A pesar de detención, Efromovich quiere participar en capitalización de Avianca

 

Las autoridades de Brasil anunciaron a inicios de esta semana la detención de Germán Efromovich y José Efromovich, exdueños de Avianca y sus mayores accionistas, por presuntamente haber ofrecido sobornos por $40 millones de reales (US$7,2 millones) a altos ejecutivos de Transpetro (filial de Petrobras en Brasil).

El empresario habló sobre su caso e indicó que es un caso armado porque ellos demandaron a Petrobras, que les tendría que pagar más de $500 millones de reales.

Relacionado: Germán Efromovich y su hermano, detenidos en Brasil en investigación por corrupción

Igualmente, indicó que con la detención preventiva no se detienen sus planes para ingresar a Alitalia y volver a Avianca.

Lea también: Germán Efromovich confirma su fuerte interés en adquirir y relanzar Alitalia

Con respecto a la aerolínea colombiana, Efromovich expresó que solicitó a los abogados de la empresa poder participar en la financiación de la capitalización que busca en el marco del capítulo 11 en los Estados Unidos.

“No hay ningún motivo para suspender ningún negocio. Si abren la venta Alitalia, los inversionistas que están conmigo siguen interesado y seguiremos con el proceso. Nosotros queremos y vamos a participar en la financiación de la capitalización de Avianca”, manifestó. Así mismo pidió la pronta apertura de los vuelos. “No se puede parar el país, hay que aprender a vivir con el virus”, advirtió.

Sobre el resto de inversiones y empresas que tiene en Colombia, el empresario señaló que todo seguirá marchando y que sus socios en el país “lo conocen y saben que el caso es armado”.

En relación al caso en Brasil, Efromovich expresó que la “historia fue armada”. Explicó que la relación con Transpetro empezó hace más de 10 años, cuando los astilleros Eisa – Ilha, de los que es propietario, tuvieron dos contratos que ganaron en licitación abierta para la construcción de cuatro embarcaciones.

“Esta licitación fue de manera transparente. Ganamos la licitación e hicimos cuatro embarcaciones. Hace cinco años demandamos a la compañía porque no nos dejaron continuar con el contrato. Demandamos a la empresa en la que supuestamente hicimos sobornos. No tiene sentido”, expresó.

Uno de los implicados en el caso es Sergio Machado, expresidente de Transpetro, que supuestamente fue el funcionario que aceptó los presuntos sobornos. Sobre la relación con el directivo brasilero, Efromovich dijo que lo conoció años después de firmar los contratos.

“Eso no tiene ni pies ni cabeza, es una fantasía que han inventado (…) y se va a hacer humo luego. No tengo nada que temer”, aseguró Efromovich desde su casa, donde permanece en detención domiciliaria.

 

 

 

 

(Con información de La República y Valora Analitik)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias