Producción de crudo de Venezuela, en su peor nivel en 16 años; Colombia la superó

195

En abril de 2019, la producción de petróleo crudo de Venezuela promedió 830.000 barriles por día (b / d), una disminución de 1.2 millones b / d frente los niveles de principios de año, según la Perspectiva de Energía a Corto Plazo de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por su sigla en inglés) correspondiente a mayo de 2019.

Este promedio es el nivel más bajo desde enero de 2003, cuando una huelga nacional y disturbios civiles paralizaron en gran medida las operaciones de la empresa petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, S.A. (PdVSA).

Los apagones generalizados, la mala gestión de la industria petrolera del país y las sanciones de los Estados Unidos dirigidas al sector energético de Venezuela y PdVSA han contribuido a las recientes caídas.

Las cifras de producción venezolana al cierre de abril de 2019 representarían que Colombia ya produce más crudo tomando en cuenta que al cierre de marzo este último produjo 856 mil barriles diarios y la Agencia Internacional de Energía espera que esa tendencia se mantenga, al menos en el corto plazo.

La producción petrolera de Venezuela ha disminuido significativamente en los últimos tres años.

La disminución de la producción se aceleró en 2018, disminuyendo en un promedio de 33.000 b / d cada mes en 2018, y la tasa de disminución aumentó a un promedio de más de 135.000 b / d por mes en el primer trimestre de 2019. La cantidad de plataformas petroleras activas —un indicador de la producción futura de petróleo— también se redujo de casi 70 plataformas en el primer trimestre de 2016 a 24 plataformas en el primer trimestre de 2019.

Las disminuciones en la producción de petróleo crudo venezolano tendrán efectos limitados en los Estados Unidos, ya que las importaciones estadounidenses del petróleo crudo venezolano han disminuido en los últimos años.

IEA estima que las importaciones de petróleo crudo de Estados Unidos desde Venezuela en 2018 promediaron 505.000 b / d y fueron las más bajas desde 1989.

La IEA espera que la producción de crudo de Venezuela continúe disminuyendo en 2019, y las disminuciones pueden acelerarse a medida que se cumplan los plazos relacionados con las sanciones.

Estos plazos incluyen disposiciones según las cuales las entidades de terceros que utilizan el sistema financiero estadounidense suspenden las transacciones con PDVSA antes del 28 de abril y que las compañías estadounidenses, incluidas las compañías de servicios petroleros, que participan en el sector petrolero deben cesar sus operaciones en Venezuela a más tardar el 27 de julio.

En toda la industria y la salida de las compañías de servicios petroleros de EE. UU., entre otros factores, contribuirá a una mayor disminución de la producción.

Además, las sanciones de EE. UU., tal como se describe en la Orden Ejecutiva 13857 del 25 de enero de 2019, prohibieron de inmediato las exportaciones de productos petrolíferos de EE. UU., incluidos los aceites no terminados que se mezclan con el crudo pesado de Venezuela para su procesamiento, a Venezuela.

La Orden Ejecutiva también exigía que los pagos por el petróleo y los productos derivados del petróleo de PdVSA se colocaran en una cuenta de depósito en garantía a la que la empresa no puede acceder.

Las estimaciones semanales preliminares indican una disminución significativa en las importaciones de petróleo crudo de Estados Unidos desde Venezuela en febrero y marzo, ya que, sin acceso directo a pagos en efectivo, PdVSA tenía pocas razones para exportar petróleo crudo a los Estados Unidos.

India, China y algunos países europeos continuaron recibiendo el petróleo crudo de Venezuela, según los datos publicados por ClipperData Inc. Es probable que Venezuela mantenga algunas cargas de petróleo crudo destinadas a la exportación en almacenamiento flotante hasta que encuentre compradores para las cargas.

Una serie de cortes de energía en Venezuela que comenzaron el siete de marzo cortaron la electricidad a las áreas productoras de petróleo del país, lo que probablemente dañó los reservorios y la infraestructura asociada.

En el área de la Faja Petrolífera del Orinoco, Venezuela produce crudo extrapesado que requiere dilución con condensado u otros aceites ligeros antes de que el petróleo se envíe por oleoducto a refinerías nacionales o terminales de exportación.

Los mejoradores de Venezuela, las unidades de procesamiento complejas que mejoran el crudo extrapesado para ayudar a facilitar el transporte, fueron cerradas en marzo durante los cortes de energía.

Si el petróleo crudo o mejorado venezolano no puede fluir debido a una falta de energía en la infraestructura de bombeo, las moléculas más pesadas se hunden y forman una capa similar a alquitrán en las tuberías que puede impedir que el flujo se reanude incluso después de que se resuelvan los cortes de energía.

Sin embargo, de acuerdo con los datos de rastreo de los petroleros, la principal terminal de exportación de Venezuela en Puerto José aparentemente pudo cargar crudo en buques entre cortes de energía, lo que posiblemente indica que el crudo cargado se extrajo del almacenamiento en tierra. Por esta razón, la IEA estima que la producción de Venezuela cayó a un ritmo más rápido que sus exportaciones.

La Agencia pronostica que la producción de crudo de Venezuela continuará cayendo al menos hasta fines de 2020, lo que refleja una mayor disminución en la capacidad de producción de crudo.

Si bien la IEA no publica pronósticos para países individuales de la OPEP, sí publica la producción total de petróleo crudo y otros líquidos de la OPEP. Más interrupciones en la producción de Venezuela más allá de lo que la IEA actualmente asume cambiarían esta previsión.

(Con información de la IEA y Valora Analitik)

Compartir: