Mujeres jóvenes, las más vulnerables ante los problemas mentales: claves para combatirlos

Ojo con los hábitos que pueden propiciar la locura. Según datos de la Revista de Medicina Clínica, en Colombia, a diciembre de 2021, el grupo poblacional más afectado emocional y mentalmente fue el de las mujeres jóvenes (18 a 29 años).

Más información sobre el rol de la mujer actual en la sociedad Aquí

De este grupo, el 53% presentó riesgo de depresión, el 45% problemas de sueño y el 40% de ansiedad.

Interesante: Colombianas ganan participación en inversión en criptomonedas

Lo que demuestra el impacto que tienen los cambios en las dinámicas familiares, laborales y el relacionamiento con el núcleo más cercano, en el estado mental de la población.

Los expertos confirman que una de las mejores maneras de prevenir trastornos mentales es realizar actividad física. 

Es por esto que Bodytech comparte la importancia de realizar ejercicio y los múltiples beneficios que puede recibir para cumplir con el propósito de cuidar su salud mental y mantener el bienestar emocional y físico.

Sube defensas y mantiene la energía

Realizar actividad física varias veces a la semana (entre 150 a 300 minutos semanales) de intensidad moderada, genera una disminución del riesgo de sufrir infecciones respiratorias altas en un 20%.

El ejercicio físico genera una “recarga” del sistema inmune aumentando la resistencia hacia infecciones leves a moderadas como las gripas. “Al tener un sistema inmune fuerte el cuerpo responde de mejor manera ante las infecciones, esto no solo repercute a nivel físico, sino que contribuye a tener un sistema nervioso más sano”, afirmó Alejandro Sarmiento, líder científico de Bodytech.

Además, el cansancio, la fatiga y la falta de motivación pueden ser efectos de la inactividad física.

“El ejercicio diario le permite conectarse consigo mismo y elevar el autoestima y los niveles de energía. Lejos de sentirte cansado por media hora de caminata o por hacer un entrenamiento de baile, se sentirá más enérgico, vital y productivo, más concentrado y con mayor motivación”, señaló Sarmiento.

Tema relacionado: Prácticas para desarrollar la cultura de igualdad de género en las empresas

Ayuda a dormir mejor

Uno de los principales consejos para lograr un descanso profundo y reparador es evitar el sedentarismo. Una persona que realiza ejercicio con regularidad descansa profundamente y tiene pocas probabilidades de sufrir de insomnio.

“El ejercicio produce conexiones de todo tipo en especial en el cerebro las cuales se relacionan directamente con el descanso, la relajación y la calidad del sueño“, mencionó el experto.

La recuperación celular y los procesos de regeneración que se dan durante la fase de descanso ayudan a levantarse con energía y motivación para realizar las actividades diarias, por lo que se recomienda hacer deporte en la mañana o en la tarde, de esta manera cuando llegue la noche ya ha bajado la actividad del cuerpo.

Previene el estrés y la ansiedad

Tras la realización de una actividad física, es normal que se experimente una sensación de felicidad y esto se debe a que se libera una serie de hormonas y neurotransmisores que ayudan a sentirse mejor.

“Al ejercitarnos liberamos dopamina, un neurotransmisor que nos produce placer y endorfinas, que son fundamentales para brindarnos una sensación de bienestar y liberación de estrés”, destacó Leonardo Camargo, médico de empresas de Bodytech.

Además, el ejercicio puede ayudar a prevenir y tratar las enfermedades mentales como la depresión. Algunos estudios sugieren incluso que realizar actividad física con regularidad es tan efectivo para el tratamiento de la depresión como las terapias de conversación o los medicamentos.

“El efecto del ejercicio en este sentido es más duradero. Es más, puede aumentar la sensibilidad del cerebro y producir cambios en algunas partes de este órgano que generan beneficios a largo plazo”, concluyó Camargo.

Si teniendo en cuenta lo anterior, se desea mejorar la salud física y mental e iniciar un plan de entrenamiento, Bodytech le recomienda:

  • Realizar de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada (caminar, correr, montar bicicleta, bailar, subir escaleras) a la semana.
  • Hacer ejercicios de fortalecimiento muscular y flexibilidad por lo menos dos días a la semana.
  • Complementar el entrenamiento con dos días de ejercicios centrados en equilibrio, balance y coordinación, junto a un plan adecuado de alimentación.

Ojo a esto: El uso del sexo como instrumento de ascenso sigue siendo un perjuicio en el mundo laboral de las mujeres

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias