¿Cuál es el panorama bancario en Colombia con la pandemia?

Recuperar las condiciones económicas antes de la pandemia permitirán una aceleración en el crecimiento de la economía para 2021 en Colombia, así lo reveló el informe América Latina: Panorama bancario por país a julio de 2020, Impacto de Covid-19 genera presiones, pero hay resiliencia, de S&P Global.

De acuerdo con el informe, las medidas del gobierno de Colombia para contener el virus, que incluyen un estímulo monetario y fiscal moderado, ayudarán a restaurar la dinámica macroeconómica pre-pandémica, que a su vez apoyará a los bancos colombianos.

Según S&P Global, la expansión del país a Centroamérica proporciona diversificación, pero presiona la capitalización. La calificadora estima que un tercio de los balances de los tres bancos más grandes está expuesto a Centroamérica, lo que termina por aumentar la diversificación, pero los créditos mercantiles relacionados con las adquisiciones presionan los niveles de capitalización.

Otro factor crediticio clave para Colombia, según S&P, es tener mejoras regulatorias continuas, pues la adopción de las reglas de capitalización de Basilea III y las medidas para evaluar los índices de fondeo estable de los bancos podría incrementar el capital ajustado por riesgo y mejorar la diversificación del fondeo, en comparación con otros sistemas bancarios en la región alineados con estándares internacionales.

De otra parte, las previsiones de la entidad le apuntan a que la recuperación del crédito no ocurrirá hasta 2021, dado el fuerte vínculo entre el crecimiento económico y la expansión del crédito, se estima que esta última no se acelere hasta el año que viene, cuando se espera que la economía crezca 4,5 % y los créditos aproximadamente 8 %.

Recomendado: Nuevas medidas para alivios a deudores de bancos en Colombia

Entre tanto, de acuerdo con el informe de S&P, la calidad de activos empeorará debido a la pandemia. “Esperamos que el índice de activos improductivos se ubique en 4,00 % – 4,25 % en 2020-2021, totalmente cubiertos por reservas, mientras que las provisiones para pérdidas crediticias representarían entre 3,5 % – 4,0 % del total de los créditos”, indicó el documento.

Otro de los supuestos principales de la calificadora es que la reducción en tasas y deterioro en calidad de activos afectarán rentabilidad, ya que desde el comienzo del brote de coronavirus, el banco central de Colombia ha reducido su tasa 150 puntos base, lo que hace que esto y mayores provisiones presionen la rentabilidad. “Esperamos que el ROE sea de un 9 % en 2020-2021”, agregó la entidad.

¿Cuáles son las previsiones para 2021?

S&P Global espera tres sucesos importantes para el año que viene:

Por un lado, se estima un potencial incremento en capitalización ajustada por riesgo y mejoras en diversificación de fondeo: la implementación de las reglas de capitalización de Basilea III, y bancos que buscan aumentar los depósitos minoristas para fortalecer los índices de fondeo estable.

Por otro lado está que el debilitamiento del perfil externo de Colombia podría traer riesgos al sistema bancario: Covid-19 y la caída en precios del petróleo está ampliando el déficit de la cuenta corriente; lo que podría resultar en mayores costos de fondeo externo e impactar a clientes que pertenecen a sectores económicos sensibles a fluctuaciones cambiarias.

Adicionalmente, está la evolución de activos improductivos por Covid-19: antes de la pandemia, el aumento del desempleo era preocupante y debido a la Covid-19, el desempleo seguirá aumentando y el impacto en la calidad de activos dependerá de la severidad y duración de la recesión.

¿Cuál es el panorama en Latinoamérica?

En línea con el informe América Latina: Panorama bancario por país a julio de 2020, Impacto de Covid-19 genera presiones, pero hay resiliencia, de S&P Global, América Latina es ahora el epicentro mundial de la pandemia de Covid-19, con un creciente número de nuevas infecciones diarias reportadas, o que se mantienen cerca de los niveles máximos recientes, en la mayoría de los países principales.

En algunos países, esto ha significado la extensión de confinamientos estrictos, y en otros, ha significado una relajación más lenta de esas medidas.

Recomendado: Ranking de ganancias de bancos en Colombia tras coronavirus

En general, los hogares y las empresas son más cautelosos. Como resultado, S&P Global Economics redujo su proyección del PIB para América Latina en poco más de dos puntos porcentuales a una contracción de aproximadamente 7,5 % en 2020. “Esperamos que el crecimiento sea apenas cercano a 4 % en 2021. Los riesgos son principalmente a la baja y están vinculados a la evolución de la pandemia”, señaló el informe.

Entre tanto, hay que decir que las condiciones operativas de los bancos se deterioraron abruptamente en 2020 debido a la pandemia de Covid-19 y al subsiguiente shock petrolero. Sin embargo, se espera que el crecimiento global se recupere marcadamente en la segunda mitad de 2020 y los riesgos a la baja siguen siendo elevados e incluyen una segunda ola de infecciones.

Así las cosas, el sesgo de la perspectiva de las calificaciones de bancos se ha tornado marcadamente negativa desde abril de 2020. No obstante, el impacto será mitigado de alguna manera por los balances fortalecidos de los bancos, el apoyo de las autoridades a hogares y empresas, la flexibilidad adicional ofrecida por los reguladores y la recuperación económica sostenida.

Finalmente, S&P Global espera que la Covid-19 probablemente acelerará la digitalización bancaria, desencadenará otra ronda de reestructuración e impulsará la consolidación.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias