Promigas obtuvo utilidad neta de $1,1 billones en 2020; revela nuevos proyectos clave

Eric Flesch, presidente de Promigas

 

Promigas reportó hoy sus resultados financieros de 2020, periodo en el que consolidaron un Ebitda consolidado de $1,9 billones y una utilidad neta de $1,1 billones, que representó un cumplimiento de 133% de lo presupuestado para el año.

Entre otros hitos del año, Eric Flesch, presidente de Promigas, resaltóla colocación de bonos ordinarios por valor de $599.999 millones, sobredemandados por $1,04 billones, esto es, 1,75 veces sobre el monto inicial ofrecido.

Más noticias sobre Resultados Empresariales 2020

Esto ha permitido, aun en medio de la pandemia, los recursos necesarios para continuar con las operaciones y las inversiones en Colombia y Perú.

En materia de transporte de gas natural, transportaron 458 millones de pies cúbicos (mpcd), que representan 48% del volumen total en Colombia. En distribución de gas natural, conectaron 244.000 nuevos usuarios, con lo cual sobrepasaron los cinco millones de beneficiarios atendidos en Colombia y Perú.

En cuanto a energía eléctrica, superaron los 400.000 usuarios conectados a las redes de distribución y también las metas planteadas.

Otro logro clave en el año fue la apertura oficial del proceso open season para el proyecto del gasoducto Jobo-Transmetano, obra de 300 km, con inversión aproximada de US$400 millones, para incorporar nuevas reservas de gas del Valle Inferior del Magdalena y de la Costa para abastecer la demanda del interior del país. A junio se espera tener respuesta de la demanda y la producción, teniendo en cuenta que hasta ahora ya tienen clientes interesados, visto con buenos ojos por todos los sectores involucrados y los posibles beneficios para determinar la capacidad exacta que tendría.

De otro lado, colocaron a través del programa Brilla $450.706 millones en créditos e iniciaron operación en Perú. En seguros se generaron $10.762 millones de Ebitda.

 

Proyecciones 2021

En cuanto a las perspectivas del año, estas se concentrarán en el transporte de gas, trabajando en la interconexión Costa-interior del país, la bidireccionalidad del gasoducto Barranquilla-Ballena, avanzar en la conexión de campos menores de varios clientes, iniciar el proyecto Jobo-Transmetano y construir y poner en operación el nuevo gasoducto Zona Bananera.

Por otra parte, Promigas sigue revisando y estudiando su eventual participación por la Regasificadora del Pacífico, la cual se adjudicará en julio, pero para Flesch es clave que un país con dos océanos como Colombia tenga un backup en esta materia y un importante respaldo que tendría este proyecto para el largo plazo.

A su vez, explicó que la compañía sigue con los planes de ampliar la Regasificadora en Cartagena, en la medida que la demanda en la región lo permita. Esto pues, según proyecciones de la compañía, se requerirán 400 mpcd adicionales a 2027 y el propósito es llevar por etapas esa ampliación.

“Lo que es un gran atributo pues permitirá ir desarrollando esa capacidad gradualmente y para la primera etapa se necesitan inversiones mínimas para la conexión”, dijo Flesch.

Esto se posibilitaría con su filial SPEC LNG para fortalecer la única terminal de regasificación del país hasta ahora, a partir de sus potencialidades, de la experiencia acumulada en cuatro años de operación y de las oportunidades de desarrollo que ofrece el gas natural licuado.

De hecho y mirando una proyección de mediano y largo plazo, Flesch explicó que, en total, las inversiones entre gasoductos y regasificadoras en los próximos seis años estará en torno a US$300-US$350 millones.

En estas expectativas de largo plazo, Flesch también resaltó los mercados que interesan a Promigas para eventual expansión, tales como Ecuador, Brasil, México o algunos países en el Caribe, aunque enfatizó en que por ahora están madurando el mercado en Perú, uno de los de mayor potencial en Latinoamérica.  

La compañía espera también que en 2021 se reactive la demanda del servicio de transporte, en especial el impulsado por gas natural vehicular (GNV), detenido por la pandemia. Por ello, mantendrá el desarrollo de incentivos que permitan una mayor masificación del GNV en el sector transporte de carga y en los sistemas de transporte masivo. Así continuará apoyando la movilidad sostenible en el transporte a gas natural.

De otro lado, la innovación seguirá siendo un proceso clave en toda la gestión y en 2021 proyecta activar la primera fase del Proyecto Realidad Aumentada en nuestra Estación Compresora Caracolí.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias