Morgan Stanley ahora espera mejor crecimiento y menor inflación para Colombia

184

Morgan Stanley elevó su proyección del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia para este año a 2,5 % desde 2,3 %, y la subió a 3 % (desde 2,7 %) para 2019.

Señaló que el aumento de los precios del petróleo mejora las perspectivas para Colombia, pero el crecimiento debería continuar por debajo del potencial.

El PIB del primer trimestre “continuó decepcionando” al crecer un 0,4 %, frente a igual periodo del año pasado, después de un “deprimente” cierre en 2017.

“La inversión debería beneficiarse de la mejora de la confianza entre los líderes empresariales, que a su vez está relacionada con la percepción generalizada de que las elecciones presidenciales no deberían conducir a un cambio importante en la conducción de la política del país”, mencionó.

Además, los precios del petróleo deberían respaldar una recuperación del gasto en maquinaria, afectado desde el colapso de los precios internacionales del petróleo en 2014.  

La confianza del consumidor, mientras tanto, también ha mejorado y traspasó el umbral de optimismo después de más de dos años en territorio de pesimismo, beneficiándose probablemente de condiciones más fáciles de crédito y la caída de la inflación, con implicaciones positivas para el crecimiento, “como lo sugiere el incipiente repunte de las ventas minoristas observado durante el primer trimestre”.

En el frente monetario, Morgan Stanley indicó que el Banco de la República debería rebajar su tasa de interés más allá de 4 % para el final del trimestre actual, como lo sugiere el tono conciliador de las minutas, “que resaltó la necesidad de ajustar la tasa de política monetaria a la inflación y las expectativas decrecientes”.

Añadió que las alzas solo deberían venir en el segundo semestre de 2019, de unos 50 puntos básicos, a medida que la actividad se acelera y la brecha del producto se cierra.

De hecho, las perspectivas para los precios siguen siendo benignas ya que la inflación subyacente muestra signos de ablandamiento en el margen, “nuestros estrategas de divisas esperan que la tasa de cambio mantenga su posición relativamente fuerte y el crecimiento por debajo del potencial continúe contribuyendo a mantener la presión de los precios.

“Ahora vemos que la inflación promedia 3,2 % este año (3,5% anteriormente) y se comportaría bien en 2019, llegando a 3,3 % (desde la previsión anterior de 3,6%).

Pero a pesar de las mejores perspectivas para el país, sigue creyendo que Colombia necesita diversificar su economía para encontrar nuevas fuentes de crecimiento más allá del petróleo, en particular para hacer frente a la brecha de infraestructura del país, con el fin de impulsar el crecimiento potencial del país.

Tal tarea, sin embargo, se ve desafiada por la restricción fiscal a la que Colombia sigue sometida: los menores ingresos fiscales posteriores a la crisis del petróleo han llevado a recortar el presupuesto de gasto público.