Colin Powell, ex secretario de Estado que abogó por la invasión de Irak, fallece a los 84 años por complicaciones de Covid

Colin Powell, militar y estadista pionero, ha fallecido a los 84 años de edad por complicaciones del virus Covid-19.

Powell, que sirvió en el ejército desde los primeros días de la era de Vietnam hasta la primera guerra de Estados Unidos contra Irak, fue el primer presidente negro del Estado Mayor Conjunto y secretario de Estado.

Al conocerse la noticia de su muerte, dirigentes y antiguos colegas lo aclamaron como un líder y un héroe. El ex presidente George W. Bush, al que Powell sirvió como secretario de Estado, lo elogió como un “gran servidor público”.

Tras cuatro décadas en el servicio público como principal militar, diplomático y asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, la influencia de Powell en la configuración de la diplomacia estadounidense se vio posteriormente empañada por su defensa de la guerra de Irak, iniciada en 2003. Tras la entrada de Estados Unidos en largas guerras en Oriente Medio, Powell admitió que su apoyo a los combates en Irak le perseguía.

“Ha manchado mi historial, pero -ya sabes- no hay nada que pueda hacer para cambiar esa mancha”, dijo en 2011. “Todo lo que puedo decir es que lo analicé lo mejor que pude”.

La familia de Powell anunció su muerte en un post de Facebook.

“El general Colin L. Powell, ex secretario de Estado de Estados Unidos y jefe del Estado Mayor Conjunto, ha fallecido esta mañana debido a complicaciones del Covid 19”, escribió la familia de Powell en Facebook.

“Hemos perdido a un notable y cariñoso marido, padre, abuelo y un gran estadounidense”, dijo la familia, señalando que estaba totalmente vacunado.

La familia agradeció al personal del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed de Maryland, donde Powell recibía atención.

Tenía un mieloma múltiple, según NBC News. Se trata de un tipo de cáncer de la sangre que afecta a la capacidad del organismo para combatir las infecciones.

Powell, hijo de inmigrantes jamaicanos, se convirtió durante la administración Reagan en el primer asesor negro de seguridad nacional.

El presidente George H.W. Bush eligió a Powell para que fuera el más joven y primer jefe negro del Estado Mayor Conjunto. En ese puesto, supervisó las operaciones estadounidenses de la Tormenta del Desierto durante la guerra del Golfo Pérsico.

Tras 35 años de servicio militar, Powell se retiró del Ejército de Estados Unidos como general de cuatro estrellas en 1993. Se le mencionó varias veces como posible candidato a la presidencia.

En 2001, se convirtió en el primer secretario de Estado negro bajo el mandato del joven Bush, en un nombramiento que transformó su condición de soldado de combate en hombre de Estado.

Como máximo diplomático de la nación, Powell se enfrentó a una tarea sin precedentes a los ocho meses de haber asumido el cargo, cuando 19 militantes afiliados al grupo extremista islámico Al Qaeda secuestraron aviones comerciales con el propósito de llevar a cabo ataques suicidas contra objetivos en Estados Unidos.

Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, Powell apoyó una rápida respuesta militar contra Al Qaeda.

Poco después, la administración Bush dirigió su atención a Irak. Cuando las conversaciones sobre una invasión se hicieron más fuertes, Powell advirtió a Bush en 2002 que “una vez que lo rompas, vas a poseerlo”, refiriéndose a Irak.

Después de que se le presentara una evaluación de los servicios de inteligencia según la cual el presidente iraquí Saddam Hussein había acumulado un arsenal mortífero y peligroso, Powell acudió a las Naciones Unidas para exponer los argumentos estadounidenses a favor de la guerra contra Irak. A principios de 2003, durante un discurso de 75 minutos, Powell presentó a la comunidad mundial la información de inteligencia que afirmaba que Irak tenía armas de destrucción masiva y también la ambición de producir más. Gran parte de la información resultó ser incorrecta.

Powell calificaría posteriormente el discurso como una “mancha” en su distinguido historial. En 2016, dijo que el discurso fue un “gran fracaso de inteligencia”.

“Laura y yo estamos profundamente entristecidos por la muerte de Colin Powell. Fue un gran servidor público, empezando por su época de soldado durante Vietnam”, escribieron Bush y la ex primera dama Laura Bush en un comunicado.

“Era uno de los favoritos de los presidentes, hasta el punto de que recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en dos ocasiones. Era muy respetado en su país y en el extranjero”, escribió Bush, y añadió que “muchos presidentes confiaron en el consejo y la experiencia del general Powell”.

La fundación del fallecido ex presidente George H.W. Bush y la primera dama Barbara Bush escribieron que Estados Unidos había perdido a un gran hombre con una “notable carrera de servicio público”.

“El general Colin Powell fue un héroe americano, patriota y estadista que inspiró a innumerables ciudadanos a través de su notable carrera de servicio público. El presidente Bush se apoyó en el general Powell como asesor y confidente de confianza durante la Guerra del Golfo, y en otros innumerables desafíos globales”, escribió la fundación.

“El presidente Bush consideraba al General Powell un amigo muy querido. Nuestras condolencias, pensamientos y oraciones están con la Sra. Alma Powell y toda la familia Powell mientras Estados Unidos llora la pérdida de un gran hombre”.

El ex vicepresidente Dick Cheney, que fue secretario de Defensa durante la primera guerra del Golfo, también rindió homenaje a Powell.

“Me entristece profundamente saber que Estados Unidos ha perdido a un líder y estadista”, dijo Cheney en un comunicado. “El general Powell tuvo una carrera notablemente distinguida, y tuve la suerte de trabajar con él. Era un hombre que amaba a su país y le sirvió mucho y bien”.

Robert Gates, que se convirtió en secretario de Defensa de Bush después de que Powell dejara la administración, lo describió como un “gran patriota y servidor público.”

“Amigo durante casi cuarenta años, toda la vida de Colin giraba en torno al deber, el honor y la patria. Se ha ido demasiado pronto. Mis pensamientos y oraciones están con la familia del General Powell”.

Artículo publicado originalmente por CNBC.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias