PMI Davivienda: Producción industrial en Colombia cayó tras ocho meses

Foto: Pixabay

El Índice de Gestión de Compras del sector industrial colombiano de Davivienda, desestacionalizado, disminuyó desde 53,3 puntos en enero hasta 50,2 en febrero, cayendo así tras ocho meses de crecimiento y expansión continua.

Aunque el índice ha logrado superar el umbral de invariabilidad de los 50,0 puntos cada mes desde junio de 2020, la última lectura fue la más débil de este período. Las moderadas reducciones de la producción y los nuevos pedidos compensaron ampliamente la contribución positiva al PMI principal de la creación de puestos de trabajo en febrero.

Más notas sobre Macroeconomía en Valora Analitik

Aquellos industriales que reportaron una caída de la producción destacaron mayoritariamente la débil demanda y el entorno de incertidumbre a causa de la pandemia generada por la enfermedad por Covid-19. Los retrasos en la toma de decisiones por parte de los clientes se tradujeron en un número menor de nuevos trabajos entrantes en febrero, y el ritmo de contracción fue el más pronunciado, aunque apenas moderado, desde el pasado mes de agosto.

Los datos de febrero reflejaron que la ligera caída de los nuevos pedidos lastró los niveles de producción por primera vez desde mayo de 2020, lo que obstaculizó la recuperación del sector industrial de Colombia. Sin embargo, el ritmo del descenso fue tan solo marginal y los industriales reportaron una nueva subida del empleo en febrero, derivada de las sólidas expectativas empresariales para el próximo año. El optimismo relativo al crecimiento de la producción fue el más alto desde el pasado septiembre y los participantes en la encuesta destacaron, en general, su confianza en un rápido repunte de la demanda cuando la situación de la pandemia mejore.

Por su parte, los débiles volúmenes de venta permitieron a los industriales trabajar en los pedidos por terminar en febrero. Este dato se tradujo en una reducción de las órdenes atrasadas, que fue la más rápida en cinco meses. Asimismo, la contratación de personal adicional también contribuyó a mejorar la capacidad del sector industrial. Si bien la última encuesta indicó un renovado incremento del empleo, la tasa de creación de puestos de trabajo fue ligeramente más débil que el promedio observado en el último trimestre de 2020.

De forma análoga a la tendencia de la producción, los industriales notificaron un ligero descenso de las compras de insumos y los inventarios de materias primas en febrero. Mientras que algunos participantes en la encuesta adoptaron estrategias de compra más restrictivas en respuesta a la debilidad de los pedidos, otros destacaron su preferencia por contar con unos niveles de stock elevados, siempre que resultara posible, debido a los retrasos en el transporte.

En el plano logístico, la disponibilidad al límite del transporte nacional e internacional volvió a ampliar los plazos de entrega de los insumos industriales. Sin embargo, se percibieron señales de que la presión general sobre las cadenas de suministro comenzó a disminuir, ya que el deterioro del desempeño de los proveedores fue el menos marcado desde febrero de 2020. Por su parte, la inflación del costo de los insumos cayó hasta un mínimo en cuatro meses, a pesar de que las noticias de recuperación de la demanda global y la escasez de suministros encarecieron los precios de las materias primas.

De cara al futuro, alrededor del 64% de los encuestados prevé un aumento de la producción en los próximos 12 meses y tan solo un 4% espera un descenso. Por consiguiente, el índice resultante reflejó el mayor grado de confianza en relación con el panorama futuro desde septiembre de 2020, a lo que contribuyeron la trayectoria de la pandemia, el optimismo en relación con el proceso de vacunación y las perspectivas de flexibilización de las restricciones económicas.

Con respecto a la encuesta del PMI manufacturero colombiano, Andrés Langebaek, director ejecutivo de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, afirmó que “en oposición a lo ocurrido en el mes de enero, cuando el índice de confianza del consumidor cayó a consecuencia de la segunda ola de Covid-19 y el PMI se incrementó, en febrero los industriales tuvieron que paralizar algunas de sus actividades a raíz de la caída en los pedidos y las nuevas restricciones a la movilidad pero los niveles de confianza del consumidor, medidos por el indicador de confianza de Davivienda, parecen haber recobrado niveles bastante superiores a los de enero. Aunque el PMI continúa por encima del umbral de los 50 puntos desde junio de 2020, la afectación en dos de las tres principales componentes del PMI, producción y pedidos, en febrero fue notable, observándose una recuperación solo en el nivel de empleo. La buena noticia en este mes proviene del hecho de que los industriales observan lo que sucedió en febrero como un fenómeno temporal, asociado a las restricciones a la movilidad que se implementaron a principios de año, puesto que las expectativas de producción a doce meses alcanzaron su nivel más alto desde septiembre pasado”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias