Estos son los retos macroeconómicos para Latinoamérica, según Fitch Ratings

Foto: Fitch Ratings

La proporción de países de Latinoamérica y el Caribe con perspectivas negativas para el soberano regresó a los niveles que se tenían antes de la pandemia del Covid-19, correspondiente al 37 % de las naciones de la región revisadas por Fitch Ratings.

La agencia prevé un crecimiento regional del 6,4 % en 2021, gracias a la recuperación global, los altos precios de las materias primas y el avance de la vacunación contra el Covid-19, que ha facilitado la reapertura de las economías.

En ese contexto, las presiones inflacionarias son una amenaza latente, lo que ha llevado a los bancos centrales a elevar las tasas en la mayoría de las naciones. La calificadora considera que el déficit fiscal de los mercados de Latinoamérica se mantendrá en 4,5 % para 2021.

Fitch Ratings revisó los asuntos determinantes en la agenda macroeconómica de los países de la región y estos fueron sus apuntes sobre las principales economías de Suramérica.

Tabla: Fitch Ratings

Argentina

Fitch ve que Argentina pasa por otro momento de shock en los mercados por cuenta de la coyuntura electoral. El partido de Gobierno perdió las primarias, en septiembre, y se prepara para las legislativas de noviembre, en un escenario de poca popularidad para el ejecutivo Alberto Fernández.

Esa situación, dice la calificadora, ha llevado a las autoridades a redoblar las políticas fiscales, salariales y cambiarias populistas a corto plazo, lo que aumentará los desequilibrios macroeconómicos y agotaría, aún más, los colchones financieros después de las elecciones.

Si bien para 2021 proyectan un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 7,4 %, esa proporción para 2022 sería del 1,8 %, marcando una desaceleración en la evolución del PIB.

El déficit primario del gobierno federal se ha reducido rápidamente hasta el 2,7 % del PIB, considerando que en agosto de 2020 este fue del 6,4 %. No obstante, ese déficit terminaría en 3,4 % para cierre del presente año.

Brasil

La economía de Brasil se está viendo impulsada por los altos precios de las materias primas y la reapertura en la economía que se dio gracias al avance de los estados en la vacunación contra el Covid-19. Esos factores facilitarían un crecimiento del PIB del 5 % en 2021, aunque se prevé una desaceleración para 2022.

El país está viendo niveles récord en la inflación, que en septiembre fue la más alta desde 1994, al registrar una variación interanual del 10,25 % y mensual del 1,16 %.

Fitch Ratings ve un contexto de retos fiscales para Brasil por el déficit de la deuda del Gobierno, que supera el 80 % del PIB, y también llamó la atención sobre el debilitamiento del marco fiscal y el riesgo de erosión de las reservas internacionales.

Gráfico: Fitch Ratings

Chile

Los chilenos elegirán al próximo presidente o presidenta y a un nuevo Congreso en noviembre, en el marco de una fase de cambios para el país por la Convención Constituyente. Ese escenario hace que Fitch considere que las reformas fiscales son importantes en la agenda política.

Por eso, la calificadora considera que Chile está en un “fuerte ciclo político” en el que se están debatiendo asuntos clave de la nación. Esto se da en un contexto de altas expectativas para el crecimiento de la economía de hasta el 10,8 % en 2021, lo que le consolida como uno de los mercados de la región con la recuperación más avanzada.

Sin embargo, la calificadora ve riesgos si se deterioran el marco económico institucional, las finanzas públicas y el liderazgo en los asuntos macroeconómicos.

Colombia

La deuda del Gobierno de Colombia llegará al 60,8 % del PIB en 2021, más del doble de cuando el país recibió la calificación de ‘BBB’ por parte de Fitch Ratings en 2011. Esa agencia cree que el nivel de deuda se mantendrá al alza.

En la agenda están las elecciones presidenciales y a Congreso del primer semestre de 2022, aunque la firma se mostró confiada en que estas no representen grandes cambios para la nación suramericana. “Esperamos una amplia continuidad de la política macroeconómica sin importar quién gane la Presidencia”, escribió en su informe.

Entre los factores que podrían generar efectos negativos para la economía de Colombia, la agencia resaltó el estado de las finanzas públicas, debido a la “imposibilidad de lograr la consolidación fiscal”, lo que está llevando a un deterioro en la relación deuda-PIB del Gobierno en comparación con la mediana de pares ‘BB’.

Fitch Ratings ve probable una disminución de las perspectivas de crecimiento a mediano plazo muy por debajo del potencial histórico del país, que es del 3,5 %, lo que llevaría a niveles altos y continuos de desempleo y pobreza.

En tanto a las finanzas, resaltó que ve un mayor aumento de la deuda externa neta con respecto al PIB, lo que aumenta las vulnerabilidades externas.

Gráfico: Fitch Ratings

Perú

“La incertidumbre política se ha incrementado, afectando la confianza en los negocios, la inversión y las expectativas para el PIB real de 2022 y 2023”, escribió la calificadora, que vio con preocupación los intentos del exprimer ministro, Guido Bellido, de nacionalizar a gas de Camisea.

Las tensiones entre el Gobierno de izquierda de Pedro Castillo y el Congreso, que es mayoritariamente opositor, están marcando la agenda del país y generan retos de gobernabilidad.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias