Colombia da un paso más hacia innovación tecnológica financiera

Colombia da un paso más hacia innovación tecnológica financiera

A través del Decreto 1234 de 2020, el Ministerio de Hacienda de Colombia autorizó la puesta en marcha del sandbox regulatorio, otra iniciativa más para facilitar la operación de más empresas, ancladas al sistema financiero, en Colombia.

El Sandbox regulatorio es un espacio en el que se promueve la innovación de servicios financieros que se hagan en un entorno seguro y de vigilancia, pero que permita la entrada de inversores que apoyen la consolidación de esas innovaciones.

De esta manera el Decreto autoriza a los emprendimientos fintech a ensayar desarrollos tecnológicos de manera formal, y será la Superintendencia Financiera la encargada de otorgar la licencia temporal de funcionamiento.

Ahora, la normativa también dispone que las entidades financieras que ya están constituidas podrán probar, en los servicios y canales que ofrecen, las innovaciones que puedan ser desarrolladas en este sandbox.

Bajo ese contexto, son cuatro los objetivos de este decreto: darle espacio a la innovación, proteger a los consumidores financieros, fortalecer la integridad y estabilidad del sistema financiero, además de brindar espacios de proporcionalidad: requisitos prudentes y capitales mínimos.

El documento que expidió el Ministerio de Hacienda, da cuenta de tres etapas para aquellos que estén interesados en hacer parte del sandbox regulatorio.

Recomendado: Pérdidas del sistema financiero en Colombia llegaron a los $4,5 billones en el primer semestre

En una primera fase se verificará el cumplimiento de requisitos y autorizará la constitución temporal, con lo que se otorgará el certificado de operación temporal.

En esta etapa también tendrá que presentarse el desarrollo propuesto listo para pruebas de funcionamiento. Para luego pasar a la identificación y acople a los servicios financieros a ser prestados en Colombia.

En la segunda fase, que se centrará en el desarrollo del sandbox, se establecerá el cumplimiento de deberes, el suministro de información a los consumidores financieros (además de la Superfinanciera), y se hará la supervisión y acompañamiento de parte del ente de control.

Finalmente, en la tercera fase, se dará la prórroga para seguir probando el desarrollo. Esto última transición se otorgará a licencia de la entidad financiera encargada de hacer la vigilancia. Para luego llevar a cabo su implementación de actividad regulada.  

Encuentre aquí el Decreto 1234 de 2020.  

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias