Coltejer tuvo pérdidas por más de $50.000 millones en primer semestre de 2020

Coltejer reportó sus resultados consolidados al primer semestre de 2020, periodo en el que registró pérdidas netas por $50.553 millones, casi doblando las que tuvo en 2019, cuando estas fueron de $25.414 millones.

Puntualmente en el segundo trimestre se registró una leve ganancia neta de $724 millones, pero que no compensa las pérdidas acumuladas en el año de la compañía.

La pérdida operacional en el segundo trimestre del año, por su parte, ascendió a $5.209 millones.

A pesar de los resultados financieros, Coltejer destacó que parte del proceso productivo tuvo continuidad y con la declaratoria de la jornada de aislamiento preventivo obligatorio declarada por el Gobierno Nacional, se definió suspender temporalmente algunos procesos productivos y dejar en operación la generación de energía.

Posteriormente, se dio inicio a la operación de la Unidad de Negocios de No Tejidos, con el fin de contribuir al abastecimiento del mercado en lo relacionado con insumos para el sector salud y productos de aseo, necesarios para afrontar la contingencia por la que atraviesa actualmente el país. Posteriormente, en abril se retomaron las actividades productivas, las ventas y envío de mercancía a los clientes recurrentes según demanda.

También se considera que no hay impacto en la cartera de clientes ni deterioro adicional a reconocer, las partidas integrantes de la cartera se encuentran en un 46% no vencidas y un 51% que, si bien su vencimiento se encuentra entre uno y 180 días, corresponde a negociaciones con clientes que se han realizado, otorgando plazos adicionales de pagos a los pactados inicialmente.

 

Ingresos por arrendamientos y ventas en puntos de atención

Debido a la poca temporalidad de la contingencia dentro del trimestre de cierre, los ingresos por concepto de arrendamientos y en general no se vieron afectados por la situación; se procedió con los cobros naturales que se realizan a inicio de cada mes de las propiedades de inversión.

Durante abril, se realizaron negociaciones con algunos de los inquilinos donde se otorgó un descuento en los cánones de cobro de los meses de mayo y junio y se dio cumplimiento a las cláusulas contractuales de cobros variables que dependen del valor de las ventas, siendo estos cero para el mes de abril producto del cierre del comercio y ya para los meses de mayo y junio retornar con los valores porcentuales de acuerdo a las ventas según negociaciones con la apertura de las tiendas según lo estipulado por el Gobierno.

Propiedad, planta y equipo

Se analizó el posible impacto de la propiedad, planta y equipo con la contingencia sanitaria y el tiempo que ésta participó en el cierre del trimestre y considerando que parte de la producción de la compañía- la planta de índigo- cesó sus operaciones durante los últimos día de marzo hasta inicios del mes de mayo, el impacto se evidencia en una menor depreciación de algunas de las maquinarias y equipos que soportan éste proceso, presentando una disminución del 12,6% ($170 millones) con respecto al trimestre anterior; ya que como política la depreciación se calcula por las unidades producidas dentro del ciclo mensual.

Inventarios

Las operaciones de venta durante lo corrido del año no fueron suspendidas en cuanto a No tejidos y en cuanto a Tejido plano sólo tuvo una inoperancia de un mes tanto de venta como de producción por la contingencia sanitaria, por lo que el inventario existente tuvo el movimiento esperado; por eso, en el análisis realizado se concluye que no existe deterioro adicional del calculado para el periodo informado, teniendo en cuenta que éste no es perecedero. No se evidencian deterioros adicionales para la compañía pues en el futuro no se presentan disminuciones de precios, obsolescencia, aumentos en costos de producción o restricciones de rotación de inventarios.

Obligaciones adicionales

No se han contraído obligaciones adicionales por la contingencia sanitaria. Como estrategia para los meses posteriores al corte, la compañía ha implementado el pago de compensatorios, vacaciones semicolectivas, legalización del día de la familia otorgado por el Gobierno y como última opción acuerdos salariales con los empleados para aligerar el flujo de caja con un porcentaje de disminución de acuerdo al rango salarial estipulado, que van desde un 3,8% a un 50% aplicables de abril a julio.

Liquidez

La estrategia de la compañía con su flujo de caja es atender el ámbito laboral cumpliendo con las obligaciones. Por ello, ha recibido subvenciones del gobierno encaminadas a preservar el empleo formal a través del PAEF “Programa de apoyo al empleo formal” por $348 millones, valor que ayuda a la liquidez y al cumplimiento de las obligaciones.

Finalmente, Coltejer continúa con la evaluación del impacto definitivo de esta crisis, toda vez que esto dependerá de la posibilidad de la reactivación de las operaciones y restablecimiento de la economía. 

La compañía se encuentra actualmente sin director general en propiedad pues Andrés Berdugo se retiró a partir del 31 de julio.

Coltejer se encuentra en cabeza del Grupo Kaltex de México que, a través de diferentes subsidiarias, posee alrededor del 60,26% de acciones de la compañía y es así su propietario mayoritario.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias