Perú recibe confirmación de calificación y coloca primer bono a 100 años

Foto: Presidencia de Perú

La calificadora de riesgo, S&P Global Ratings, dio a conocer este martes que confirmó las calificaciones de largo plazo de Perú de ‘BBB+’ y ‘A-2’; además, de dejar estable su perspectiva.

La agencia calificadora espera que el nombramiento de Francisco Sagasti como presidente interino de Perú estabilice el panorama político hasta las elecciones programadas para abril de 2021.

Adicionalmente, S&P estima que los indicadores fiscales y de deuda se deteriorarán en medio de una fuerte contracción económica este año; sin embargo, espera que los sólidos fundamentales macroeconómicos y la recuperación a partir de 2021 respalden la calidad crediticia del país sudamericano.

Recomendado: S&P: Crisis política quita margen a Perú para implementar reformas, pero no afecta calificación inmediata

“La perspectiva estable refleja nuestra opinión de que, a pesar de la reciente inestabilidad política, el sólido marco macroeconómico de Perú se mantiene y mitigará los riesgos macroeconómicos derivados de la pandemia de Covid-19 y la incertidumbre política”, señaló la entidad.

Por otro lado, S&P Global Ratings confirmó sus calificaciones de ‘BBB+’ y en moneda local de ‘A-‘ de Perú. La perspectiva de ambas calificaciones se mantiene estable. También se confirmaron las calificaciones de corto plazo en moneda local y extranjera de ‘A-2’ de Perú. La evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) de Perú se mantiene en ‘A’.

Según la calificadora, “la perspectiva estable refleja nuestra opinión de que la baja deuda pública de Perú, la disponibilidad de activos líquidos, las sólidas reservas internacionales y el acceso a diferentes fuentes de fondeo mitigarán los riesgos macroeconómicos a la baja derivados de la pandemia de Covid-19 y de la incertidumbre política”.

Hay que decir que la agencia asume que los déficits fiscales de Perú disminuirán gradualmente después de expandirse en 2020 y volverán a ubicarse por debajo de 2 % del Producto Interno Bruto (PIB) hacia 2023. También se estima que continúen las políticas económicas y fiscales antes y después de las elecciones generales de abril de 2021.

No obstante, S&P señaló que podría bajar las calificaciones soberanas de Perú, en los próximos dos años, si la inestabilidad política prolongada reduce la previsibilidad, disminuye la confianza de los inversionistas y hace más difícil la consolidación fiscal después de la pandemia.

También si la recuperación económica es mucho más lenta de lo que se espera, después de que se disipe el shock por el Covid-19, lo que generaría presión presupuestal al soberano. “La combinación de perspectivas de crecimiento económico más débiles y mayores déficits fiscales en el mediano plazo podría llevarnos a bajar las calificaciones soberanas”, explicó la agencia calificadora de riesgo.

En contraste, aunque es poco probable en los siguientes dos años, S&P Global Ratings podría subir las calificaciones si se observa una mayor previsibilidad en la formulación de políticas y la capacidad del gobierno para ejecutar el gasto de capital e implementar reformas que deriven en una mejora sostenida de las perspectivas de crecimiento de Perú.

Entre tanto, vale mencionar que Perú colocó el lunes deuda en tres tramos por US$4.000 millones a 100 años, incluyendo su primer bono a plazo de un siglo, en medio de una sólida demanda luego de vivir una de sus peores crisis políticas con tres presidentes en menos de dos semanas.

Recomendado: El centrista Francisco Sagasti es elegido como nuevo presidente interino de Perú

Según Reuters, el director general del Tesoro Público del ministerio peruano de Economía, José Olivares, precisó que el nuevo bono “hito” de US$1.000 millones, que vence el 2121, se colocó a una tasa cupón de aproximadamente 3,23 %, a 170 puntos básicos sobre el bono del Tesoro de Estados Unidos.

Los otros dos fueron el bono 2032 de US$1.000 millones colocado a una tasa cupón de 1,86 %, con un diferencial de 100 puntos básicos sobre el bono estadounidense; y el bono 2060 por US$2.000 millones con una tasa cupón de 2,78 %, a 125 puntos básicos del rendimiento comparable, refirió.

Los bonos peruanos fueron colocados días después de la expulsión de un presidente, la renuncia de otro y la designación del mandatario interino Francisco Sagasti, tras unas protestas que dejaron dos muertos y decenas de heridos.

(Con información de Reuters)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias