Arabia Saudita quiere petróleo al alza, incluso a US$100 por barril

259
OPEP - OPEC

El principal exportador de petróleo, Arabia Saudita, estaría feliz de ver que el crudo suba a US$80 o incluso US$100 por barril, según fuentes de la industria, una señal de que Riad no buscará cambios en un acuerdo de recorte de suministro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) a pesar de que el objetivo original del acuerdo está a la vista.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y varios otros productores comenzaron a reducir el suministro en enero de 2017 en un intento de borrar un exceso. Han extendido el pacto hasta diciembre de 2018 y se reúnen en junio para revisar la política.

La Opep se acerca al objetivo original del pacto: reducir los inventarios de petróleo de las naciones industrializadas a su promedio de cinco años. Sin embargo, aún no hay indicios de que Arabia Saudita o sus aliados quieran reducir el recorte de la oferta.

Durante el año pasado, Arabia Saudita se ha convertido en el principal defensor de medidas de la Opep para impulsar los precios, un cambio desde su postura más moderada en años anteriores. Irán, que una vez fue un hábil halcón de la Opep, ahora quiere precios más bajos que Arabia Saudita.

Fuentes de la industria han relacionado este cambio en la postura de Arabia Saudita con su deseo de respaldar la valoración de la petrolera estatal Aramco antes de la venta planificada del reino de una participación minoritaria en una oferta pública inicial.

El recorte del suministro ayudó a impulsar los precios del petróleo este año a 73 dólares el barril, el más alto desde noviembre de 2014. El petróleo comenzó a descender desde los 100 dólares, un precio que Arabia Saudita respaldó en 2012, a mediados de 2014, cuando como el shale de EE. UU. comenzó a invadir el mercado.

Pero el reino quiere que la manifestación vaya más allá. Dos fuentes de la industria dijeron que un elevado precio del crudo de US$80 o incluso US$100 fue circulado por altos funcionarios saudíes en sesiones informativas a puerta cerrada en las últimas semanas.

“Hemos cerrado el círculo”, dijo una fuente separada de la industria de alto nivel sobre el cambio en el pensamiento saudita. “No me sorprendería si Arabia Saudita quisiera petróleo a US$100 hasta que esta oferta pública inicial no se interponga”.

Una vez que se realice la venta de acciones de Aramco, Riad aún querrá precios más altos para ayudar a financiar iniciativas como Visión 2030, un plan de reforma económica promovido por el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman.

“Arabia Saudita quiere precios más altos del petróleo y sí, probablemente para la IPO, pero no es solo eso”, dijo una fuente de la Opep.

“Mire las reformas económicas y los proyectos que quieren hacer, y la guerra en Yemen. ¿Cómo van a pagar por todo eso? Necesitan precios más altos”, agregó.

Para estar seguros, la Opep y Arabia Saudita no tienen un precio objetivo oficial y dicen que el objetivo del recorte de producción es equilibrar la oferta y la demanda, y reducir el exceso de inventario.

Pero la orientación sobre los niveles de precios preferidos proviene de funcionarios que hablan fuera de registro, y de fuentes de la industria que han discutido el tema con funcionarios sauditas.

“Personalmente creo que ahora US$70 es el piso para los precios del petróleo”, dijo una segunda fuente de la Opep. “Pero es poco probable que la OPEP haga cambios en junio, tal vez para fin de año. El mercado todavía necesita apoyo”, reportó Reuters.

Fuente: Valora Analitik.

CHARLA EN JEDDAH

La Opep y sus socios se reúnen el 22 de junio para revisar la política y antes de eso se reúne un panel ministerial de monitoreo en Jeddah, Arabia Saudita, el 20 de abril.

Según los parámetros de la Opep, el trato ha funcionado. Las existencias de petróleo en las economías desarrolladas en febrero se situaban en apenas 43 millones de barriles por encima del último promedio de cinco años, por debajo de los 340 millones de barriles por encima de enero de 2017.

Los recortes han sido incluso mayores a los especificados en el acuerdo, gracias en parte a una caída en la producción venezolana debido a una crisis económica en el país sudamericano.

El cumplimiento ha alcanzado el 150 por ciento, según la Opep, lo que significa que los miembros de la organización han reducido la producción en alrededor de 1,8 millones de barriles por día, 600,000 bpd más de lo prometido.

Pocas fuentes de la Opep piden una estrategia de salida. La mayoría de los funcionarios están hablando de introducir métricas de inventario adicionales para evaluar el éxito del acuerdo, y de la necesidad de apoyar la inversión en nueva producción para evitar cualquier contracción de la oferta.

La impresión es que los precios del petróleo aún no son lo suficientemente altos como para alentar una inversión suficiente de petróleo.

“Sabremos cuál será el buen precio cuando el mercado esté equilibrado y tengamos suficientes inversiones”, dijo a Reuters la semana pasada el ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail al-Mazroui. “Necesitamos tener más inversiones por venir”.

La reunión de Jeddah del Comité de Monitoreo Ministerial Conjunta probablemente no cambie los parámetros para evaluar el éxito del acuerdo, dijeron Mazroui y otros funcionarios de la OPEP, y las fuentes ven pocas posibilidades de una modificación importante en junio.

“Incluso si alcanzamos el promedio de cinco años antes de junio, no significa que simplemente vayamos y abramos los grifos”, dijo una tercera fuente de la Opep. “Tenemos que probarlo”, concluyó.