Banco de la República espera inflación de 3,6 % en 2019; en 2020 bajaría a 2,8 %

 

Durante la presentación del Informe de Inflación de junio, el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, dijo que el equipo técnico del emisor espera que la inflación en 2019 termine en 3,6 %.

La cifra es superior a la que esperan los analistas del mercado, según la más reciente encuesta de expectativas del Banco de la República, que es de 3,54 %.

Los principales choques inflacionarios que afectan el indicador en el presente año, según el gerente, son el incremento del salario mínimo, el aumento de los precios de los alimentos, el impuesto de los licores y el precio de los regulados.

Para 2020, la estimación del emisor es que el indicador se ubique por debajo de la meta del 3 % del Banco de la República que es de 2,8 %.

“No vamos a estrangular la economía, no es necesario estar en (inflación) de 3 % en todo momento. Hay choques y hay que manejarlos, hay choques en los precios de los alimentos y en los regulados. Eso no nos permite bajar tasas”, dijo Echavarría.

Agregó que no hay mucho espacio para bajar tasas porque la inflación, en la actualidad, está por encima del 3 %, pero que tampoco hay espacio para subirlas debido al crecimiento lento que se viene presentando.

“Como me gustaría a mí bajar tasas como lo han hecho otros países de la región como Chile y Perú. Vamos a tener un tiempo en el que estamos más lejos de 3 % de lo que yo quisiera. Esperábamos que creciéramos 3,5 % ahora esperamos 3 % y por eso tampoco tenemos mucho margen para subir las tasas. Eso se ira evaluando en cada momento”, dijo.

Resaltó que, si la economía crece menos de lo esperado, y que la inflación se viene comportando de buena manera “habrá más espacio para jugar con tasas favorables al crecimiento”.

Crecimiento 

El gerente dijo que la proyección de crecimiento para el PIB de 2020 es de 3,3 %. Semanas atrás, el banco ya había recortado la estimación de 2019 desde 3,5 % hasta 3 %.

El Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Hacienda, sigue esperando que el PIB de 2019 crezca al 3,6 % cuando el mercado en general ha recortado su pronóstico.

“Ojalá tenga razón el Gobierno y la economía crezca 3,6 %. Nunca uno puede descartar eso. Los datos flojos de primer trimestre (2,3 %) fueron flojos, eso no ayuda mucho y eso influyó para que el equipo técnico bajara el pronóstico”, dijo.

Para alcanzar ese crecimiento del 3 %, que proyecta el equipo técnico Echavarría dijo que es necesario que en el segundo semestre de 2019 el incremento del PIB sea superior a 4,5 %.

Para el segundo trimestre de 2019, el emisor cree que el aumento del PIB será de 2,8 %. El jueves 15 de agosto, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) dará a conocer la cifra de crecimiento del PIB del segundo trimestre del 2019.

Tasa de cambio y reservas internacionales

El gerente reiteró que el Banco de la República no tiene un objetivo cambiario y que dejará fluctuar la tasa de cambio.

“Nosotros flotamos, aún si me preocupara, nosotros no intervenimos el mercado cambiario. Si uno se dedica a manejar la tasa de cambio pierde el mecanismo de manejar y tener tasas de interés que respondan a las necesidades de la economía colombiana”, agregó Echavarría.

“Es muy difícil pronosticar la tasa de cambio, pero yo me sentiría cómodo con niveles entre $3.300 y $3.500, pero no es un objetivo de la Junta. Sentirse uno cómodo siempre cambia y es muy difícil saber cuál es la tasa de cambio que le conviene a la economía colombiana y, aún si la tuviera, el banco no trata de lograrla”, recalcó.

En cuestión de reservas internacionales, dijo que en cada Junta se discute si se retoma el programa de acumulación o no.

“En cada Junta eso se discute, hay partidarios de acumular reservas y otros que no. No estamos tomando la decisión de comprar no reservas por el impacto cambiario sino porque sí o no queremos comprar un seguro más grande ante la volatilidad internacional”, indicó.

Déficit de cuenta corriente

El gerente Echavarría dijo que la cuenta corriente es la principal vulnerabilidad que enfrenta la economía colombiana en la actualidad.

“Hay una cuenta corriente más amplia de lo que desearíamos los analistas, pero sigue siendo financiable por la llegada de inversión extranjera directa y capital a Colombia”, explicó.a

En el informe, se incrementó la proyección del déficit de cuenta corriente de 2019 a 4,3 % del PIB cuando antes se estimaba que fuera de 4,3 % del PIB.

“En la medida en que el déficit de cuenta corriente sea financiable, estemos flotando la tasa de cambio y haya liquidez internacional amplia, a mí no me preocupa, pero preferiría tener una cuenta corriente con un déficit más pequeño”, terminó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias