Fitch: empresas de servicios de gas en Colombia están aisladas de altos precios internacionales

Foto: Fitch Ratings

El fuerte aumento en los precios internacionales del gas, debido a las preocupaciones sobre el suministro derivadas del conflicto en Ucrania, no tendrá un efecto crediticio negativo en las empresas colombianas de gas, debido a las importaciones limitadas, publicó Fitch Ratings en un informe sobre este sector. Vea más noticias de Minería y Energía

El precio promedio, incluidos los costos de transporte del gas natural importado, fue de US$22 por millón de unidades térmicas británicas (mmBTU), en comparación con el precio promedio del gas natural de producción nacional, basado en el tipo de cambio actual en Colombia, que fue de US$13/mmBTU en marzo.

Recomendado: Producción de petróleo de Colombia en su nivel más alto en más de 2 años

Colombia produce por sí misma la mayor parte de sus necesidades, y los precios locales del gas reflejan la dinámica de la oferta y la demanda interna, en lugar de las condiciones del mercado internacional. El gas natural importado no puede llegar al centro del país, debido a la limitada infraestructura de transporte. El gas importado a través de la única planta de regasificación de gas natural licuado (GNL) en Cartagena de la Sociedad Portuaria El Cayao, o SPEC, se utiliza exclusivamente para satisfacer la demanda de tres centrales térmicas en la región costera: Termocandelaria, Termobarranquilla y Termoflores”, destacó Fitch Ratings al respecto.

Estas centrales térmicas tienen la flexibilidad de utilizar gas natural doméstico, que suele ser más económico que el GNL importado. Esta flexibilidad también permite a las plantas capturar precios más altos cuando generan energía fuera de mérito y los precios del gas doméstico (combustible secundario) son más bajos que los del GNL importado (combustible primario).

Fitch valoró que el Gobierno colombiano tiene proyectos para aumentar la confiabilidad del sistema de gas natural y mantener la autosuficiencia debido a la disminución de las reservas de gas natural.

Esto pues Colombia tenía 2,9 billones de pies cúbicos (TCF) de reservas a fines de 2020, lo que Fitch estima es una vida promedio de 7,7 años.

“Nuestra vida estimada de reserva de gas natural no incorpora el potencial de desarrollo de gas no convencional en Colombia, que podría ser transformador y mejorar sustancialmente su base de reservas. La demanda de gas natural de Colombia totalizó 871 giga unidades térmicas británicas (GBTUD) durante 2021, con una disminución de la demanda de las centrales térmicas del 15,8 % y un aumento de la demanda no térmica del 5,4 %”, apuntó.

Destacado: Hay fecha para Asamblea extraordinaria de ISA en la que se recompondrá su Junta Directiva

Entre los proyectos propuestos por el Gobierno, bajo el Plan de Abastecimiento de Gas Natural, resalta la construcción de la bidireccionalidad Barranquilla-Ballena, que transportaría gas natural importado desde la planta de regasificación de SPEC LNG hasta el centro del país. Esto ayudaría a garantizar el suministro en caso de que se agoten las reservas, pero también aumentaría la exposición de las empresas de servicios públicos de gas a los altos precios internacionales del GNL.

Los productores de gas natural, como Canacol Energy venden gas a través de contratos take-or-pay a precios fijos, lo que mitiga la exposición al riesgo de precio y volumen. Fitch estima que Canacol venderá aproximadamente el 80% de sus volúmenes de producción durante el horizonte de calificación bajo contratos de precio fijo, a largo plazo, de compra o pago a compradores de alta calidad. El precio promedio estimado de venta es de US$4,50/mmBTU y la vida de venta promedio ponderada anual contratada es de siete años.

Añadió que las empresas de servicios públicos involucradas en el transporte y distribución de gas natural están reguladas y operan como monopolios naturales, lo que da como resultado flujos de caja relativamente estables y predecibles, aunque las empresas de transporte están expuestas al riesgo de recontratación.

Los mecanismos de transferencia de costos protegen a las empresas distribuidoras de los altos precios del gas natural.

Por último, Fitch valora la actualidad de las principales empresas del sector en Colombia tales como la Transportadora de Gas Internacional (TGI) (BBB/Estable) y Promigas (BBB-/Estable), las mayores compañías de transporte en Colombia.

También califica a cuatro distribuidoras, Vanti (AAA[col]/Estable), Gases del Caribe (AAA[col]/Estable), Surtigas (AAA[col]/Estable) y Gases de Occidente (AAA[col]/Estable), que representan aproximadamente el 53% del total de usuarios del país, los dos últimos de propiedad mayoritaria de Promigas.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias