Los ODS como una oportunidad para las empresas en tiempos complejos

La crisis sanitaria causada por la pandemia del Covid-19 ha generado retos apremiantes para el sector empresarial. De acuerdo con el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina – CODS, América Latina y el Caribe estarían cerca de sufrir una recesión histórica, teniendo en cuenta que en el 2020 el índice de contracción regional fue de 6.8 %. Si bien la Cepal anunció recientemente que el crecimiento de la región para el 2021 sería del 5.2 %, esta cifra no sería suficiente para asegurar un crecimiento sostenido, dado que la crisis sanitaria agudizó las problemáticas estructurales existentes en la región.   

Vea más sobre Valora Sostenible.

Frente a este panorama, ¿cómo pueden las empresas de América Latina contribuir en este escenario tan complejo? La clave está en la sostenibilidad y en la conciencia del impacto que sus prácticas tienen, no solo en el medio ambiente sino en la sociedad en general. Durante siglos las industrias en el mundo funcionaron con una evidente desconexión de su entorno. Esos días han llegado a su fin.

Hoy las compañías le apuestan a incorporar los Objetivos del Desarrollo Sostenible – ODS en sus prácticas y formulaciones estratégicas, con el fin de generar un desarrollo que satisfaga las necesidades actuales sin repercutir negativamente en el de las generaciones venideras y entendiendo que este compromiso es clave para su éxito empresarial.

De acuerdo con el profesor Bart van Hoof, de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, en los años setenta los parques industriales eran vistos como fuentes de desarrollo, mientras que hoy son asociados con factores más negativos, como la contaminación. Asimismo, agrega que las sanciones sociales a las empresas que vulneran el medio ambiente comenzaron a aumentar en la década de los 2000 con la llegada de las redes sociales y la creciente conectividad en el planeta. Es así como las compañías empezaron a ser evaluadas por sus impactos ambientales y sociales, y no solo por su aporte económico a la sociedad.

Recomendado: Podcast | La naturaleza envía un ultimátum para salvar el planeta

De cara a esto, Protección, ha ratificado su compromiso con los Objetivos y metas de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y con la transición hacia prácticas más amigables y conscientes con su entorno. Al respecto Juan David Correa, presidente de la compañía argumenta: “existe un llamado global a gestionar los recursos de forma racional, con visión de futuro. Esa es precisamente una de las más importantes lecciones que nos ha dejado el Covid-19: no podemos seguir viviendo ni consumiendo de la forma en que lo veníamos haciendo; urgen acciones a favor de la sostenibilidad del planeta y, por ende, de nuestra propia especie.

Conscientes de ese llamado, las empresas debemos emplear acciones con planes enfocados en la reducción de nuestro impacto negativo en el medio ambiente y en encontrar nuevas formas de contribuir positiva y sustancialmente a la vida en sociedad”.

Este despertar por parte de la sociedad es, en consecuencia, un llamado a las empresas a que midan sus acciones en relación con el potencial impacto que puede tener en la sociedad. Al respecto, las Naciones Unidas han categorizado la contribución de las compañías a los ODS desde tres enfoques: el desarrollo de acciones filantrópicas, no relacionadas con las actividades de la empresa y que tienen principalmente un beneficio reputacional, la implementación de actividades vinculadas a la operación de la empresa para reducir los impactos negativos y potenciar aquellos positivos para los grupos de interés, lo cual puede beneficiar a la organización con la reducción de costos, la fidelización de los clientes, la eficiencia operacional, entre otros.

Finalmente, el tercer enfoque planteado por la ONU se componepor el desarrollo de productos y servicios innovadores relacionados con la actividad de la empresa y que contribuyan a las metas establecidas para los ODS mientras que generan nuevas oportunidades para el negocio.

Destacado: Senado de EE. UU. traza propuesta de $3,5 billones para energía limpia y asuntos sociales

Compañías como Protección, particularmente, se han acogido a marcos de acción como la inclusión de los criterios ASG dentro del proceso de toma de decisiones con el fin de fortalecer el compromiso con el objetivo de gestionar mejor el riesgo, procurar retornos en modelos de negocio sostenibles a largo plazo y alinear el capital gestionado con objetivos de sostenibilidad. Conscientes de que con este tipo de inversiones es posible contribuir de manera consciente a superar los retos actuales, mientras se generan retornos financieros e impactos socio-ambientales positivos, dado que la inversión sostenible, además de ser una estrategia de competitividad, permite a las organizaciones generar valor y apalancar el crecimiento y solidez de cara al futuro. 

Adicionalmente la compañía ha hecho un trabajo responsable identificando con claridad los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los cuales genera impacto directo a través de su propósito, de acuerdo con Juan David Correa, CEO de Protección:

ODS 8. Trabajo decente y crecimiento económico

“Protección administra más de COP 110 billones. Gestionar estos valores nos convierte, sin duda alguna, en actores determinantes del crecimiento económico del país. Participamos activamente en dinámicas públicas que promueven sistemas pensionales equitativos, justos e incluyentes al igual que la formalización del trabajo en cualquiera de sus modalidades. Administramos con responsabilidad el ahorro de los colombianos apalancando proyectos de desarrollo para el país y generamos empleo a 2000 personas que, sumadas a sus familias, se favorecen de los beneficios monetarios y no monetarios que van más allá de las obligaciones legales buscando su desarrollo y empleabilidad”.

ODS 9. Industria, innovación e infraestructura:

“A través de la innovación, creamos nuevo valor, significativo y diferenciado, orientado al cliente, con el fin de aumentar la competitividad, productividad y el crecimiento del negocio. Buscamos reducir los riesgos de obsolescencia, apalancar la transformación y fortalecer la cultura de innovación. A través de la tecnología, optimizamos la operación del negocio y fortalecemos el relacionamiento con los clientes para una mejor gestión de su ahorro, la toma de decisiones informadas y por tanto un mejor futuro que se traduce en desarrollo”.

Asimismo, la Compañía logra impactos adicionales a otros ODS desde su quehacer.

ODS 1. Fin de la pobreza: “nuestro aporte a este ODS se manifiesta en la adecuada gestión que hacemos de los recursos que nos confían. Así logramos generar bienestar futuro”.

ODS 4. Educación de calidad: “para Protección ofrecer asesoría que facilite la toma de decisiones es el eje para el relacionamiento con nuestros clientes durante su ciclo de vida, por eso entregarles permanentemente información y educación de calidad se convierte en el factor clave para generar relaciones de largo plazo”.

ODS 12. Producción y consumo responsable y ODS 13 acción por el clima: “evidenciamos nuestro compromiso con este ODS a través de nuestras inversiones responsables y a través de una operación amigable con el medio ambiente que facilite la sostenibilidad de los negocios”.

ODS 17. Alianzas para lograr objetivos: “como actor dentro del bienestar financiero y el territorio de la anticipación sabemos que solos no podríamos sortear los retos sociales, económicos y ambientales que tenemos, por eso buscamos permanentemente la articulación con los diferentes actores de la sociedad, como las autoridades, los gremios, los ciudadanos, academia”.

Puedes escuchar: Podcast | ¿Cuál puede ser el futuro de los plásticos de un solo uso?

Estos aportes, sin duda, traerán beneficios continuos a Protección como compañía, los cuales se verán reflejados no solo en cifras, sino en la mejoría del entorno en el cual opera la empresa. Asimismo, en factores cualitativos como la confianza y aceptación que continuará consolidando en la sociedad colombiana.

En la actualidad, las empresas a nivel mundial cuentan cada vez más herramientas para comprender cuál puede ser su aporte, consultar las ventajas de contribuir a los ODS y asumir compromisos públicos al respecto. Beneficios como la oportunidad de identificar oportunidades de negocio y atraer capital, la capacidad de fortalecer las relaciones con los grupos de interés, la posibilidad de estabilizar sociedades y mercados, al contribuir a su desarrollo y al acceso a productos y servicios y finalmente, potenciar el valor de la sustentabilidad corporativa, incluyendo la atracción de talento y preferencia de los clientes, son las oportunidades que tienen hoy las empresas gracias a la implementación de mejores prácticas en su quehacer.

Es así como el desarrollo sostenible se configura como un reto para mejorar, expandir y perfeccionar las prácticas empresariales, lo cual significa una oportunidad para contribuir positivamente al medio ambiente y la sociedad mientras las compañías se consolidan como actores relevantes en la sociedad y aliados de los ciudadanos.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias