Fitch empeora estimación PIB de Colombia en 2020 y ve afectación en bancos

Fitch empeora estimación PIB de Colombia en 2020 y ve afectación en bancos

Como resultado de las medidas de distanciamiento social para contener la propagación del coronavirus, los precios más bajos del petróleo y una recesión global, Fitch Ratings espera ahora que la economía de Colombia se contraiga al menos un 6,9 % en 2020, mientras que el desempleo casi se duplicará al 21,0 %.

Esta nueva perspectiva supera el -4,5 % que esperaba en sus reportes de mayo pasado.

Esto, dijo, contribuirá al deterioro de la calidad de los activos materiales y afectará la rentabilidad de los bancos en el país en los próximos 12 o 24 meses. Sin embargo, las medidas prudenciales de las autoridades amortiguarán el impacto a corto plazo.

En marzo de 2020, Fitch ajustó su evaluación del entorno operativo que enfrentan las instituciones financieras en Colombia a ‘bb +’ con una perspectiva negativa.

La perspectiva negativa sobre el puntaje del entorno operativo refleja un mayor potencial a la baja, dependiendo de las implicaciones locales de los shocks externos de rápido desarrollo.

Además de las medidas ya tomadas durante el segundo trimestre de 2020, las autoridades financieras colombianas han implementado más medidas para aliviar el impacto del coronavirus en el sistema financiero y los deudores en general.

Al 30 de junio de 2020, la Superintendencia Financiera, el Banco de la República y el Ministerio de Economía y Finanzas han implementado más de 29 medidas prudenciales para ayudar a los prestatarios que están en mayor riesgo, fortalecer los sistemas de gestión de riesgos y aumentar la liquidez para la economía.

El gobierno también proporcionó un paquete de apoyo fiscal y creó un a través del Fondo Nacional de Garantías (FNG) para garantizar hasta el 90 % de los nuevos préstamos a pyme para sectores económicos específicos.

Además, el banco central ha reducido su tasa de interés de referencia en 175 puntos base durante el segundo trimestre de 2020 a un mínimo histórico del 2,50 %.

Fitch considera que estas medidas son positivas a corto plazo, ya que reflejan los esfuerzos de los responsables políticos para mantener la estabilidad del sistema financiero.

Recomendado: ¿Cuál es el panorama bancario en Colombia con la pandemia?

Los rendimientos del sistema financiero local se habían estado recuperando desde principios de 2019 luego de un período de estrés en la calidad de los activos de 2016 a 2018.

Como resultado, dijo la agencia, la mayoría de los bancos entran en esta recesión económica desde una posición relativamente sólida, respaldada por una rentabilidad moderada recurrente, buena calidad de los activos, un amortiguador de capitalización decente por encima de mínimos regulatorios y liquidez sólida.

Los indicadores de calidad de activos del sistema financiero colombiano se mantuvieron estables en el primer trimestre de 2020, con un índice de morosidad de más de 90 días (PDL) de 3,3 % y una cobertura de reserva de PDL de 1.8x.

Los mayores cargos por deterioro del crédito afectaron la rentabilidad, mientras que los pagos de dividendos y el crecimiento de los activos ponderados por riesgo presionaron la capitalización durante este período, indica la agencia.

Sin embargo, las ganancias operativas / activos promedio previo al deterioro del sistema se mantuvieron estables en alrededor del 4,0 % en el primer trimestre, mientras que su índice de capital regulatorio del 14,9 % todavía se compara favorablemente con los niveles de capitalización anteriores a la crisis financiera de 2008/2009 y la crisis hipotecaria de 1990, proporcionando un amortiguador para lidiar con cierto deterioro de la calidad de los activos.

Las cifras no consolidadas a junio de 2020 muestran que la tasa de aceptación de las iniciativas de alivio de pagos ha alcanzado aproximadamente el 40 % de los préstamos totales del sistema.

Sin embargo, la tasa de utilización de la cartera minorista es aún mayor, alrededor del 50 % de los préstamos de esta cartera. Según las cifras de la Superintendencia Financiera al ocho de julio de 2020, casi 11,6 millones de clientes con 16,0 millones de operaciones de crédito habían recibido algún tipo de alivio de reembolso.

Fitch espera que los préstamos dudosos (NPL por su sigla en inglés) aumenten a partir del segundo semestre de 2020 y continúen en 2021, como resultado del vencimiento de los programas de alivio de pagos y el entorno económico más débil, especialmente en sectores como servicios, transporte, infraestructura, comercio, construcción y consumo.

Actualmente, añadió, la exposición del sistema bancario a estos sectores es significativo, con préstamos de consumo que representan alrededor del 30 % de los préstamos del sistema, hipotecas del 13 % y préstamos a los sectores económicos vulnerables mencionados anteriormente por alrededor del 30% a fines de marzo de 2020.

Si bien la magnitud del deterioro de los activos aún no se ha determinado, Fitch estima pérdidas crediticias importantes debido a la exposición del sistema a préstamos minoristas y sectores económicos vulnerables.

La exposición combinada a estos sectores excede la exposición del sistema a préstamos hipotecarios en 1990, cuando los préstamos dudosos alcanzaron un pico de 13,4 %.

La primera ola de programas de ayuda terminó en junio, y una segunda ola de ayuda está en proceso, incluido un programa especial definido por el regulador (Programa de Acompañamiento a Deudores – PAD).

Esto incluye una evaluación completa del impacto en el deudor, programas de reestructuración, intereses acumulados y tarifas adicionales. Las clasificaciones de préstamos regulatorios y las disposiciones adicionales se definirán en la segunda mitad del año.

En opinión de Fitch, el resultado final de las medidas de alivio es el reembolso del monto adeudado y no un aplazamiento de la evaluación de que la exposición es incobrable.

Recomendado: En video | Bancolombia y Scotiabank prevén afectación en ingresos y ganancias en 2020

“Esto requerirá una fuerte disciplina en el proceso de monitoreo, así como una vigilancia más cercana por parte de los reguladores”, cita el informe de Fitch.

Sin embargo, Fitch cree que podría ser un desafío para los bancos identificar el impacto real en la capacidad de pago de los deudores, y para controlar y monitorear de cerca todo el deterioro del crédito bajo las condiciones económicas subóptimas actuales.

Como Fitch espera una alta tasa de aceptación para los programas de alivio de pagos, las presiones de aprovisionamiento aumentarán aún más a partir del segundo trimestre de 2020 dado el uso de modelos de pérdidas esperadas.

En su informe la firma también espera que la rentabilidad disminuya como resultado de la reducción de los ingresos sin intereses, márgenes más ajustados y la desaceleración del crecimiento del crédito debido a la crisis pandémica.

La calificadora cree que las medidas de pago de aplazamiento de todo el sector para préstamos que enfrentan dificultades como resultado de la crisis podrían aliviar la calidad de los activos y las presiones de provisión de pérdidas crediticias, respaldando la solvencia crediticia en el corto plazo.

Sin embargo, la tolerancia regulatoria en la clasificación de los préstamos reestructurados enmascara la calidad actual de los activos subyacentes de los bancos, aunque habrá más claridad disponible al final del año después de la evaluación regulatoria requerida por los bancos de su cartera de préstamos.

“Si las respuestas políticas de las autoridades no logran mitigar adecuadamente el impacto de la crisis en la capacidad de pago del prestatario, los riesgos de liquidez derivados de la reducción de los flujos de efectivo, así como los efectos más permanentes en la calidad de los activos y el reconocimiento de pérdidas, podrían presionar las calificaciones bancarias sobre el término medio”, advirtió al final de su informe.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias