Proyecto de ley de reducción de jornada laboral en Colombia, ¿qué implicaciones tiene?

Foto: Banco Mundial

La aprobación del proyecto de ley de reducción de jornada laboral en Colombia, que está a la espera de sanción presidencial, ha sido difundido como una noticia positiva para los trabajadores. Sin embargo, es clave informarse a profundidad sobre su proceso de gestión y de implementación y saber qué otras implicaciones podría tener en el ámbito empresarial.

Recomendado: Reducción de la jornada laboral en Colombia: ¿Cuál es el escenario?

Es por esto que Gloria Ávila, asociada de la firma boutique Godoy Córdoba Abogados, explicó que esta ley está contemplada bajo una implementación gradual, que comienza hasta los dos años transcurridos desde su entrada en vigencia, con la reducción de una hora semanal.

Es decir, a partir del 2023 se va a sentir el impacto de la ley ya que se reducirá a 47 horas semanales y así sucesivamente, hasta el cuarto año de vigencia, es decir, en el 2026, donde se cumplirá con la total reducción de seis horas que corresponderán a las 42 horas semanales.

Ahora bien, respecto a los retos que tienen las empresas, se presenta un efecto dominó generado de acuerdo al recargo por el trabajo suplementario y demás acreencias laborales. Esto obligaría a los empleadores a buscar eficiencias laborales y de producción, sin que afecte la operación y los servicios que ofrecen.

Es importante tener en cuenta que, con base en el incremento en los costos laborales que se avecinan, es posible que las empresas tomen medidas drásticas que exijan ajustes en la operación: podrían no generarse nuevos puestos de empleo en Colombia, dejarse estáticas las condiciones de trabajo actuales y el precio de los bienes y servicios se verá impactado, destacó la firma. 

Según cálculos entregados por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), el plan dejaría un costo anual cercano a los $26,9 billones. Lo anterior teniendo en cuenta que, para cubrir la carga de las horas no trabajadas en la semana, se tendrían que destinar $85.309 por cada uno de los 6,2 millones de empleados que en el país trabajan más de 40 horas a la semana.

Sin embargo, afirmo Ávila, no todo es negativo. Pues los pros que se presentan se centran en los trabajadores a quienes les apliquen las normas de trabajo y sus límites. Es decir, quienes no ejecuten actividades que puedan catalogarse de dirección, confianza o manejo, tendrán la posibilidad de generar horas extras y aumento en la base de su liquidación de sus acreencias laborales. (Ver más Finanzas Personales)

Asimismo, se presentará un mejor balance en la vida personal y familiar de los trabajadores, influyendo positivamente en el clima laboral.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias