S&P elevó proyección de PIB para Colombia, pero hay riesgo electoral

355

Argumentando mejores condiciones externas que beneficiarán a la mayoría de países latinoamericanos, S&P Global Ratings acaba de anunciar un incremento en las proyecciones de crecimiento económico de la mayoría de economías de la región.

“Estamos aumentando ligeramente nuestro pronóstico del PIB para la mayoría de las principales economías de América Latina, consolidando nuestras expectativas de un crecimiento más fuerte en 2018 que en 2017”, dice el informe.

La actividad económica en las principales economías mundiales ha crecido más de lo esperado en los últimos meses, lo que significa que los efectos positivos de fuera de la región serán mayores de lo que previamente se había previsto por parte d ela agencia calificadora.

Una demanda mundial más fuerte también ha mejorado las perspectivas para los principales precios de los productos básicos, lo que ayudará a las inversiones y exportaciones en América Latina. Además, las condiciones financieras mundiales siguen siendo beneficiosas para la región.

A saber: una abundante liquidez global y un fuerte apetito por los activos de alto riesgo atraen capital a la región, lo que resulta en tasas de cambio estables a más fuertes y diferenciales de renta fija más estrechos, a pesar del considerable riesgo político interno.

Colombia
En el caso particular de Colombia, S&P movió al alza sus estimaciones de crecimiento desde 2,4% hasta 2,5% para el presente año, en tanto para 2019 las subió desde 2,5% hasta 2,6%.

Además, para 2020 mantuvo su cálculo de PIB en 2,7%, mientras que lanzó una nueva proyección de 2,8% para 2021.

NUEVO ESCENARIO

ESCENARIO ANTERIOR

Argumentó que las condiciones crediticias en América Latina siguen siendo favorables, respaldadas por el consumo interno y una economía mundial ventajosa.

Así mismo, que las perspectivas de crecimiento en las economías desarrolladas continúan mejorando, y esperamos solo un ajuste monetario gradual durante 2018.

“Estas condiciones han respaldado el ingreso continuo de capitales a los mercados emergentes y las condiciones de financiamiento favorables. Sin embargo, los riesgos a la baja se mantienen a medida que se acercan las elecciones en Brasil, Colombia y México”, advirtió la agencia.

Los escándalos de corrupción, así como el sentimiento de que las reformas no han resultado en mejores condiciones de vida y en algunos casos un estado de derecho débil está generando inseguridad, han decepcionado a la población de América Latina, cita la firma, lo que ha hecho impopular a los políticos tradicionales.

Y concluyó que: “Los posibles resultados electorales en estos países son altamente inciertos e incómodos para los inversionistas, porque algunas campañas están promoviendo un mayor gasto fiscal y la reversión de las reformas relevantes o la ausencia de cambios importantes. Estas condiciones están retrasando los planes de inversión en la región, amortiguando los vientos de cola de las condiciones globales favorables”.