Demanda de electricidad en Colombia subió 3,1% en junio frente a marzo

 

Según análisis realizado por la Asociación Colombiana de Grandes Consumidores de Energía Industriales y Comerciales (Asoenergía), la demanda eléctrica continúa una tendencia a la recuperación frente a los impactos negativos registrados en los meses de marzo y abril.

Esto pues se registró un aumento de 3,1% en la demanda de electricidad del Sistema Interconectado Nacional (SIN) durante junio en comparación a marzo de 2020, antes del aislamiento preventivo obligatorio decretado por el Gobierno Nacional para enfrentar el Covid-19.

De acuerdo con el informe, la demanda promedio de electricidad del SIN fue de 185,61 GWh-día, mientras que la demanda no regulada se incrementó en 10,19%, llegando a 53.88 GWh-día, y la demanda correspondiente a las industrias manufactureras mejoró en un 16,90%, alcanzando un consumo de 22,79 GWh-día.

Según Sandra Fonseca, directora ejecutiva de Asoenergía, este comportamiento se debe a la apertura gradual de las diferentes actividades económicas por parte de Gobierno Nacional, situación que se espera mantener durante julio.

La dirigente gremial destacó el aumento en el nivel de los embalses del SIN, gracias a las precipitaciones presentadas durante junio.

“Los embalses estuvieron en mínimos históricos en los meses de abril y mayo, pero han presentado una destacada recuperación a lo largo del mes, pasando de 35,16% en mayo a 47,45% finalizando junio. Actualmente el nivel se sitúa en 53,65%. En caso de que los embalses continúen en esta senda de recuperación, la sombra de un posible desabastecimiento en el verano 2020-2021 podría ser superada sin requerir de una intervención por parte del regulador”, explicó.

Recomendado: Demanda de energía sigue recuperándose en Colombia; embalses en máximos de 2016

 

Llamdo ante la gestión del gas

La directora ejecutiva de Asoenergía llamó la atención sobre la propuesta de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), de flexibilizar las contrataciones de gas natural para el 2020 y los próximos años, debido a la disponibilidad del combustible por el menor consumo propio por parte de Ecopetrol y la aplicación de cláusulas de fuerza mayor en los contratos de suministro, por motivo del Covid-19.

“La gestión del gas natural doméstico en el corto y mediano plazo requiere de especial cuidado, pues de acuerdo con las últimas declaraciones de reservas y potenciales de producción, después del año 2023 podría presentarse un déficit en la oferta, hecho que puede generar un riesgo en la atención de la demanda no térmica llevando a una aplicación de prioridades de consumo que podría afectarla”, advirtió.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias