Se acerca acuerdo para reestructurar deuda de Argentina

Se acerca acuerdo para reestructurar deuda de Argentina
Foto: Archivo Valora Analitik

Los tres mayores grupos de tenedores de bonos en la mesa de negociaciones durante el proceso de reestructuración de la deuda dijeron que las partes están relativamente cerca de un acuerdo, pero argumentaron que corresponde al Gobierno de Argentina cerrar la brecha restante, según diferentes declaraciones emitidas el martes.

Ad-Hoc Bondholder Group dijo que la diferencia entre la propuesta más reciente del Gobierno y la oferta del grupo con respecto a los pagos hasta 2030 es de aproximadamente el 1,5 % del PIB (que sería de unos US$6.800 millones si se considera el PIB de 2019) y US$4.500 millones en pagos en 2031-40. El grupo dijo que el Gobierno debería actuar ahora para superar la diferencia y asegurar un camino de incumplimiento.

De manera similar, Dennis Hranitzky, el asesor legal del Grupo de titulares de bonos de Exchange, que envió una propuesta conjunta con el grupo Ad-Hoc, dijo que las partes no están muy separadas, con una diferencia del 1,5 % del PIB distribuido en 20 años.

Hranitzky dijo que los tenedores de bonos han mostrado mucha flexibilidad para llegar hasta aquí, señaló que el FMI reconoció que el Gobierno tiene espacio para mejorar su oferta y argumentó que le corresponde a Argentina mostrar un serio deseo de cerrar la brecha restante.

Lea también: Argentina lanza propuesta mejorada para reestructurar deuda.

El Comité de Acreedores de Argentina aseguró que su última oferta está alineada con el marco macroeconómico para la sostenibilidad de la deuda de Argentina presentado por el FMI y proporciona al país un alivio financiero de US$35 mil millones en bonos de derecho extranjero y US$70 mil millones considerando todos los instrumentos en moneda extranjera.

El grupo dijo que también requiere que Argentina haga un modesto esfuerzo fiscal de 0.2% del PIB por año.

En general, las partes parecen estar lo suficientemente cerca de un acuerdo que podría argumentarse que ya tienen incentivos para llegar a un acuerdo y evitar un incumplimiento por completo.

Debido a esto, ambas partes podrían tratar de actuar con dureza en esta etapa en lugar de continuar buscando un término medio, esperando que la otra parte finalmente ceda.

El Gobierno tiene el primer movimiento, ya que tiene que modificar formalmente su oferta de intercambio.

Podría correr el riesgo y lanzar una oferta que esté más cerca de su última propuesta informal en lugar de estar más cerca de las demandas de los tenedores de bonos, apostando a que suficientes acreedores ingresarán al intercambio en busca de los mejores bonos disponibles.

El movimiento seguro sería presentar una oferta que esté muy cerca de las demandas de los acreedores para garantizar que los principales tenedores de bonos ingresen al intercambio.

 

 

(Reporte especial de CEEMarketWatch para Valora Analitik)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias