Mujeres que aspiran a juntas directivas en Colombia buscan mentoría

Las mentorías de la Comunidad de Liderazgo de Mujeres en Juntas Directivas del CESA fortalecen las capacidades de estas mujeres empresarias.

El programa de mentorías es un complemento de todas las iniciativas que existen en el país para alcanzar ese porcentaje mínimo ideal del 30 % de participación femenina en los gobiernos corporativos de las empresas colombianas. Vea más noticias empresariales.

Todo un ecosistema se está gestando en Colombia para impulsar, promover y acompañar el liderazgo de mujeres en los gobiernos corporativos de las empresas del país. Uno de los espacios que está dando valor agregado a este trabajo son las mentorías que se hacen desde la Comunidad de Liderazgo de Mujeres en Juntas Directivas del programa que lidera el CESA, para fortalecer las capacidades de estas mujeres y sus roles como miembros de juntas directivas.

Claudia Patricia Rivera, directora de sostenibilidad en Grupo Nutresa, quien es miembro de tres juntas directivas en este momento, forma parte del programa de mentorías. Asegura que gracias a este espacio ha podido fortalecer sus habilidades y conocimientos financieros, los cuales, junto a su experiencia en temas de sostenibilidad, conjugan perfectamente en los aportes que necesitan las juntas directivas a las que hace parte.

 “El tema de mentorías se vuelve fundamental pues, más que una formación general, es una asesoría personalizada donde hay un enfoque definido en las oportunidades de fortalecimiento de la mujer en algunos frentes, lo que nos permite un match para poder generar valor en ese crecimiento y en esa experiencia que se busca tener”, asegura Rivera.

Cristina Madriñan, directora general de Buencafé Liofilizado de Colombia, es otro de los importantes perfiles que hacen parte de este espacio de mentorías. En este momento es vicepresidenta de la junta directiva de la ANDI, seccional Caldas y asegura haber encontrado en este programa una oportunidad para servir y compartir conocimiento y experiencia en áreas estratégicas en las que alguna mujer de la comunidad necesite apoyo, de manera que su perfil, habilidades, competencias y herramientas se hagan más robustas para su rol en las juntas directivas.

El programa de mentorías llega como un complemento de todas las iniciativas que existen en el país para alcanzar ese porcentaje mínimo ideal del 30% de participación femenina en las juntas directivas de las empresas más importantes. Busca ayudar a las mujeres a superar barreras, a fortalecer su perfil y a hacerlo más competitivo.

Explica Madriñan que “estas iniciativas ayudan a poner el rol de la mujer dentro de las conversaciones y de las prioridades de gobierno y empresariales. Son espacios necesarios, incluso, para empezar a pensar en el rol de la mujer desde la niñez; empezar a pensar en que las niñas desde pequeñas se preparen y más adelante jueguen un rol importante en la sociedad y en los entornos empresariales. Todo este ecosistema ayuda a fortalecer la idea de que las mujeres pueden cumplir con su rol profesional con la misma calidad con la que ejercen su rol personal y familiar, pues esto a veces se convierte en una barrera difícil de superar”.

Para Ana María Gómez, gerente senior de tecnología en Avon y sponsor del Comité de Diversidad e Inclusión de la empresa, el programa de mentorías le ha permitido reforzar sus habilidades y conocimientos sobre estrategia corporativa. Gracias a este espacio, aprendió a enrutar el tema de la estrategia con su cargo para alcanzar en el futuro cercano un mayor nivel o asenso en su carrera profesional.

“Aspiro ser parte de una junta directiva pronto. Ya he tenido acercamientos y nominaciones. El programa me ha dado conocimientos importantes sobre Gobierno Corporativo, sobre cómo hacer el abordaje adecuado en juntas directivas y, el más importante, la oportunidad de hacer networking: interactuar en comunidad con otras mujeres ejecutivas importantes y aprender de sus experiencias. El hecho de estar en la comunidad da un aprendizaje continuo a través de sesiones periódicas a las que seguimos asistiendo”.

Colombia avanza en espacios de liderazgo femenino

El país ha dado respuesta positiva a los temas de equidad de género e inclusión de las mujeres en los últimos años. Para Claudia Rivera, evidenciar cuatro puntos porcentuales de avance en la participación de mujeres en juntas directivas desde 2020 es un logro muy relevante.

Recomendado: Colombia: mujeres en juntas directivas logran participación de 21,2%

“Todavía tenemos grandes desafíos alrededor de la inclusión, porque no es solo el tema de género; se trata también de cómo incluimos a jóvenes, a mujeres afro o de alguna etnia en específico. En esos frentes tenemos menos avances, pero cambiar cultura no se hace de la noche a la mañana y las mujeres tenemos un papel fundamental en seguir mostrando caminos que permitan mayor inclusión y diversidad en la toma de decisiones en todos los niveles”.

Carolina Rojas, ex viceministra de Minas, consultora independiente y miembro de cuatro juntas directivas, coincide con Rivera. Asegura que Colombia está avanzando en ese trabajo de visibilizar el aporte que las mujeres pueden ofrecer a los espacios de liderazgo en juntas directivas, “pero todavía falta por recorrer porque las cifras siguen siendo bajas y el camino es lento en ese aumento. En este sentido, hay que seguir promoviendo estos perfiles y entender cómo estas mujeres pueden tener acceso a más oportunidades de liderazgo en el gobierno de las empresas”.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias