La post pandemia haría más atractivo el mercado latinoamericano para inversionistas

Cushman & Wakefield ha lanzado los resultados de su Estudio de Mercado de Capitales de Suramérica, mostrando cómo se comporta cada país, cuáles son sus fortalezas para los inversionistas y las perspectivas que tendrán para 2021 las oficinas de altas especificaciones. Vea más noticias sobre Empresas.

Según este Capital Markets Suramérica, frente a la pandemia e inestabilidad mundial, el apetito por activos más resilientes y a prueba de crisis, como multifamiliares e industriales, sigue creciendo continuamente en toda la región, siguiendo las tendencias de los mercados de capitales inmobiliarios y en el escenario post pandemia, Suramérica se vislumbra como un escenario atractivo para los inversionistas.

Este estudio recogió las experiencias y cifras de mercados de Brasil, Argentina, Colombia, Chile y Perú, basado en el escenario actual afectado por la pandemia del Covid-19, analizando las inversiones en oficinas corporativas, evidenciando cómo reaccionaron los mercados de capitales durante el brote, involucrando los indicadores como Cap Rates, IED (inversión extranjera directa), datos CRE, T Bonds, entre otros, y dando una prospectiva de lo que se podría esperar a lo largo del 2021 en el sector empresarial de la región.

La pandemia vs mercado

Cambios significativos se han dado en medio de la pandemia. Fenómenos de migración rural evidencian la necesidad de inversión en infraestructura para limitar este fenómeno y favorecer la urbanización eficiente y traer desarrollo.

Otro factor destacado por el Capital Markets Suramérica de Cushman & Wakefield, es que en el escenario post pandemia la devaluación de varios activos durante la crisis sanitaria, en la mayoría de los países latinoamericanos, elevará su atractivo inversionista, de tipo más oportunista, con la oferta de varios activos gubernamentales o de empresas con dificultad financiera debido a la crisis generada por la pandemia.

Además, según lo afirma Marc Royer, director de Capital Markets Suramérica, si bien todavía existe un enfoque de esperar y ver por parte de los inversores, causado por la interrupción del Covid en sectores específicos más afectados por la pandemia, el apetito por activos más resilientes y a prueba de crisis, como multifamiliares e industriales, ha crecido continuamente en toda la región, siguiendo las tendencias de los mercados de capitales inmobiliarios del mundo. 

La pandemia y sus consecuentes restricciones han provocado cambios importantes al sector inmobiliario corporativo (o a la industria de “comercial real estate”), impactando fuertemente los rendimientos de algunas clases de activos versus otros. Estos impactos han sido más o menos profundos en cada país. A su vez, la necesidad de inversión para seguir desarrollando la oferta inmobiliaria en los mercados de nuestra región, combinado con los buenos retornos que presenta este sector a largo plazo, debería mantener el apetito de los inversores a seguir incrementando su exposición a esta categoría de activos, sugiere Marc Royer de Cushman & Wakefield.

Recomendado: Tras la pandemia, el 89 % de los colombianos prefieren experiencias en las que puedan aprender algo nuevo

En el caso colombiano, el panorama debe ser revisado en las actuales circunstancias de desequilibrio social, pero en materia económica representa en 2021, desafíos y oportunidades, ya que el Gobierno debe generar una serie de medidas para crear oportunidades de inversión y clima de negocios, según Juan Carlos Delgado, country manager de Cushman & Wakefield.

Ya se han impulsado en el país iniciativas relacionadas con incentivos fiscales y para la construcción, procesos de modernización, apoyo al comercio electrónico  y zonas francas , pero se espera que con las iniciativas de reactivación económica y el despliegue de la vacuna, la economía del país se active más rápidamente, ayudando a que la ocupación de oficinas clase A no disminuya y las empresas constructoras puedan continuar con sus proyectos, que actualmente se encuentran en proceso de aprobación y / o en proceso, que equivalen a unos 800.000 m2 para los próximos años, según Delgado de Cushman & Wakefield.

La inversión en Colombia, un punto a favor

Durante el año 2020, a pesar de la pandemia y los efectos colaterales en el mercado de oficinas, los Cap Rates no se vieron fuertemente afectados. En cada ciudad evolucionaron de acuerdo a condiciones locales políticas, económicas y monetarias sin regirse por tendencias generales. Como resultado se ve una evolución dispar en toda la región.

¿El mercado de oficinas acabará?

Muchas empresas han migrado en medio de la pandemia a un modelo híbrido de ocupación de oficinas, pero este sector tiene la ventaja de tener contratos a largo plazo disminuyendo así la desocupación. En este sentido, el estudio muestra que en Suramérica Buenos Aires fue la ciudad más afectada por el aumento de la tasa de desocupación (7,3% en 2019 a 12,9% en 2020), seguido de Bogotá (9,3% en 2019 a 13,6% en 2020).

Con todo esto, la reflexión que hace el estudio de Capital Markets, es que el mercado de oficinas debe aprovechar la oportunidad para reevaluar sus estrategias, hacer frente a los desafíos tecnológicos, del espacio de trabajo y ofrecer soluciones prácticas a alternativas específicas para maximizar los resultados comerciales, ya que vienen meses de recuperación.

Para el segundo semestre de 2021 se espera un moderado crecimiento, dada la reactivación económica, para la mayoría de los países sudamericanos, relacionado con la expectativa de reapertura de actividades; en el tercer trimestre se vería un buen desempeño dado por la inmunización y el proceso de reapertura, combinado con tasa de interés estabilizada, excepto en Brasil y Colombia, que esperan un aumento de 125pb y 25pb, respectivamente, y se cerraría en el cuatro trimestre, dependiendo de la inmunización, con una sólida reanudación de actividades de arrendamiento, mejores precios de los activos para asumir después de la pandemia, lo que puede acelerar el apetito de los inversores por asumir riesgos, lo que supone un nivel más bajo de tasas de capitalización.

Por eso, los mercados de Suramérica están preparados para en un escenario post pandemia, tener nuevos proyectos que soporten la demanda de oficinas de altas especificaciones. Bogotá se posiciona como uno de los mercados con más proyección de la región, con más de 143.000 m2 en construcción para entregar para los próximos tres años, considerando solo oficinas prime, lo que representa un incremento del 8.5 %, frente al actual inventario ocupando la tercera posición en la región.

Este entorno positivo de crecimiento de nuevos inventarios en casi todos los mercados de América del Sur, además de las expectativas de recuperación económica para el segundo semestre, crean una oportunidad única para invertir en una etapa temprana de institucionalización de la inversión inmobiliaria en las grandes ciudades de la región, con la posibilidad de entrar con menos competencia a precios más atractivos.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias