Consumidores quieren viajar más por sus beneficios mentales: estudio

Llegada de turistas. Foto: Accenture.

Hacer viajes de vacaciones está asociado al bienestar de los consumidores y por ello planean mantener o aumentar su gasto en este rubro, dice un estudio.

Una escapada de fin de semana, tomarse unos días de la semana de receso en Colombia o planear las vacaciones son decisiones que tocan el bolsillo pero que al mismo tiempo están asociados con los grandes beneficios mentales que genera.

Un estudio publicado por el blog Psiquitria.com indica que los viajes están directamente relacionados con la personalidad de los individuos. Al mismo tiempo, distintos órganos del cuerpo humano sanan cuando se sale de viaje. Entre los beneficios que tienen los viajes, según el post científico, están:

  1. Viajar trae beneficios al bienestar integral: La mente perturbada, estresada y desgastada puede traer problemas al resto del cuerpo. Como dice el refrán: mente sana y cuerpo sano. Viajar libera al individuo del estrés y se convierte en una terapia que incide en la estabilidad mental.
  2. Reduce el estrés: aunque los viajes traen su afán, lo cierto es que al estar lejos del trabajo, el estrés disminuye. “En el momento en que se toma la opción de viajar, la persona se aleja de todos esos factores. Esta desconexión permite vivir de forma más relajada”, indica el portal especializado.
  3. Influye en el proceso de resolución de problemas: Tanto en el entorno común como fuera de este es posible que se produzcan situaciones inesperadas. Antes de realizar un viaje, siempre existe un proceso de preparación. Es así como se previene que se produzca algún inconveniente. Sin embargo, permanece el riesgo de involucrarse en alguna eventualidad. Esto obliga a la rápida toma de decisiones.

Qué concluye el estudio global de Accenture sobre viajes

Los consumidores ven la salud y el bienestar como un gasto “esencial”, según una encuesta de Accenture. El estudio fue realizado entre más de 11.000 consumidores en 16 países.

Recomendado: Semana de receso: ¿a dónde irán los colombianos de viaje?

A pesar de la incertidumbre financiera, las personas no están dispuestas a reducir la cantidad que gastan en salud y bienestar, según la última de una serie de encuestas a consumidores que Accenture (NYSE: ACN) ha realizado para tomar el pulso a las perspectivas y el sentimiento de los consumidores desde el comienzo de la pandemia.  

La encuesta -realizada a más de 11.000 consumidores en 16 países- reveló que, incluso ante la incertidumbre generalizada y las tensiones financieras personales, las personas consideran que la salud y el estado físico son “esenciales”, junto con los alimentos y los productos de limpieza del hogar. A pesar de que dos tercios (66%) de los encuestados afirmó que se siente presionado económicamente, el 80% también dijo que tiene la intención de mantener o aumentar su gasto en áreas relacionadas con la salud y el estado físico – como clases de ejercicio o vitaminas y suplementos – el próximo año.

“A pesar de los tiempos difíciles, está claro que la gente ha redefinido la salud y el bienestar como un bien esencial y planea mantener o aumentar su gasto en esta área este año, independientemente de los niveles de ingresos”, explicó Paula Andrea Fernández, Directora Ejecutiva de Accenture Colombia. “Con la previsión de que el mercado de la salud y el bienestar alcance más de un billón de dólares de gasto en todo el mundo en 2025, las empresas orientadas al consumidor deben aprovechar la experiencia intersectorial y los avances científicos y tecnológicos, al tiempo que tienen en cuenta las prioridades cambiantes de los consumidores a la hora de diseñar nuevas ofertas.”

Rich Birhanzel, director general de Accenture y líder de la industria de salud a nivel mundial, dijo que “el deseo de la gente de tomar más control de su salud y bienestar no hace más que aumentar. Es fundamental que el sector sanitario continúe explorando y asociándose con las empresas orientadas al consumidor para mejorar el acceso, la experiencia, los resultados de las personas y la posibilidad de realizar viajes sanitarios, que permitan el cuidado de las personas.” 

La encuesta también reveló que los encuestados parecen estar adoptando una visión más holística del bienestar, replanteándolo como algo mucho más básico para el consumidor. Además de que más de cuatro de cada diez encuestados (42%) afirman estar aumentando la cantidad de actividad física, un tercio (33%) de los encuestados dijo estar más centrado en el autocuidado -como darse un baño o un tratamiento de belleza- que hace un año. En este mismo sentido, los viajes están siendo considerados como una alternativa de bienestar para las personas.

Incluso con el aumento de los costos de los viajes, la encuesta reveló que la mitad (51%) de los consumidores también tiene previsto mantener o aumentar su gasto en viajes de ocio en el próximo año, lo que quizá no sea sorprendente si se tienen en cuenta los beneficios de bienestar ampliamente reconocidos asociados a las vacaciones.

Además, dos de cada cinco (39%) encuestados con ingresos altos han reservado un viaje de lujo o un retiro de bienestar para algún momento de los próximos 12 meses. Entre los millennials, uno de cada cinco (21%) ha reservado para ir a un retiro de bienestar este año. Además, un tercio (33%) de todos los encuestados afirmó estar dispuesto a sacrificar el gasto en productos domésticos o electrónicos no esenciales para permitirse viajar. 

Emily Weiss, directora general de Accenture del sector de viajes a nivel mundial, afirmó que “aunque la atención al bienestar personal no es necesariamente nueva, ahora es menos un capricho y más un elemento esencial no negociable para los consumidores de hoy, incluso en un momento en que muchos sienten presiones financieras. Existe una gran oportunidad para que las empresas de viajes y de consumo aprovechen las asociaciones del ecosistema y las comunidades locales para ofrecer experiencias diferenciadas, ya que el turismo de bienestar de hoy es mucho más que el destino o las actividades: es una extensión de los valores y el estilo de vida del viajero.”

Las empresas entienden el contexto en el que se toman esas decisiones de compra. Según un reciente informe de Accenture, “The Human Paradox: From Customer Centricity to Life Centricity”, a los consumidores les resulta cada vez más difícil equilibrar el propósito y la practicidad en sus compras, y casi dos tercios (64%) desean que las empresas respondan más rápidamente con nuevas ofertas para satisfacer sus necesidades cambiantes. Sólo entendiendo el contexto, las empresas tendrán la estrategia adecuada para ofrecer las marcas, productos o servicios más relevantes.

“Los retailers y las marcas pueden gestionar el impacto de la evolución de la demanda de los consumidores manteniéndose cerca de ellos para así pivotar rápidamente y responder a ellas”, dijo Paula Andrea Fernández. “Esto requiere niveles extraordinarios de colaboración, compromiso y participación de los consumidores, por no hablar de la innovación tecnológica y empresarial basada en la información procedente de fuentes de datos fiables”, agregó la experta. 

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias