad ganadera, tanto de bovinos como de bufalinos, sobre la cual históricamente se ha dicho que tiene un impacto ambiental, puede producir conservando y conservar produciendo. Celebro que podamos lanzar este sello, y espero que los ganaderos puedan empezar a hacer ese proceso de certificación. Eso se va a traducir en mejores precios para nuestra carne en el mundo, que está catalogada como de calidad”, dijo Zea.

El Sello Ambiental Colombiano es una etiqueta ecológica que ofrece un distintivo o sello que se obtiene de forma voluntaria. Es otorgado por la institución independiente Organismo de Certificación, la cual es debidamente acreditada por el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia (Onac) y expedida por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). Este sello puede ser portado cuando un bien o servicio cumple con los requisitos preestablecidos para su categoría.

La existencia de esta norma se debe al trabajo conjunto de los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible, de Agricultura y Desarrollo Rural, de Comercio, Industria y Turismo, de Fedegán-FNG, el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec), la Anla, Onac, Asobúfalos, Asocebú, Asobrangus Comercial S.A, algunas ONG ambientales como WWF y TNC, universidades como Eafit y la Mesa Pecuaria del Sena, entre otros.

La norma técnica colombiana NTC 6550 se enmarca en cuatro principios que incorporan a su vez acciones que deben ejecutar y cumplir los ganaderos que deseen obtener el sello.

Recomendado: Ganaderos colombianos perdieron más de $ 859 mil millones por paro nacional

El primero es el de la responsabilidad ambiental y conservación de los recursos naturales; el segundo da cuenta del uso de mejores prácticas en la producción ganadera en armonía con el medio ambiente.

El tercero tiene que ver con Buenas Prácticas Ganaderas (BPG), que plantea diversos planes, como el de vacunación, el uso y manejo de fármacos, insumos agropecuarios, plaguicidas, pesticidas y herbicidas.

Y el cuarto se refiere a la responsabilidad con los empleados, y contempla que los trabajadores sean tratados con justicia y respeto, y la implementación de medidas de bioseguridad en los predios.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias