Fabricato destacó Ebitda positivo a junio pese a crisis por Covid-19

Foto: Sede de Fabricato en Bello (Antioquia)

La compañía perteneciente al sector textil en Colombia, Fabricato, reveló este lunes que, a pesar de la caída de 29 % en sus ventas, los resultados acumulados reflejan una mejora en la pérdida operacional en $3.751 millones, en la pérdida neta en $6.617 millones y el Ebitda pasó de ser negativo por $1.993 millones en junio de 2019 a $1.822 millones positivos en 2020.

Estos resultados, según la compañía, se lograron por la mejora de cuatro puntos en el margen de contribución, por los ahorros que la compañía generó en la implementación de todas las medidas adoptadas para mitigar los impactos del Covid-19 y al reconocimiento de los alivios otorgados por el gobierno para contribuir ante esta difícil situación.

El balance de Fabricato reflejó que la empresa tuvo una pérdida neta de $19.419 millones a junio de 2020 y de $10.445 millones entre abril y junio de este año. Además de una caída de 51,2 % en las ventas netas llegando a $42.387 millones en el segundo trimestre del año en curso, frente a los $86.786 millones del mismo periodo del año anterior.

Entre tanto, Fabricato destacó que el ambiente de negocios del segundo trimestre de 2020 presentó una fuerte afectación por las medidas preventivas con relación al Covid-19. El aislamiento social y el cierre de muchas actividades económicas pusieron freno a la tendencia positiva que se venía percibiendo desde el segundo semestre del año anterior.

Recomendado: Fabricato reveló perspectivas ante Covid-19 y reitera necesidad de créditos en el sector textil

Por tratarse de una condición nunca vivida, con afectación multisectorial y globalizada, su entendimiento ha sido muy complejo. Por esta razón, el ambiente del segundo trimestre fue de completa inestabilidad, permitiendo poca o ninguna capacidad de prever escenarios, incluso los de corto plazo, indicó la compañía.

De manera general, el enfoque de las empresas fue cuidar sus trabajadores y cuidar al máximo el flujo de caja, en especial porque se sintió desde los primeros días un congelamiento en el flujo de recaudos, destacó el informe de Fabricato.

“El problema de frenar en seco se agrava porque veníamos de un buen ambiente de negocios, razón por la cual las empresas se estaban preparando para el crecimiento, con más inventarios, proyectos de inversión, etc., elementos que generaron obligaciones por cumplir pero que no tuvieron la contrapartida del incremento esperado por el lado de los ingresos, que al contrario estuvieron por debajo del 50 % en la gran mayoría de los sectores”, señaló Fabricato.

La Organización precisó, además, que, a raíz de la condición de excepción de este trimestre, fueron muchas las decisiones del gobierno en sus varias instancias de poder y áreas de actuación, con novedades a diario, exigiendo del sector privado una capacidad de entendimiento y rápida respuesta. Definitivamente este fue un trimestre vivido día a día, cuyo impacto aún está por verse.

En cuanto al sector textil, Fabricato indicó que el segundo trimestre fue igualmente muy complejo, exigiendo mucha capacidad de entendimiento y rápidas decisiones. La empresa conformó el Comité de Contingencia con el grupo ejecutivo y fueron muchas las reuniones extraordinarias entre la administración y la junta directiva.

Al conformar el comité se definieron tres líneas fundamentales de actuación: cuidar de la salud de nuestros trabajadores; cruzar la fuerte tormenta que sabíamos nos tocaría enfrentar; aprender con el proceso y rescatar puntos fundamentales para salir fortalecidos, pese a que los resultados financieros seguramente serian peores.

Los principales impactos y acciones de Fabricato bajo la nueva orden que se estableció en este trimestre fueron:

-Una reducción del volumen de ventas y de producción a aproximadamente 50 % del presupuestado.

-La redefinición del portafolio de productos, en el cual la demanda por telas para el segmento moda se redujeron y se ampliaron las oportunidades para el sector salud.

-Administración del flujo de caja, priorizando el cubrimiento de obligaciones laborales, y el pago a proveedores según las necesidades para el plan de producción, dada la disminución de los recaudos por la suspensión general de las actividades de los clientes.

-Administración de la fuerza laboral. Con la reducción al 50 % del volumen de producción, el recurso humano igualmente quedó sobredimensionado para el período.

Recomenddo: Fabricato rebaja su producción de telas a la mitad y anticipa impacto en caja por cuarentena

“En este caso, no se trata apenas de aplicar una regla de tres para adecuar el número de empleados necesarios. Se trata de buscar opciones para que la reducción del grupo de trabajadores sea la menor posible, tanto por la afectación al mismo trabajador como por la afectación a la empresa, que también pierde cuando sale un trabajador capacitado”, manifestó la compañía.

También, la empresa textilera aplicó en el trimestre un anticipo de vacaciones y el permiso remunerado con tiempo a compensar, siendo obviamente opciones que tienen un límite y no podrán seguir siendo la opción para los períodos siguientes.

En este mismo sentido, con relación a los empleados administrativos, se procedió con la retención de un porcentaje escalonado de salario, desde 15 % hasta 50 %, a partir de la segunda quincena de marzo hasta la segunda quincena de junio.

Además de una implementación del protocolo de seguridad para la reactivación de la operación, con la toma de temperatura en la entrada y salida de la fábrica, reducción del número de personas en los buses de transporte del personal, reducción de concentración en el vestier, comedor, ingreso y salida, pausa activa para lavado de manos, entre otros.

Hay que decir que para el segundo trimestre la Fabricato obtuvo los siguientes alivios financieros:

-Prorrogas por parte de las entidades financieras que van desde 90 a 180 días sobre los créditos existentes.

-Beneficio Paef (Programa de apoyo al empleo formal) otorgado por el Gobierno Nacional para las nóminas de abril a julio.

-Disminución del aporte para el sistema general de pensiones realizando solo una cotización de 3 % del valor de los aportes para los meses de abril y mayo cuyas cotizaciones se realizaron en mayo y junio.

-Dada la volatilidad de los negocios, se hicieron en el periodo dos revisiones de presupuesto contemplando los impactos para lo que resta del año 2020 en cuanto a ventas, costos variables, costos fijos, resultados y flujo de caja. “De esta manera, seguimos tomando las medidas necesarias con la mejor información disponible”, explicó Fabricato.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias