Moody’s confirma calificación Ba3 a Tecnoglass con perspectiva negativa

Panorámica de Tecnoglass en Barranquilla. Foto; Cortesía Tecnoglass

 

Moody’s Investors Service confirmó hoy la calificación corporativa Ba3 de Tecnoglass y la calificación senior no garantizada en sus pagarés de 2022. A su vez, la perspectiva de la compañía es negativa.

“La acción de hoy refleja principalmente nuestra opinión de que, aunque la pandemia de coronavirus sigue planteando riesgos para Tecnoglass, su efecto en las métricas operativas será más leve de lo que anticipamos al comienzo del brote del virus”, dijo Sandra Beltrán, vicepresidenta analista senior de Moody’s.

Sin embargo, el perfil crediticio de Tecnoglass también incorpora un riesgo creciente de refinanciamiento, ya que sus pagarés senior de US$210 millones vencen en enero de 2022. En consecuencia, la calificación Ba3 incorpora la expectativa de que la compañía podrá refinanciar estos pagarés antes de finales de 2020.

También apuntó que refleja el impacto para Tecnoglass de la amplitud y severidad del shock por Covid-19 y el posible deterioro general de la calidad crediticia que ha provocado.

Recomendado: Tecnoglass, ejemplo de resiliencia empresarial en épocas de Covid-19

Actualmente, EE. UU. representa el 85% de los ingresos de Tecnoglass y el 90% de su cartera de pedidos, donde la construcción ha recuperado algo de terreno. El Índice de Factura Arquitectónica (ABI), un indicador líder de la actividad económica para la actividad de construcción no residencial, se ha recuperado parcialmente. Las facturas alcanzaron un tope en abril, pero han aumentado en los siguientes dos meses.

Del mismo modo, los inicios de viviendas aumentaron un 17,3% en junio y fueron fuertes en el área de influencia de Tecnoglass en la costa este de EE. UU. en estados como Florida.

A pesar de estos signos de recuperación, Moody’s actualmente tiene una perspectiva negativa en la industria de la construcción de viviendas en EE. UU., lo que refleja las expectativas sobre las condiciones comerciales fundamentales hasta fines de 2021.

Como tal, Moody’s ve que la reducción de la demanda de viviendas persistirá a lo largo de 2020. Específicamente, espera que los ingresos de las constructoras de viviendas estadounidenses disminuyan entre un 10% y un 20% en total este año. Aun así, estima un repunte del 10% en 2021, a medida que mejoren las condiciones económicas, en línea con el pronóstico de la Junta Macroeconómica de Moody’s de un crecimiento del 4,5% del PIB de EE. UU. en 2021, luego de una disminución del 5,7% este año.

Además, las entregas de Tecnoglass en EE. UU. han avanzado a toda velocidad a pesar del aumento en los casos de coronavirus en algunos lugares y han podido mantener el crecimiento de la cartera de pedidos de la compañía. A finales de marzo, los pedidos eran de US$546 millones, en comparación con US$542 millones a finales de 2019.

“Cuantitativamente, Tecnoglass debería ser capaz de mantener el margen Ebitda en el nivel actual de 15,4% hasta 2021. Del mismo modo, la deuda bruta a Ebitda, incluidos los ajustes de Moody’s, debería permanecer por debajo de 3,5x en 2020 y disminuir hacia 3,0x hasta 2021”, dijo Moody’s sobre sus proyecciones.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias