Alto costo de tener carro en Colombia hace crecer el renting de vehículos

TOYOTA
Vehículo con emblema de Toyota

De acuerdo con un estudio un colombiano debe invertir más del 500% de su salario anual para comprar y mantener un vehículo nuevo.

Es de público conocimiento que el tener un carro representa más un gasto que un beneficio. Sin embargo, para la mayoría de colombianos y especialmente para aquellos que viven en las grandes ciudades el tenerlo se convirtió en una necesidad para movilizarse, pero también en una propiedad a la que culturalmente todos desean poseer como sus legítimos dueños. Vea más en Finanzas Personales.

No obstante, hace tan sólo algunos días un estudio realizado por ‘Scrap Car Comparison’ reveló que Colombia era el tercer país más costoso para comprar y mantener un carro nuevo por debajo de Turquía y Argentina.

Para esta investigación se tuvo en cuenta factores como las cifras oficiales del salario, el costo de compra promedio de vehículos 0km, el seguro, las reparaciones, la gasolina y el gasto del mantenimiento en más de 40 naciones a nivel mundial. Con estos datos, la compañía señaló que un colombiano debe invertir más del 500% de su salario anual para la manutención y compra de un carro nuevo.

Eso quiere decir que si se tiene un sueldo mínimo de $908.526, lo que representaría a fin de año unos $10.902.312, se vería obligado a pagar aproximadamente unos $65.413.872 para comprar y  mantener un carro en buenas condiciones. 

Esto, sin contar con gastos como el del impuesto vehicular que se calcula de acuerdo con el valor comercial del vehículo y según el avalúo que cada año hace el Ministerio de Transporte. Para este año, los vehículos con avalúo de hasta $48.029.000 tenían que pagar el 1,5 por ciento de ese valor; mientras que aquellos que superan ese tope hasta los $108.063.000 estaban obligados a pagar el 2,5 por ciento y los que superan el límite de $108.163.000, el 3,5 por ciento.

A eso sumemos los costos del Soat, seguros todo riesgo, las reparaciones o visitas al taller, repuestos e incluso las lavadas. Sin olvidar, la depreciación del vehículo que diferentes especialistas han señalado iría alrededor del 10 al 15% tan solo con salir del concesionario.

Recomendado: Compra de vehículos nuevos en Colombia creció 57 % a junio

¿Cómo reducir ese gasto al adquirir un vehículo?

De esta manera el ser propietario de un automóvil se convierte más en un gasto que en una verdadera inversión. Tanto así que en América Latina empiezan a surgir tendencias que son más flexibles y se adaptan a las necesidades de las personas.

“Con el auge de la economía digital surgieron nuevas formas de hacerse con un carro, como el servicio por suscripción o Renting. En el cual, no se necesita de una cuota inicial, ni afecta la capacidad de endeudamiento del tomador y les da la posibilidad a las personas de cambiar el carro cada 3 años”, señaló José Garcia, CEO y cofundador de Alkirenting.com, plataforma especializada en ofrecer este tipo de modelo de alquiler en Colombia.

Así mismo, agregó que en diferentes ocasiones las personas suelen pensar que por no ser dueños del vehículo se estaría generando una mayor pérdida económica, pero como ya varios estudios lo han demostrado éstos se desvalorizan a diario y requiere de muchos gastos, mientras que usando este tipo de modalidades de renta el usuario estrena carro y siempre ahorra.

Además, el Renting cada vez más está a la vanguardia de las nuevas generaciones, teniendo en cuenta el éxito de modelos de negocios de empresas como: Netflix, Spotify, Airbnb, Muvo, entre muchas otras, que muestran tanto en la suscripción como en el alquiler, un modo de satisfacer las necesidades de los usuarios al prestarles un servicio o un bien a un bajo costo, por una temporalidad y sin la necesidad de incurrir en otros tipos de gastos.

Adicionalmente un informe de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) sobre la accesibilidad de vehículos en América Latina, mostró a partir de un modelo estándar que en Colombia se necesita destinar 63 salarios mínimos (tomando como muestra el salario en 2020) de US$261 para adquirir un vehículo con un costo de US$16.379.

Es decir, sin contar el aumento salarial, un colombiano tardaría aproximadamente cinco años y dos meses para terminar de pagar un vehículo que a su vez ha perdido valor en el tiempo.

Así mismo el Renting se volvió una gran oportunidad para las empresas que requieren de una flota de vehículos para su operación logística, comercial, y operativa sin necesidad de afectar su flujo de caja, ni asumir grandes riesgos sobre su capital.

Las compañías igualmente adquieren una menor carga fiscal o tributaria, ya que, el renting al tratarse de un arrendamiento operativo el canon corresponde a un gasto y es deducible en un 100% del impuesto de renta.

El cofundador de Alkirenting.com explicó que otra opción que surgió en el mercado para las micro, pequeñas y medianas empresas quienes ya cuentan con una flota de vehículos y necesiten obtener financiación a partir de sus activos es el Rentback.

“Este es un modelo que le permite a las personas y empresas obtener financiación inmediata al vender sus vehículos a una entidad financiera sin la necesidad de perder el bien, ya que puede seguir usándolo a través de un contrato de Renting”, explicó Garcia.

Según cifras de la Agremiación para el alquiler de vehículos (Asorenting), el país cuenta con más de 40.000 vehículos para alquiler en todos los segmentos: livianos, utilitarios y pesados; cuyo uso va más allá del turismo. Dentro de este mercado, Alkirenting.com en sus primeros seis meses del año tiene más de 250 vehículos a disposición de conductores y empresas y espera cerrar el 2021 con más de 700 unidades en alquiler.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias