Posible ampliación de objeto social y nuevas actividades de EPM despierta debate en Antioquia

Sede EPM en Medellín

La solicitud del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien es, a su vez, el presidente de la Junta Directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM), para ampliar el objeto social vigente de la compañía, más allá de la prestación de servicios públicos, ha suscitado debate por el alcance que tendría una eventual transformación de EPM, la cual destina billonarios recursos en transferencias cada año a la capital de Antioquia.

Esto pues Quintero tendría facultades ‘pro tempore’ bajo las cuales podría tomar decisiones sobre materias que son de competencia de las respectivas corporaciones públicas, por seis meses. 

De este modo, EPM podría incursionar en actividades como servicios turísticos, nuevas tecnologías, infraestructura lineal, biocombustibles, movilidad sostenible, distritos de riego y drenaje, corresponsalías de seguros, construcción de vías, puentes y túneles, servicios postales o gestión de activos inmobiliarios, entre otras, algo que no se ajusta al foco histórico de la compañía, pero que, también abriría un espectro de nuevos negocios a la empresa.

Lea también: Fitch Ratings asignó calificación ‘BBB’ a emisión de deuda de EPM; ve aún riesgos en Hidroituango

Sin embargo, cualquier decisión dentro de las facultades ‘pro tempore’ al alcalde deberán estar soportadas en razones o estudios técnicos que ameriten las modificaciones.

Las opiniones

Para Piedad Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos, no está bien que se solicite darle potestades ‘pro tempore’ al alcalde para cambiar el objeto social de EPM.

“Por principio de gobierno corporativo, esta es una discusión que se debe dar en el Concejo porque así lo definen los estatutos de la empresa. Tampoco es adecuado plantear que la Junta Directiva pueda cambiar el objeto social discrecionalmente, cuando así lo vea necesario, pues esta no es una empresa por acciones, sino una empresa industrial y comercial, ciento por ciento pública, cuyos dueños somos todos los medellinenses. De nuevo, esto va en contravía del gobierno corporativo, que establece que cualquier cambio en los estatutos de la empresa deben ser llevado a cabo mediante acuerdo expedido por el Concejo de Medellín”, aclaró.

Así mismo, Restrepo añadió que esto es una discusión muy seria que debe hacerse, por la naturaleza de EPM, de forma abierta, amplia y pública, ya que compromete a una empresa que genera cuantiosos recursos al municipio de Medellín para inversión social y que es vital para la estabilidad energética del país.

A su vez, el concejal Alfredo Ramos, indicó que preocupan varios puntos sobre la propuesta de ampliación de objeto social de EPM.

“Entendemos que esto tiene que ser un tema de escrutinio público, un debate abierto que no puede ser sigiloso y que tiene que ser de cara a la comunidad. Nos preocupan varias de las posiciones que se han planteado: que a EPM la quieran ingresar a servicios turísticos o corresponsalía de seguros y, muchos así por el estilo, que creo merecen un debate muy profundo”, dijo Ramos.

De otro lado, entre los concejales que tienen una opinión favorable en cuanto a una eventual transformación de EPM se encuentra Fabio Rivera, quien ha explicado que la compañía sí puede ampliar su objeto social porque se está subvalorando una empresa de gran alcance como esta. Sin embargo, agrega que la ciudad sí debe discutir sobre su transformación.

Desde el sector empresarial, Nicolás Posada, director del Comité Intergremial de Antioquia, constituido por 34 gremios económicos del departamento, indicó que este tema aún se evaluará pues después de conocer el acuerdo 20/20, “se comenzará la discusión de cómo será el análisis de este acuerdo presentado por el alcalde de Medellín para ser presentada a la opinión pública, así como en las discusiones que se presenten en el Concejo de Medellín”.

No obstante, ante cualquier decisión que se pudiera tomar sobre la ampliación del objeto social de EPM, “el mismo Concejo de Medellín podría modificar en cualquier tiempo y por iniciativa propia las decisiones tomadas por el alcalde bajo estas facultades ‘pro tempore’”, según explicó Gonzalo Mendoza, experto en función pública de la Universidad de Antioquia.

Es un tema muy sensible que debe ser tratado de la manera más transparente posible pues EPM es una compañía con 65 años de historia, para la cual no es tan viable incursionar en varias de las actividades que se proponen como diversificación tanto en su ser como en su parte jurídica”, concluyó Mendoza.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias