Distracciones y amenazas: las estrategias británicas para lograr un acuerdo con la UE

La salida del Reino Unido de la zona común europea es un tema que se ha debatido a lo largo de las últimas décadas.

“Los británicos… nos están tomando el pelo, debemos permanecer firmes.”, dijo un representante de la UE al describir el estado de ánimo de sus colegas.

Cuando las conversaciones comerciales con el Reino Unido se estancaron el 9 de diciembre, un representante de la Unión Europea resumió el estado de ánimo en Bruselas, escribiendo en una nota interna: “Los británicos… nos están tomando el pelo, debemos permanecer firmes.”

El primer ministro británico Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acababan de reunirse para cenar en el edificio Berlaymont, la sede del ejecutivo de los 27 países de la UE en Bruselas, y no lograron resolver los bloqueos en materia de pesca y normas de competencia.

Aunque esas diferencias y muchas otras se resolvieron el jueves con un acuerdo para evitar la ruptura de una relación comercial de US$ 900.000 millones al año, se mantiene el contexto de desconfianza mutua que refleja la nota, a la que tuvo acceso la agencia Reuters.

Esa desconfianza probablemente perjudique las relaciones futuras, ya que el Reino Unido y la Unión Europea abordan una enorme lista de asuntos pendientes que van desde el comercio de servicios a la cooperación en materia penal y de seguridad.

“Desafortunadamente, la confianza no es algo que se recupere de la noche a la mañana”, dijo un alto diplomático de la UE destinado en Bruselas.

Las consecuencias económicas de la agria ruptura de Reino Unido con sus aliados europeos históricos serán dolorosamente visibles, pero las implicaciones geoestratégicas serán posiblemente aún mayores.

El hecho de que una de las principales potencias militares y económicas de Europa rechace a la UE mientras el bloque intenta convertirse en un contrapeso consecuente a la asertividad de Rusia y China disminuirá la conexión transatlántica de Europa con Estados Unidos y Canadá.

Reino Unido abandonó formalmente la UE en enero pasado, 47 años después de su ingreso y 3 años y medio después de su referéndum del “Brexit”, pero luego entró en un período de transición durante el cual las normas sobre el comercio y los viajes quedaron congeladas hasta finales de 2020.

Responsables y diplomáticos de la UE describieron las conversaciones para alcanzar el acuerdo comercial que regirá las relaciones a partir del 1 de enero de 2021 como un agotador ejercicio de faroles y de estrategias para llevar la negociación al borde del abismo.

Por parte de la UE, los 27 Estados miembros permanecieron unidos bajo su principal negociador, el francés Michel Barnier, un inquebrantable defensor de su mercado único de 450 millones de consumidores.

Resulta más complicado evaluar las posiciones británicas, ya que a veces intentaron explotar las diferencias entre los Estados miembros y a menudo parecían guiarse por los vaivenes de la política interna, según responsables de la UE.

Sin embargo, los grandes periódicos del país y los ideólogos de Brexit en su Gobierno aplaudieron la línea dura de Johnson con Bruselas sobre las normas de competencia y el acceso a las aguas del Reino Unido para los barcos de pesca de la UE como una necesaria afirmación de su soberanía.

Recomendado: Reino Unido y Unión Europea logran histórico acuerdo comercial posterior al Brexit

¿Mal encaje?

Reino Unido siempre ha sido ambivalente sobre el proyecto de unir y reconstruir Europa de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial.

Se unió, tardíamente, en 1973, pero su liberalismo económico chocaba con gran parte de la Europa continental, y nunca se unió a la moneda única, el euro, o a la zona Schengen de libre circulación.

El euroescepticismo británico se vio avivado durante décadas por gran parte de su prensa, cuyos miembros —incluido Johnson, corresponsal del Daily Telegraph en Bruselas en 1989-94— criticaron las ambiciones federalistas de los “eurócratas” y criticaron el celo regulador de la UE.

En una ocasión, Johnson se burló en una columna de opinión de unas normas que, según él, prohibían el reciclaje de una bolsita de té o que los niños menores de ocho años inflaran globos.

Para muchos británicos, el Brexit tiene una lógica conceptual: que el Reino Unido se desvincule de las economías estancadas de la UE y pase a competir con un proyecto que, según ellos, está destinado a fracasar.

Sin embargo, la incómoda relación de Reino Unido con la UE también ha sido polémica en su país.

La agresión de Margaret Thatcher hacia Bruselas condujo a una revuelta en el Partido Conservador que terminó con su mandato en 1990. La apuesta del referéndum de Brexit de 2016 hecha por uno de sus sucesores, David Cameron, provocó su dimisión y, con los votantes divididos en una proporción de 52-48%, polarizó a la sociedad británica.

Al otro lado del Canal de la Mancha, muchos han pensado durante mucho tiempo que Reino Unido sencillamente no encaja bien con la UE.

El héroe de guerra francés Charles de Gaulle vetó dos veces los intentos británicos de unirse a lo que entonces era la Comunidad Económica Europea en el decenio de 1960. Cinco decenios más tarde, el presidente Emmanuel Macron presionó para que los británicos se retiraran rápidamente después del referéndum, preocupado por la posibilidad de que el sentimiento euroescéptico se propagara por todo el continente.

El paso más atrevido de Reino Unido durante las conversaciones comerciales se produjo el verano pasado, cuando el círculo formado por Johnson y sus asesores de confianza se reunió para encontrar una salida al punto muerto. Su solución: desencadenar una crisis.

En palabras de una fuente cercana al grupo, decidieron “poner un arma sobre la mesa”, redactando una legislación que anulara explícitamente partes del Acuerdo de Retirada, el tratado de divorcio que el Reino Unido ya había firmado con la UE.

Varias fuentes británicas dijeron a Reuters que el proyecto de ley de mercado interno había sido una táctica de choque para contrarrestar los esfuerzos de la UE que aspiraban, según ellos, a evitar que el Reino Unido recuperara su “soberanía” antes de su salida definitiva de la órbita del bloque el 31 de enero.

Sin embargo, la iniciativa hizo que Bruselas estuviera aún más decidida a velar por el cumplimiento del eventual acuerdo comercial.

Von der Leyen lo explicó: “La confianza es buena, pero la ley es mejor… Y lo que es más importante, a la luz de la experiencia reciente, un sistema de reglamentación (de la aplicación de los acuerdos) sólido es esencial para garantizar que lo que se ha acordado se haga realmente”.

Entre los estrategas que estaban detrás de la táctica se encontraban algunos, según fuentes, que sentían que el Reino Unido había sido humillado en conversaciones anteriores y estaban decididos a no dejar que eso volviera a suceder.

La prensa sensacionalista británica se indignó en 2019 cuando la predecesora de Johnson, Theresa May —otra primera ministra conservadora que cayó víctima de la lucha por Europa— tuvo que sentarse fuera de una sala de reuniones de la cumbre durante horas mientras, como dijo el periódico Sun, “los líderes de la UE se atiborraban de cigalas y pato”.

(Con información de Reuters)

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias