Los hallazgos de la Supersalud en las intervenidas Nueva EPS, Sanitas y SOS EPS

Nueva EPS, Sanitas y SOS EPS suman un total de 17,3 millones de afiliados. Entre los hallazgos hay irregularidades en la contratación.

Luis Carlos Leal
Luis Carlos Leal, superintendente de Salud. Foto: Presidencia
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

Luis Carlos Leal, superintendente de Salud de Colombia, dio detalles sobre tres de las EPS intervenidas por su entidad en los últimos meses: Sanitas, Nueva EPS y SOS EPS.

Sobrecostos, irregularidades en la contratación y un manejo “ineficiente” de los recursos hacen parte de los hallazgos que, según Leal, han hecho los agentes interventores en estas entidades promotoras de salud.

Estas tres EPS suman un total de 17,3 millones de afiliados repartidos así: 10,9 millones en Nueva EPS, 5,7 millones en Sanitas y 0,7 millones en SOS.

Los hallazgos en las EPS intervenidas, dijo el superintendente de Salud, “son diagnósticos fundamentales y serán la base del plan de trabajo para corregir cualquier tipo de error administrativo”.

En una reciente encuesta, Invamer consultó a las personas sobre la atención que esperaban como afiliados a EPS intervenidas.

Al evaluar el impacto de estas intervenciones en la atención de los afiliados, el 28 % opinó que recibirían una atención mejorada, el 23 % consideró que se mantendrían en igual medida, y un 43 % expresó preocupación por una posible disminución en la calidad de la atención.

EPS intervenidas por el gobierno
EPS intervenidas por el gobierno

Cuáles son los hallazgos en las intervenidas Nueva EPS, Sanitas y SOS EPS

EPS Sanitas

Sobre Sanitas, Leal empezó asegurando que no se trata de que los recursos de la salud, a través de la Unidad de Pago por Capitación (UPC), no sean suficientes. “La pregunta debería ser si las administradoras de recursos están siendo eficientes. En Sanitas encontramos un incremento en gastos operativos sin adecuada justificación”, dijo.

Según el funcionario, hubo un hallazgo de pérdidas por el orden de $400.000 millones. Esto se explicaría, por ejemplo, por el pago de gastos operativos de los centros de salud que no le correspondían a la EPS, como es el caso de 64 contratos de arrendamiento de varias IPS por unos $56.000 millones.

Además, Sanitas no tendría “descripción ni análisis de la población afiliada. Cuando no se hace la caracterización adecuada no hay cómo crear un plan para incidir en que la población tenga un adecuado estado de salud”.

Sobre la contratación a prestadores, Leal señaló que Sanita habría estado pagando la totalidad de los servicios “sin una retroalimentación frente a si generaban o no las atenciones”. También dijo que el 76 % de los contratos son bajo la modalidad de evento, que es la más costosa en el sistema de salud y que iría “en contravía del manual de la EPS” al solo poder celebrarse en poblaciones de menos de 10.000 habitantes.

Por último, señaló que, para medicamentos, la EPS había firmado un contrato de exclusividad con un único proveedor, pero al que se le permitía subcontratar otros operadores, lo que habría llevado a aumentos en costos.

Nueva EPS

Luis Carlos Leal aseguró que el principal hallazgo en la Nueva EPS es el “ocultamiento de $5 billones de facturas que no habían sido legalizadas”. Según el superintendente, “para lograr balance adecuado se ocultaban facturas del año anterior y se registraban como si fuera del año siguiente”. Y agregó que es algo que había ocurrido desde 2019.

Explicó que se encontraron “múltiples facturas” que no se han legalizado, sobre los que falta información y que no cuentan con una respectiva auditoría.

Por otro lado, afirmó que Nueva EPS estaba pagando el 100 % de las atenciones. Sin embargo, las actividades eran las siguientes:

  • Consulta planificación familiar (26,8 %)
  • Tamización de cáncer de mama (37,8 %)
  • Tamización de cáncer colorrectal (23,3 %)
  • Tamización de cáncer de próstata (32,4 %)

“Todo esto resulta en que no se genere un adecuado manejo para las enfermedades detectables, con un impacto alto para los afiliados y con resultados lamentables, como diagnósticos con enfermedades crónicas en el servicio de urgencia sin que fuera lo adecuado”, aseveró.

Recomendado: Estas son las EPS que no han sido intervenidas en Colombia ni han solicitado retiro voluntario

SOS EPS

Sobre los hallazgos en SOS EPS, Luis Carlos Leal empezó diciendo que “la integración vertical no se encuentra cumpliendo las normas”. Según el superintendente, el presidente de Comfandi -principal accionista de SOS- también fungía como presidente de la Junta Directiva de la EPS, lo que “facilitó que la contratación de la red primaria se hiciera con IPS propias”.

En el servicio de las IPS, dijo Leal, se encontraron que había metas bajas, con un 75 % de los contratos “con desempeño muy bajo”. Tampoco “se realizaban auditorías para los pagos de las IPS. La EPS pagaba sin revisar lo que pagaba, con un impacto negativo para la población y con tarifas muy elevadas”.

91,42 % de los contratos se generaban por modalidad de evento, la más costosa al interior del sistema de salud. Cuando se suman cuestan igual del restante 8 %. Esos son los que nos preocupan por sobrecostos y porque no se verificaba cumplimiento de las actividades”, agregó.

La brecha de lo ejecutado por las IPS y por lo pagado por la EPS, entre agosto de 2023 y marzo de 2024, superaba los $19.000 millones.

Por último, se refirió al contrato con Cruz Verde para la distribución de medicamentos. En este se acordó un pago por cápita, es decir, por paciente, independiente de que este tuviese o no tratamiento médico. “A ciegas se hacía el contrato, sin verificar que la población tuviese un beneficio”, afirmó Leal.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias