A 980 toneladas ascendería la producción de cocaína al cierre de 2018

1758

La producción de cocaína en el país cerraría este año en 980 toneladas, señaló el ministro de Defensa, Guillermo Botero.

El 2017, según cálculos estimados, la producción ascendió a 921 toneladas. El problema se agrava, “porque la cocaína se vino a las calles colombianas”, comentó el jefe de esa cartera.

Dijo que, en 2013, se contabilizaron aproximadamente 48 mil hectáreas de coca y unas 120 mil hectáreas, cuando se lanzó el Plan Colombia. Hoy, esa cifra estaría cerca a las 209 mil hectáreas o incluso las 240 mil hectáreas.  

La meta es que, al 7 de agosto de 2022, tengan un 30 % menos del área sembrada hoy; es decir, 70 mil hectáreas. Las incautaciones de cocaína del nuevo Gobierno totalizan 36.963 kilogramos y se han erradicado 5.355 hectáreas.

Botero mencionó a los cinco grupos armados organizados asociados a los cultivos: residuales de las Farc, ELN, Clan del Golfo, Pelusos y Puntilleros, que “con dinero ilícito corrompen y financian la protesta social, y promueven el secuestro, la extorsión y el contrabando”.

“Hay que hacer control territorial empezando por la región del Catatumbo, Urabá, Nariño (con más de 50 mil hectáreas de coca), Cauca y zonas del Guaviare y Putumayo”, indicó.

Por otro lado, comentó que en el ojo del huracán está la fumigación con glifosato, “pero es permitido en Colombia, se consigue en cualquier almacén agrícola, porque la molécula se volvió libre, su tiempo de patente venció. Se necesita para combatir las malezas, pero cuando se usa para la coca, ahí sí es malo”.  

Aclaró que el pronunciamiento de la Corte Constitucional no lo prohíbe, pero deben cumplirse cinco protocolos para que se pueda fumigar aéreamente.

Sobre la erradicación voluntaria, afirmó que esos contratos se honrarán, “aunque sea sudando sangre porque las finanzas están difíciles”.

Por último, dijo que la soberanía nacional está garantizada: “No somos provocadores, pero somos conscientes de que la situación de Venezuela es sumamente compleja, que motiva el patriotismo para esconder problemas internos”.