Estos hábitos pueden ser la clave de la tranquilidad financiera

Estos hábitos pueden ser la clave de la tranquilidad financiera

Aunque la intuición puede dictar que entre más dinero gane alguien más rico es, en realidad la fuente de ingresos no es el único factor determinante para que esa persona alcance la tranquilidad en sus finanzas personales. También es fundamental la manera en que administra su capacidad financiera.

Además de relacionarse con la gente adecuada, a veces hay que hacerse las preguntas (no tan obvias) de cómo se invierte el dinero, cuánto se ahorra y si hay inversiones a futuro.

Por lo anterior, es fundamental cultivar una serie de hábitos para alcanzar la tranquilidad financiera.

-Diversificar las fuentes de ingreso.

Es difícil ser alcanzar la tranquilidad financiera con una sola fuente de ingreso. Perder el trabajo podría significar que hay que tocar los ahorros o endeudarse.

Por eso, se puede construir un ingreso pasivo invirtiendo en activos financieros como acciones o propiedad raíz. También es posible ingresos mediante un hobby.

Asimismo, es plausible monetizar una habilidad desarrollada: se puede dictar clases de cocina o ayudar a la construcción de un sitio web si sabe cómo programar.

-Vivir con lo que se tiene

Existe una regla del 70/30 para saber cuánto ahorrar y cuánto gastar. Consiste en aprender a vivir con el 70 % de sus ingresos, incluyendo en ese rubro el gasto para todas las necesidades y lujos. El 30 % restante se divide en tres fondos para inversiones, conocimiento y ahorro.

Lo anterior requiere pequeños sacrificios que se pueden traducir en grandes recompensas: manejar un carro más barato, llevar coca a la oficina más seguido o no andar de ‘botaratas’ comprando cosas que no necesita.

-Poner a trabajar el dinero.

Esto se relaciona con el rubro de ingresos pasivos. El plan puede incluir pagos a fondos de inversión, a activos financieros o aportes voluntarios a la pensión.

Acumular riqueza puede hacerse mediante inversiones de capital: abrir alguna franquicia asequible, emprender, fabricar un producto o invertir en alguna empresa pueden ser claves a la hora de alcanzar la tranquilidad financiera.

Donar

Aunque suene contraintuitivo, pero dar a quienes más lo necesitan, especialmente en épocas difíciles como las actuales, puede resultar gratificante.

La lección aquí es que la vida no se trata solo de amasar una fortuna en el banco, sino de contribuir al bienestar colectivo.

Las donaciones no son exclusivamente monetarias. Existen bancos de tiempo o múltiples causas humanitarias en las que se puede invertir tiempo y capital humano. Así, además de alcanzar la tranquilidad financiera, puede que incluso hasta llegue a sentirse bien con sus acciones.

Con información de https://www.emprendiendohistorias.com/

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias