La demanda de gas natural se recuperará en el 2021

FOTO: Pixabay

La demanda de gas natural se recuperará con fuerza en 2021 y seguirá aumentando si los gobiernos no aplican políticas contundentes para llevar al mundo a la senda de las emisiones netas cero a mediados de siglo, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía.

Según el último informe trimestral de la AIE sobre el mercado del gas, que también ofrece una nueva previsión a medio plazo, se prevé que la demanda mundial de gas aumente un 3,6 % en 2021, antes de reducirse a una tasa media de crecimiento del 1,7 % en los tres años siguientes. Para 2024, se prevé que la demanda aumente un 7 % con respecto a los niveles previos a la crisis de 2019.

El crecimiento de la demanda de gas natural en 2021 refleja sobre todo la recuperación económica tras la crisis de Covid-19, pero en los años siguientes se verá impulsado en igual proporción por la actividad económica y por la sustitución del gas por otros combustibles más contaminantes, como el carbón y el petróleo, en sectores como la generación de electricidad, la industria y el transporte. Casi la mitad del aumento de la demanda de gas entre 2020 y 2024 procede de la región de Asia-Pacífico.

A pesar de que el crecimiento será más lento en los próximos años, la demanda de gas para 2024 tiende a ser más alta que las trayectorias de los escenarios climáticos de la AIE, especialmente la trayectoria establecida en la reciente Hoja de ruta hacia el cero neto para 2050. Para conseguir el objetivo de emisiones netas cero en 2050, se necesitan nuevas medidas para promover una mayor sustitución de combustibles y un aumento de la eficiencia. Este es el caso, sobre todo, de los mercados más maduros, en los que ya se ha materializado gran parte del potencial de sustitución del carbón o el petróleo por el gas.

Recomendado: ACP revela cómo Colombia puede aumentar reservas de gas hasta 2027

“El repunte de la demanda de gas demuestra que la economía mundial se está recuperando del impacto de la pandemia y que el gas sigue sustituyendo a los combustibles más intensivos en emisiones”, afirmó Keisuke Sadamori, director de mercados y seguridad energética de la AIE. “Pero es necesario aplicar políticas más contundentes para situar la demanda mundial de gas en una senda que permita alcanzar las emisiones netas cero en 2050, sin dejar de fomentar la prosperidad económica. Esto incluye medidas para garantizar que el gas se utilice de forma más eficiente. Al mismo tiempo, la industria del gas debe redoblar sus esfuerzos para cambiar a gases más limpios y con bajas emisiones de carbono, y actuar con rapidez y eficacia para hacer frente a las emisiones innecesarias de metano”.

El nuevo informe examina cómo la industria del gas puede reducir su huella de emisiones y alinearse con los objetivos de emisiones netas cero. Entre las principales áreas de actuación se encuentran seguir reduciendo la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria a lo largo de toda la cadena de valor, apoyar el desarrollo de gases de baja emisión de carbono y desarrollar soluciones de gestión del carbono para minimizar las emisiones de la combustión. En particular, la reducción de las emisiones de metano es una forma eficaz -en términos de tiempo y coste- de reducir la huella de la industria.

Destacado: Empresas en Colombia podrán pagar regalías con obras en donde operen

El aumento de la demanda previsto en el informe puede satisfacerse con activos convencionales que ya estaban aprobados o en desarrollo antes de la pandemia, principalmente en Rusia y Oriente Medio. También es probable que la oferta se complemente con nuevas inversiones en la producción de gas de esquisto de EE.UU. para apoyar la capacidad de exportación de gas natural licuado (GNL) que se está desarrollando actualmente.

El informe también señala la contribución del GNL para garantizar un suministro flexible y seguro, especialmente desde Estados Unidos, que representa la gran mayoría de la capacidad adicional de GNL que se pondrá en marcha en los próximos tres años. El fuerte crecimiento de la flota de buques de transporte de GNL también hará que los suministros sean más ajustables, ya que las carteras de pedidos actuales representan un aumento del 25% en el número de buques en los próximos dos o tres años. La capacidad de almacenamiento subterráneo, otra fuente fundamental de flexibilidad, aumentará un 7 % durante el periodo previsto.

Sin embargo, si no se adoptan medidas políticas contundentes para frenar la demanda de gas a largo plazo, la volatilidad del mercado y la preocupación por la seguridad del suministro pueden surgir hacia el final del periodo de previsión del informe.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias