Por déficit, Transmilenio de Bogotá dejaría de operar en agosto

Bus de Transmilenio. Foto de Webpicking.com.

El Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá, que incluye a Transmilenio, arrastra un déficit financiero de $1,15 billones.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, dijo que sin recursos nuevos, el sistema de transporte público de Bogotá tendría que cerrar en agosto pues no tendría caja suficiente para poder operar. Vea más en Empresas.

Así lo indicó la mandataria de la capital de Colombia, al explicar la propuesta de adición al presupuesto para la reactivación económica que se discute en el Concejo de Bogotá, la cual incluye $1,15 billones con los que se pretende compensar las pérdidas que ha dejado la pandemia en la empresa de transporte público a los bogotanos.

“Sin recursos nuevos el Sistema de transporte público masivo de Bogotá en agosto tendría que cerrar porque no tendría recursos con qué operar y eso es absolutamente imposible, sería como dejar a Bogotá sin agua o sin educación”, comentó López.

Cabe recordar que una de las actuales propuestas de la reforma tributaria, llamada por el gobierno Proyecto de Ley de Inversión Social, la cual se tramita en el Congreso, busca adicionar $1 billón en recursos que cofinanciarán las necesidades de seis sistemas de transporte público que se encuentran en déficit en Colombia.

Recomendado: Bogotá-Cundinamarca tendrán Programa Integral de Movilidad a 2035

“El Gobierno Nacional va a cofinanciar el 50 % del déficit que le causó al Sistema el Covid. En el año 2020 y año 2021 el Sistema, y todos los sistemas de transporte masivo en Colombia, han tenido unas pérdidas muy grandes, entonces tenemos que hacer una vaca, literalmente”, indicó López. 

Por su parte, el gerente de Transmilenio, Felipe Ramírez, afirmó que el Sistema precisa de recursos adicionales para poder garantizar su operación a partir del mes de septiembre y hasta fin de año. El funcionario lo explicó en medio del debate que ha surgido a raíz de la adición de presupuesto para la reactivación económica que se discute en el Concejo de Bogotá, la cual incluye $1,15 billones con los que se pretende compensar las pérdidas que ha dejado la pandemia en la empresa de transporte público de los capitalinos.

El déficit financiero que trae el Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá tiene dos componentes: por una parte, como ocurre con la gran mayoría de sistemas de transporte público masivo a nivel mundial, los costos operacionales son mayores que los ingresos recibidos por el pago de la tarifa, razón por la cual estos deben ser subsidiados para no elevar el costo del pasaje para los usuarios. El otro factor que incidió en el déficit fue la pandemia del Covid-19, pues con las restricciones de movilidad y las nuevas dinámicas sociales que produjo la coyuntura, la demanda de usuarios se redujo hasta en un 84% y actualmente se encuentra cerca del 50% de la demanda usual.

En una entrevista concedida a Blu Radio, Ramírez manifestó que Transmilenio podría dejar de funcionar en agosto próximo por falta de liquidez y necesita un rescate económico que debería ser aprobado en el Concejo de Bogotá. Según el funcionario, la pandemia llevó a que el sistema necesitara más recursos debido a la disminución en la operación y a la reducción en la cantidad de pasajeros transportados, pero que esa financiación no se ha dado.

También señaló que ese dinero es para que Trasmilenio pueda funcionar al menos, hasta diciembre de 2021. “Con esto garantizaríamos la movilidad de las personas vulnerables. El 87 % de personas que se mueven en Transmilenio son estratos 1, 2 y 3”, puntualizó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias