Dólar a $4.000: ¿qué tan probable puede ser para Colombia?

Son varias las coyunturas internacionales que siguen fortaleciendo el dólar en Colombia. Además de las crisis por el coronavirus, el país se enfrenta a tres escenarios que pueden seguir presionando al alza el valor de la moneda estadounidense.

Una constante caída de los precios del petróleo, mayores tensiones políticas en la campaña electoral por la Presidencia en Estados Unidos y el aumento de las tensiones comerciales y diplomáticas entre esa nación y China se convierten en las variables a seguir de cerca.

Para saber cuál pueda ser el comportamiento de la moneda conforme al desarrollo de las elecciones presidenciales en Estados Unidos habría que esperar al desenlace de las mismas; sin embargo, ya hay factores que parecen poner nerviosos a los inversionistas.

Alejandro Useche, presidente del Comité Académico del Autorregulador del Mercado de Valores de Colombia (AMV) y profesor de la Universidad del Rosario, asegura que las afirmaciones sobre no garantizar una transición pacífica, en caso de cambio de mando en Estados Unidos, dejan un sinsabor que se transmite en un menor apetito por invertir.

Recomendado: En septiembre, principales monedas en América Latina perdieron frente al dólar

“Un escenario de caos político en Estados Unidos podría efectivamente darle un golpe significativo al mercado, pero habrá que esperar a noviembre. Sin embargo, la confianza se mantiene para que esos enfrentamientos no vayan más allá de lo esperado”, dijo Useche.

Y es que un escenario para Colombia con un dólar a $4.000, como ocurrió en marzo de este año, parece un tanto alejado, incluso con posibles rebrotes de coronavirus a cierre de 2020.

La Encuesta Mensual de Expectativas Económicas de septiembre, que elabora el Banco de la República, deja ver que el promedio de los analistas encuestados espera una Tasa Representativa del Mercado (TRM) de $3.701 a cierre de año, aunque hay un máximo $4.100 que dependerá de varios condicionales: caídas críticas del precio del petróleo, una segunda ola de Covid-19 en el país que golpee la entrada de dólares por inversión y un cierre comercial mundial estricto que se agudice por la expansión de la pandemia.

Aunque para Felipe García, gerente regional de mercado de capitales para Credicorp Capital, es muy probable que en el corto o mediano plazo se empiece a ver un escenario de debilidad del dólar asociado a una reactivación económica más lenta de la esperada y al posible cambio de mando en la Presidencia del país.

“El mercado de los emergentes puede entonces tener una expectativa positiva y en cambio el estadounidense podría verse un tanto sobrevalorado”, dijo García.

El otro punto tendrá que ver con cómo avancen los precios del petróleo en este último trimestre del año. De momento, si bien no están a niveles de cierre del 2019, sí se empieza a ver una suerte de estabilización del precio por la vuelta a la normalidad de sectores como el transporte aéreo.

Lea también: Debate presidencial en EE. UU. lleva al dólar a los $3.900 en Colombia

“Un dólar a $4.000 en este trimestre lo veo difícil porque hay una estabilidad del petróleo, rondando cerca de los US$42, eso tiene una correlación muy alta para el mercado. Veo más el limbo entre los $3.700 y 3.800”, explica Raúl Ávila, profesor de economía en la Universidad Nacional, quien agrega que controles en la producción del material, como lo ha prometido la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), ayudarán a mejorar el precio del barril. 

El académico condiciona una pérdida del valor del dólar a otras coyunturas, como un mejor comportamiento del comercio internacional para Colombia. “Un aumento de las exportaciones ayudaría, pero es un fenómeno que no veo pueda corregirse en este cierre de 2020”. 

La perspectiva de un dólar que llegue a superar los $3.800 también es un panorama muy poco probable para Davivienda Corredores. Para la firma hay signos de la economía global que dan cuenta de un mejor margen de maniobra para los emergentes.

Eso sí, todo dependerá de cómo siga dándose la reapertura económica; un seguimiento juicioso de los protocolos de bioseguridad será fundamental para garantizar que las naciones se mantengan fortalecida y en senda de resiliencia.

“El cambio de postura de la Reserva Federal de Estados Unidos frente a su objetivo de inflación sería positivo en un horizonte de largo plazo para las monedas emergentes. Posiblemente las tasas de política monetaria permanezcan bajas por un periodo prolongado, lo que permitirá caídas del dólar en Colombia en los próximos años”, concluye la firma.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias