Autoridad de salud europea confirma vínculo entre vacuna de AstraZeneca y trombosis

Autoridad de salud europea confirma vínculo entre vacuna de AstraZeneca y trombosis
Foto: IDSB

Un responsable de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) confirmó hoy un vínculo entre la vacuna de AstraZeneca para prevenir el Covid-19 y las trombosis generadas en algunas personas. Según ha señalado Marco Cavaleri, el jefe de estrategia de vacunas de la EMA, “ahora podemos decirlo, está claro que hay un vínculo con la vacuna“.

Más noticias internacionales

En palabras de Cavaleri al medio italiano Il messagero todavía no se conoce “qué provoca esta reacción. Aún no lo sabemos. En las próximas horas diremos que ‘existe un vínculo, pero aún tenemos que entender cómo sucede“.

Cavaleri señala que “estamos tratando de obtener una imagen precisa de lo que está sucediendo, de definir con precisión este síndrome debido a la vacuna (…) Entre las personas vacunadas, hay un número de casos de trombosis cerebral en los jóvenes mayor”.

Desde hace varias semanas han surgido sospechas sobre posibles efectos secundarios graves, tras la observación en personas vacunadas con AstraZeneca de casos de trombosis atípica.

Ya se han identificado decenas de casos, varios de los cuales han tenido resultado de muerte. En Reino Unido ha habido 30 casos y siete muertes de un total de 18,1 millones de dosis administradas hasta el 24 de marzo.

Hasta ahora, la EMA ha argumentado que “no se ha probado ningún vínculo causal con la vacuna”, aunque es “posible”, y que los beneficios de la vacunación contra el coronavirus siempre superan los riesgos.

Para Paul Hunter, un especialista en microbiología médica de la Universidad de East Anglia entrevistado por AFP, “la evidencia apunta más bien en la dirección de que la vacuna Oxford-AstraZeneca es de hecho la causa”.

Como precaución, varios países han decidido dejar de administrar esta vacuna a determinadas franjas de edad, como Francia, Alemania y Canadá. Noruega y Dinamarca han suspendido su uso por ahora.

Por su parte, AstraZeneca aseguró en marzo que “no hay evidencia de agravamiento del riesgo”, y aseguró el sábado que la “seguridad del paciente” es su “principal prioridad”.

De hecho, los expertos de la Agencia Europea del Medicamento (PRAC) se reúnen esta semana para finalizar su evaluación de casos raros de coagulación sanguínea y su posible relación con la vacuna del Covid-19 de AstraZeneca, cuyo uso está paralizado en algunos países europeos para menores de 60 años a la espera de estas conclusiones.

En su último encuentro, el pasado miércoles, el PRAC no descartó la relación causa-efecto, pero tampoco encontró evidencias claras de un vínculo entre AstraZeneca y el desarrollo de coágulos sanguíneos con bajo número de plaquetas, por lo que la EMA seguía considerando que los beneficios de esta vacuna contra el Covid-19, una enfermedad con riesgo de hospitalización y muerte, siguen superando cualquier riesgo por efecto secundario.

Además de la investigación dentro del PRAC, la EMA convocó el 29 de marzo una reunión de expertos externos independientes de varias especialidades médicas, lo que incluye hematólogos, neurólogos y epidemiólogos, que debatieron aspectos específicos de los casos detectados, en busca de identificar factores de riesgo y datos adicionales para caracterizar los eventos observados de tromboembolismos y definir un riesgo potencial, en caso de que exista.

“Las personas vacunadas deben ser conscientes de la remota posibilidad de que se produzcan estos tipos muy raros de coágulos de sangre. Si tienen síntomas que sugieran problemas de coagulación como se describe en la información del producto, deben buscar atención médica inmediata e informar a los profesionales de la salud sobre su vacunación reciente”, subrayó la EMA, en plena evaluación.

La agencia está analizando todos los casos sospechosos de coágulos sanguíneos inusuales que las autoridades nacionales de cada país europeo le han notificado en las últimas semanas, desde que Austria diera la voz de alarma al retirar a principios de marzo un lote específico de AstraZeneca después de que una persona fuera diagnosticada con trombosis múltiple y muriera diez días después, habiendo recibido previamente una inyección de esta vacuna.

(Con información de El Mundo)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias