Agenda económica de Bolsonaro podría ampliar crecimiento potencial de Brasil

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

De acuerdo con la calificadora internacional Fitch Ratings, el crecimiento económico de Brasil debería acelerarse modestamente en 2019 y 2020, dependiendo, principalmente, de los factores externos y la recién inaugurada agenda económica del presidente Jair Bolsonaro.

Fitch prevé que el PIB real se expandirá un 2,2% y un 2,7% en 2019 y 2020, respectivamente.

Para Fitch ”Bolsonaro ha continuado abogando por una agenda generalmente amigable para los negocios desde que ganó la segunda ronda de las elecciones presidenciales el 28 de octubre. Su plataforma económica incluía la consolidación fiscal, la reforma de las pensiones, la simplificación del código tributario, la privatización y la independencia formal para el gobierno central. Banco”.

Cabe destacar que algunos de los nombramientos que realizó en su administración en noviembre, entre ellos la tesorería nacional, el banco central y el banco de desarrollo Bndes, sugieren que está formando un equipo económico favorable al mercado.

“Aún persisten importantes incertidumbres sobre las políticas específicas que Bolsonaro seguirá como parte de esta agenda de liberalización del mercado. Los desafíos del Congreso a la consolidación fiscal y la reforma de las pensiones también significan que los desafíos y riesgos de implementación están por venir”, añade el reporte.

Fitch sostiene que la reforma de las pensiones será clave para el mejoramiento estructural de las finanzas públicas a lo largo del tiempo. El programa de seguridad social de Brasil representa más del 40% del gasto primario. Su déficit ha seguido aumentando y analistas estiman que alcanzó cerca del 3% del PIB en 2018. 

“Lo más probable es que Brasil supere su objetivo de déficit primario del sector público para 2018. Sin embargo, el déficit fiscal general del gobierno general sigue siendo alto y se estima que ha superado 8% del PIB en 2018, muy por encima de la mediana actual de ‘BB’”, afirma la calificadora.

Fitch concluye asegurando que las reformas estructurales también serán necesarias para elevar la tasa de crecimiento potencial de Brasil. 

“El bajo crecimiento ha sido un factor que contribuye al empeoramiento de la dinámica fiscal. Mejorar el clima de negocios, liberalizar la economía, reducir la participación estatal mediante la racionalización de la burocracia, las privatizaciones y una mayor inversión en infraestructura serán necesarios para que el crecimiento potencial de Brasil se recupere”, finaliza.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias