La aceleración de las tendencias tecnológicas y su impacto en las nuevas formas de trabajar

El mundo se venía encaminando hacia la transformación digital, sin duda, la llegada de la pandemia aceleró dicho proceso y hoy nos encontramos en un panorama completamente diferente al que veníamos acostumbrados en las últimas décadas. Vea más de Empresas.

El escenario que nos impuso el Covid-19 le abrió los ojos al mundo sobre lo que ya se sabía desde antes, y es que la tecnología es la piedra angular del futuro y justamente la protagonista de la nueva dinámica laboral.

Según la cuarta edición del Ranking de Innovación de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI) publicado al cierre de 2020, las compañías vienen aumentando la inversión en innovación y transformación digital, pues en 2017 destinaban sólo 2,7 % de las ventas, pero ahora esta cifra aumentó a 4 %, lo que representa cerca de $24 billones en actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación. De acuerdo con el Ranking, 23 % de las compañías participantes afirmó que ante la coyuntura mantendrían su presupuesto intacto y 67 % dijo que tiene planes para incrementarlo.

Parte de esta adopción tecnológica ha comenzado a permear en las empresas, originando una modalidad del trabajo híbrido, el cual consiste en una configuración en la que los empleados tienen la flexibilidad de trabajar desde la oficina o en cualquier otro lugar en el que tengan acceso a las herramientas que necesitan para realizar su trabajo.

Esto implica una importante inversión de las empresas en tecnología adecuada para respaldar eficientemente a sus colaboradores en esta forma de trabajo. Un modelo de este tipo puede ayudar a las organizaciones a aprovechar al máximo el talento donde quiera que resida, reducir costos y fortalecer el desempeño organizacional.

Recomendado: Seguridad digital: clave para la reactivación económica

Una encuesta realizada por la firma Cifras y Conceptos y la Universidad del Rosario reveló que alrededor de 55 % de la población colombiana prefiere trabajar en un modelo híbrido flexible, combinando la asistencia a las oficinas con trabajo en casa, una vez inicie el regreso a la presencialidad.

Además, sólo 31 % de los encuestados seleccionó trabajar totalmente presencial, mientras que 14% quiere permanecer en la virtualidad. A su vez, alrededor de 67% de las personas entre 26 y 35 años se inclina por un modelo híbrido, mientras que 60% de los mayores de 35 años seguiría presencial.

“Los empleados quieren tener todo el rendimiento posible y la flexibilidad de hacer lo que necesitan en cualquier espacio, ya sea en la oficina, trabajando desde casa, en un aeropuerto o incluso en el avión. Eso es lo que se traduce en productividad y lo que ofrecemos desde AMD”, aseguró Mónica Casas, Gerente de Desarrollo para Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia de AMD.

A la vez, esto significó un desafío para la industria tecnológica, puesto que tuvo que adaptar su oferta e innovar rápidamente para entregar soluciones que se adaptaran a la creciente demanda de herramientas más eficientes. Además, con los modelos remotos, las empresas pueden contratar a personas de distintas partes del mundo y conformar equipos multiculturales para enriquecer la organización, al permitir el intercambio de ideas y tendencias de diferentes mercados.

Para lograr lo anterior, es indispensable que las empresas aumenten su inversión en tecnología de alto rendimiento y provean a sus trabajadores con equipos que les permitan la flexibilidad que demandan.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias