Petróleo marca máximos del año; Venezuela colapsaría, dice zar petrolero

385

Rafael Ramírez, que alguna vez fue el poderoso zar del petróleo venezolano, dice que el productor estatal que dirigió por casi 10 años está al borde del colapso.

El presidente Nicolás Maduro, un viejo rival de Ramírez dentro del círculo íntimo de Hugo Chávez, el año pasado llevó a cabo una purga en Petróleos de Venezuela SA que vio a muchos antiguos aliados del petrolero ir a la cárcel por acusaciones de corrupción. El propio Ramírez fue investigado y ahora vive en un exilio autoimpuesto.

“Pdvsa puede caer en una espiral acelerada hacia abajo” de la ya baja producción de petróleo de alrededor de 1,5 millones de barriles por día, dijo durante una entrevista telefónica de 80 minutos desde una ciudad europea no divulgada. Estima que se podrían perder 600,000 barriles por día de producción cada año debido a la falta de inversión, informó Bloomberg.

 


Rafael Ramírez también fue embajador de Venezuela ante la ONU.

 

Ramírez, de 54 años, se convirtió en ministro de Petróleo en 2002 durante el régimen de Chávez y dos años más tarde comenzó su mandato de diez años como presidente de Pdvsa, mientras seguía siendo ministro. Rompió una separación de larga data entre el ministerio que dirigía y la compañía que supervisa.

La producción en Pdvsa se ha estado reduciendo desde finales de la década de 1990, cuando alcanzó casi 3,5 millones de barriles por día. Durante el tiempo de Ramírez como jefe de la compañía, la producción cayó alrededor del 10 por ciento. Ha caído más del 30 por ciento desde que se fue, especialmente en los últimos dos años a medida que la economía del país se sumió en el caos.

La producción en declive de Pdvsa refleja la “falta de conocimiento y experiencia” de la actual junta directiva y las luchas internas políticas que tienen lugar en el conglomerado petrolero, dijo Ramírez.

La “grave situación” que enfrenta Pdvsa, dijo, se ve agravada por un reciente decreto que otorga poder general al general de división Manuel Quevedo, quien asumió como jefe de la compañía en noviembre después de que los ex ministros de petróleo Eulogio Del Pino y Nelson Martínez fueron arrestados. El decreto le ha dado a Quevedo “poderes exorbitantes y sin precedentes”, dijo.

Como resultado del “colapso en la producción y refinación”, Venezuela podría tener que ceder cada vez más el control de Pdvsa a las compañías internacionales que operan en la Nación sudamericana, dijo Ramírez.

“Bajo el argumento de que destruimos la compañía, Pdvsa será privatizada de facto”, dijo. “Está siendo quitado del control del estado venezolano”.

Gente como Luisa Ortega, ex fiscal venezolana que se separó de Maduro el año pasado, dice que su guerra contra el soborno es una farsa para fortalecer su control sobre el país, y Ramírez dice que es víctima de la persecución política.

Saab habla durante una conferencia de prensa sobre la orden de arresto contra Ramírez, el 25 de enero.

Petróleo en máximos

Esta noticia sobre el venidero colapso petrolero de Venezuela provocó una reacción al alza en los precios internacionales del crudo. La referencia WTI alcanzó su máximo del año tocando los US$70 por barril, en tanto la referencia Brent bordea el techo de los US$75 por barril.

Además del impacto internacional de la entrevista del antiguo zar petrolero, se conoció que Colombia le quitó el segundo lugar a Venezuela como exportador de crudo hacia Estados Unidos.

Se trata de una tendencia se inició desde 2005 con el declive de las actividades productivas en el vecino país y que le han permitido a Colombia posicionarse en los mercados externos.

Los colombianos exportaron 426.000 barriles diarios de petróleo (BPD) a territorio estadounidense en febrero de 2018, informó El Nacional.

Venezuela, en cambio, colocó 409.000 barriles en el mismo mes, según la Administración de Información Energética de EE. UU. (EIA) con sede en Washington D.C.

La EIA mantiene el registro de los volúmenes de importaciones de petróleo crudo estadounidenses desde 1993 y, a partir de entonces, es la primera vez que esto sucede.

En 2017, el promedio anual de barriles diarios venezolanos importados por EE UU era de 618.000, mientras que Colombia en ese mismo periodo alcanzó 311.000 por día. Apenas un poco más de la mitad.

Fuente: Valora Analitik.

Fuente: Valora Analitik.