Comercialización de energía, ¿por qué es tan popular en Colombia?

La tecnología está transformando la dinámica tradicional del sector energético en Colombia impactando la comercialización digital de energía.

Mercado Andino Eléctrico Regional de Corto Plazo
Mercado Andino Eléctrico Regional de Corto Plazo. Imagen: @evening_tao
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

Al igual que como ha ocurrido con industrias altamente conservadoras, como la inmobiliaria, financiera, hotelera e, incluso, de salud, la tecnología está transformando la dinámica tradicional del sector energético en Colombia impactando la comercialización de energía.

Reconocidos comercios como: Coca Cola Femsa, WeWork, Autoniza, Mallplaza, Home Burgers y Gato Dumas, por mencionar algunos ejemplos, ya están comprando su energía de manera digital.

Sin embargo, ¿qué es exactamente la comercialización digital de energía?, ¿cuál es la diferencia con respecto a la que se tiene actualmente? y ¿por qué las grandes cadenas en Colombia están migrando hacia ese formato? Para responder a todas estas preguntas y hacer un poco  de pedagogía sobre el tema, en Valora Analitik preparamos el siguiente informe:

La comercialización de la energía en Colombia

Empecemos por  lo primero. En  Colombia la cadena del suministro de  la energía eléctrica está compuesta por cuatro grandes eslabones:

(1) Las generadoras, que  son aquellas propietarias de la infraestructura para  producir la energía, la cual se genera en su mayoría por medio de hidroeléctricas.

Recomendado: Gobierno Petro fija nuevos lineamientos para prestar el servicio de energía eléctrica

(2) Las transmisoras, que son las que llevan la electricidad desde las generadoras hasta los centros urbanos, y son las propietarias de esas grandes torres de alta tensión que usualmente se ven al viajar en carro por fuera de las ciudades.

(3) Las distribuidoras, que  son aquellas que  toman  la energía de  las redes de  alta tensión y la distribuyen en los diferentes perímetros urbanos.

(4) Las comercializadoras, encargadas de medir el consumo de los usuarios, representarlos ante  la red, facturarles mensualmente y pagarle al resto de empresas en la cadena de suministro.

¿Cómo funciona la comercialización tradicional?

Ahora bien, teniendo en cuenta cómo opera la cadena de suministro, es necesario concentrarse en el último eslabón: el de la comercialización, pues, este, a diferencia de la generación, la transmisión y la distribución, es el único en el que se tiene relación directa con los consumidores.

Comercialización de energía, ¿por qué es tan popular en Colombia?
Comercialización de energía, ¿por qué es tan popular en Colombia?. Imagen: tomada de freepik.es – @ zirconicusso

Al día de hoy, y pese a la revolución tecnológica que se ha dado en el mundo, el consumo de energía se mide y se factura de la misma forma a como se hacía  hace dos o tres décadas atrás, es decir, con facturas impresas (o, en el mejor de los casos, con esa misma factura en versión PDF y enviada por correo), con la posibilidad de medir el consumo únicamente de forma mensual; y, en el caso de los comercios, con diferentes fechas de corte.

“Esa es la razón por la que todos los meses un operario de la empresa comercializadora pasa por su residencia para registrar los valores del contador, ya que con esa información, al calcular la diferencia con la de meses pasados, se establece el monto  a facturar; y es también una  de las razones por la que,  incluso, así se haya  salido de viaje, el valor de la factura pareciera no bajar significativamente”, explicó Leonardo Velázquez, COO y cofundador de Bia.

¿Qué cambia con el modelo de la comercialización digital?

Con la comercialización digital, de cierta forma, ese consumo deja de ser una  actividad ciega, pues, por medio de  un contador inteligente, que  sustituye al tradicional; y de herramientas de  inteligencia artificial y machine learning, el usuario pasa a tener  métricas en tiempo real sobre su consumo, lo que le permite disminuirlo en hasta un 15 %.

Recomendado: Robo de energía: ¿En Bogotá y Cundinamarca también ocurre?

Así, además  de  poder  detectar ineficiencias y tomar  medidas oportunamente para  eliminarlas, se puede: realizar comparativos, pagar unificadamente -con una única fecha de corte y desde el celular (en el caso de los comercios, que suelen tener varios locales), y recibir notificaciones para  disminuir gastos innecesarios.

“En el caso de Bia, nuestros usuarios reciben cashback, que es una devolución de un porcentaje de la factura que pagan mensualmente, para que puedan gastarlo en nuestros comercios aliados o, incluso, pagar su próxima factura. Asimismo, por medio de blockchain, garantizamos que  el volumen de energía consumida se está generando equivalentemente en  una  fuente renovable, de  manera que obtenga un certificado (REC) que se sume a sus metas de sostenibilidad”, añadió Velázquez.

¿Quiénes pueden comprar su energía digitalmente?

Esa es una  pregunta muy  recurrente, pues, se estima  que ocho de  cada  diez  usuarios  en  el  país desconoce que tiene  el derecho a cambiarse de comercializador de energía, si así lo desea.

De momento, en  parte  por  la inversión que  supone esta tecnología, la comercialización digital está enfocada hoy principalmente en  empresas; sin embargo, se espera que  para  mediano plazo estos beneficios empiecen a operar en el segmento residencial.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias