Aumenta la ocupación de oficinas en Bogotá: inversión de nuevos proyectos disminuye

Según el reporte de análisis de Newmark Colombia, el mercado de oficinas continúa mostrando signos de recuperación.

Las compañías paulatinamente han regresado al trabajo presencial, lo que ha incrementado la ocupación. Las políticas tomadas por el gobierno nacional, las altas tasas de vacunación y bajas de contagios han sido las causantes del regreso a las oficinas.

Como se indica en el estudio, la capital colombiana cerró el tercer trimestre del 2022 con un inventario de 1.582.166 M2 rentables, siendo Salitre y Dorado los corredores que cuentan con la mayor cantidad de m2 de inventario con el 19 % y 15 % respectivamente. Ubicados en la zona occidental, estos submercados se han convertido en protagonistas del desarrollo que se han venido construyendo por demanda y, así, han conformado una de las zonas con mayor urbanismo y atractivo.   

Aunque en los primeros 9 meses del año el inventario no ha tenido cambios significativos, debido a que no se han terminado importantes edificaciones, se estima que en lo que resta del año, el inventario aumente en unos 45.000 m2 con la finalización de edificios en los corredores de Dorado, Salitre, Chicó y Santa Bárbara.

En relación con la oferta, a septiembre del 2022 se encuentran 162.990 metros cuadrados disponibles para la ciudad, disminuyendo un 17 % si se compara con el mismo periodo del año anterior, y un 5 % respecto al trimestre pasado.

Destacado: Entrevista | Así fue la gran transformación de WeWork en Colombia y América Latina

En cuanto a absorción, durante los tres primeros trimestres del 2022, Bogotá ha registrado una absorción neta de 40.000 M2 por encima de la registrada durante el mismo periodo del 2021.

Respecto a los precios de renta y venta, en general los precios han tenido una leve tendencia al alza, la baja oferta de espacios ha sido la principal causante de este proceso. Adicionalmente se ha evidenciado, que el margen de negociación se ha empezado a reducir haciendo que el “Asking Price” se acerque un poco más a los precios de cierre.

“Hay empresas y/o sectores que se han visto limitados en su proyección de operación y de ventas, pero en términos de requerimientos o demanda de oficinas no ha habido un decrecimiento; tanto para espacios de oficinas de  100 m2 hasta edificios completos de 3.000 m2 o más; lo cual nos demuestra que va contrario al incremento de inventario de la ciudad donde hay proyectos muy puntuales y áreas futuras que ya vienen con compromisos de prospectos de clientes que presentan cartas de intención de reserva de esos espacios. Lo que evidencia la alta demanda”, indica Mauricio Romero, director asociado de Newmark.

Sin embargo, contrario a lo que se pensaría al incrementar la ocupación de los espacios, se ha visto que los desarrolladores de nuevos proyectos no están pensando sacar productos nuevos, debido a la situación económica y política del país que ha generado incertidumbre de desarrollos adicionales, pensando en que los  costos de producción no sean totalmente competitivos respecto al precio de renta, es decir, les preocupan a los inversionistas-desarrolladores que los nuevos proyectos que se desarrollen, teniendo en cuenta el costo de construcción, termine saliendo en un precio de renta muy por fuera del mercado, que les produzca vacancia por largo tiempo.

“El mercado sigue siendo muy activo y creciendo en demanda de espacios. Colombia sigue siendo un país de interés para la inversión y apertura de operaciones de muchas multinacionales por lo cual se proyecta para el 2023 un incremento en oferta y demanda”, concluyó Romero.         

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias