México responde a la guerra comercial de EE. UU.

178

El gobierno de México dijo hoy que impondrá medidas equivalentes a diversos productos provenientes de Estados Unidos luego que la administración de Donald Trump anunció que aplicará aranceles a las importaciones de acero y aluminio mexicanas, canadienses y de la Unión Europea.

Las medidas estarán vigentes hasta que el gobierno estadounidense elimine los aranceles impuestos, precisó la Secretaría de Economía de México en un comunicado, reportó Reuters.

Washington anunció más temprano el jueves que impondrá aranceles de un 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento para las de aluminio desde la primera hora del viernes.

“México lamenta profundamente y reprueba la decisión de Estados Unidos de imponer estos aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de México a partir del 1 de junio, bajo el criterio de seguridad nacional”, dijo el Gobierno mexicano.

La Secretaría de Economía agregó que México impondrá medidas equivalentes a productos como aceros planos, lámparas, piernas y paletas de cerdo, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel del impacto.

La semana pasada, el gobierno de Trump abrió una investigación a las importaciones de autos y camiones por supuestamente amenazar la seguridad nacional.

La medida fue vista como una presión adicional a las actuales negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) -integrado por Canadá, Estados Unidos y México-, donde las disposiciones automotrices se han convertido en uno de los últimos escollos para sacar adelante el acuerdo que data de 1994.

“Es muy complejo negociar con un socio comercial que, por un lado, te dice que quiere llegar a un arreglo y, por otro, impone aranceles totalmente injustificados”, dijo Moisés Kalach, representante del sector privado mexicano en la renegociación.

“Enrarece la situación el anuncio de esta nueva medida”, agregó en declaraciones a una televisora local minutos antes de conocerse la decisión de Washington.