Banco de Japón mantuvo tasas de interés; hay medidas para atajar inflación

El Banco de Japón (BoJ) sigue yendo a contracorriente del resto de sus pares mundiales. Mientras que los bancos centrales siguen subiendo los tipos de interés para combatir la elevada inflación, el organismo que dirige Haruhiko Kuroda ha decidido mantenerlos sin cambios, tal y como se esperaba.

La decisión de tipos de interés del BoJ fue de mantener tasas en el -0,10 %, en su objetivo de política dovish.

La entidad nipona hace así de la postura ‘dovish’ su bandera, pese a que todos los bancos centrales siguen elevando el precio del dinero. El Banco Central Europeo (BCE) volvió a hacerlo este jueves y se espera que la Reserva Federal haga lo propio en su reunión de la próxima semana.

Además de mantener los tipos sin cambios, el BoJ también ha dicho que compraría las cantidades necesarias de bonos del gobierno japonés a una tasa fija para mantener los rendimientos del bono (JGB) a 10 años en torno al 0 %.

«El Banco apoyará la financiación, principalmente de las empresas, y mantendrá la estabilidad de los mercados financieros, y no dudará en adoptar medidas de flexibilización adicionales si es necesario», ha apuntado en su declaración de política monetaria.

Tras conocerse la noticia el yen japonés se ha debilitado ligeramente, situándose en niveles cercanos a los 146,5 frente al dólar estadounidense. El rendimiento del JGB a 10 años, por su parte, se encuentra en el 0,246 %, por debajo del límite superior del objetivo de rendimiento del banco central.

Asimismo, en la reunión el BoJ ha revisado sus previsiones de inflación subyacente, y ahora espera que alcance el 2,9 % en el año fiscal en curso, frente a su estimación anterior del 2,3 %. Y también ha modificado sus previsiones para la inflación subyacente del siguiente año fiscal, que han pasado del 1,4 % al 1,6 %.

El Banco de Japón lo explica de la siguiente forma: «Siguen existiendo grandes incertidumbres para la economía japonesa», y mientras que «los riesgos para la actividad económica están sesgados a la baja», los «riesgos para los precios están sesgados al alza», ha detallado.

Japón confirmó también un cuantioso paquete de estímulo económico que incluye subvenciones gubernamentales para la factura eléctrica y los carburantes por valor de 39 billones de yenes (unos 265.000 millones de euros) para atajar la inflación.

«Los precios de los productos están subiendo y muchas de estas subidas se deben al encarecimiento de la energía y los carburantes», dijo este viernes el primer ministro japonés, Fumio Kishida.

Estas ayudas están destinadas a «evitar la situación que hemos visto en territorios como Europa, donde los precios han subido en torno a un 10 %», declaró Kishida durante la rueda de prensa en la que detalló las medidas.

El Gobierno japonés espera que estas medidas ayuden a los hogares a ahorrar unos 45.000 yenes en total (unos 300 euros), según cálculos de la Oficina del Gabinete nipón compartidos por Kishida.

(Con información de Reuters)

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias