La reforma pensional de Macron genera polémica y nuevas protestas en Francia, ¿en qué consiste?

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, activó un mecanismo para aprobar la polémica reforma pensional que busca retrasar la edad de jubilación.

La reforma pensional de Macron genera polémica y nuevas protestas en Francia, ¿en qué consiste?
La reforma pensional de Macron genera polémica y nuevas protestas en Francia, ¿en qué consiste? Imagen: cortesía Reuters / France 24.

Este jueves, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, activó un mecanismo constitucional para aprobar -finalmente- la polémica reforma pensional que busca retrasar la edad de jubilación a 64 años.

Esta decisión, que se tomó por medio del artículo 49.3 de la Constitución francesa, permite aprobar un proyecto sin el voto parlamentario, toda vez que el Gobierno no contaba con el voto necesario para la aprobación por el parlamento.

Recomendado: Elecciones presidenciales Francia: Macron es reelegido tras derrotar a Le Pen

No obstante, en el país ya se anunciaron nuevas manifestaciones, lo cual abre la puerta a una perfecta tormenta política, donde se han pedido mociones de censura contra el gobierno y la disolución del Ejecutivo.

Las claves del proyecto de reforma pensional en Francia

En líneas generales, el proyecto de reforma pensional en Francia busca equilibrar el actual déficit que tiene el sistema. Este equilibrio se lograría de cara al año 2030, debido a un mayor aumento de la población jubilada por menores cotizantes.

De acuerdo con las cifras que presentan los entes oficiales desde el presente y hasta el período 2027-2028 el déficit por año del sistema pensional se ubica entre US$9.000 millones y US$11.000 millones.

Esta cifra podría aumentar hacia los US$16.000 millones para 2032.

Para compensar esa desigualdad, la primera medida del gobierno francés es retrasar por dos años, desde los 62 a los 64, la edad de jubilación.

Recomendado: Multitudinarias marchas este 11 de febrero en Francia contra reforma pensional de Emmanuel Macron

También se aceleraría la edad, de 42 a 43 años, como el período necesario para cobrar una jubilación completa.

Para no comprometer a las personas que comenzaron a trabajar desde antes de la mayoría de edad, el gobierno preparó un sistema especial, que se ha empleado durante la tramitación parlamentaria, que cubra por completo el período de jubilación y que no se vean penalizados por el retraso de la edad.

Otra de las polémicas que ha surgido es que, al retrasar la edad de jubilación, se exacerbe uno de los mayores problemas que existen en Francia: la productividad de las personas mayores de 55 años que aún se encuentran trabajando.

Con la polémica reforma pensional se busca que las empresas con más de 300 empleados publiquen anualmente indicadores sobre el empleo de estas personas, así como las claves para mantenerlos trabajando.

En caso de que los indicadores no se cumplan en un período de tres años, se negociará directamente un plan de acción con los representantes de este personal.

También se creó un nuevo tipo de sistema de contratación indefinido para las personas mayores de 60 años con restricciones en el pago de su seguridad social por un año en caso de que hubieran participado en algún paro contra el gobierno.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias