Seguridad energética, la clave para impulsar el sector en Colombia

El presidente de Hocol (filial de Ecopetrol), Rafael Guzmán, explicó que existe una correlación entre el consumo de energía por cada persona y el ingreso per cápita en diferentes países. Para más información de energía haga clic aquí.

“Lo que se ve es que hay países que tienen bajo consumo de energía y tienen también menores ingresos per cápita; como ejemplo están los países como Nigeria, Sudán, Etiopía y Haití que cumplen con la premisa”, explicó el ejecutivo.

Entre tanto, Guzmán indicó que la energía se ha presentado tradicionalmente con un modelo de trilogía: abundante (oferta), accesible (suministros) y asequible (bajos costos). Pero con el pasar de los años ese modelo se ha ido transformando con conceptos que han ido variando poco a poco.

Un ejemplo de ello es que ahora se habla de seguridad energética que refleja la capacidad de un país para cumplir con la demanda de energía vigente y a futuro de forma confiable y de resistir y recuperarse rápidamente de los choques del sistema con una interrupción mínima de los suministros.

En segundo lugar, se habla de la energía equitativa que evalúa la capacidad de un país de brindar acceso universal a energía asequible, abundante y a un precio justo, para uso doméstico y comercial.

Recomendado: En nueva subasta de energías renovables en Colombia, habilitadas 61 empresas

En tercer lugar, se habla de que la energía debe ser sostenible ambientalmente (este concepto es más reciente que los anteriores, hace poco menos de 30 años que se ha venido adoptando) y representa la transición del sistema energético de un país hacia la mitigación y la prevención de posibles daños ambientales y los impactos del cambio climático.

Opciones para entregar energía limpia

De acuerdo con Rafael Guzmán, las anteriores propuestas son las soluciones que en la actualidad los ingenieros están planteando para resolver el tema de la sostenibilidad de la energía.

El presidente de Hocol explicó que Colombia aún no es muy eficiente con el uso de la energía; por ejemplo, en la parte residencial la eficiencia actual es de 18 %, es decir, que el 82 % de esta se desperdicia. Por el lado del transporte, se utiliza el 24 %, los terciarios el 34 % y la industria un 55 %. En total, la eficiencia actual energética en el país es solo del 31,4 %, pero tiene un potencial de subir hasta un 62,3 %.

Según expuso Guzmán, el gas natural contribuye con la sostenibilidad ambiental logrando el título de combustible de transición; lo anterior porque tiene un 30 % menos de emisiones de CO2 en comparación con las otras fuentes de hidrocarburos.

En cuanto a las emisiones de material particulado que se genera al hacer la combustión, con el gas se reducen en 98 %, lo que implica una mejor calidad de aire. Para el ejecutivo de Hocol, el gas es un energético que es abundante, accesible y asequible; funciona como respaldo de las energías renovables, tiene una infraestructura desarrollada en Colombia y es la mejor sustitución a la leña.

Seguridad energética

¿Hay o no hay gas en Colombia? Según el líder de Hocol, si se ve solo desde las reservas probadas, el país tiene cerca de tres teras de gas: lo que alcanzaría para 7,7 años aproximadamente, si se continúa consumiendo de la misma manera como se ha hecho hasta el momento.

Recomendado: Gerente EPM: Hidroituango sí generará energía antes de terminar 2022

Ahora bien, si se incluyen las reservas 3P; es decir, probadas, probables y posibles, las estimaciones ya aumentan a cuatro teras de gas, aumentando unos dos o tres años más para la seguridad energética colombiana. Adicional a esto, en el país hay recursos contingentes; o sea, una cantidad de gas que aún no es reserva porque tiene algún tipo de contingencia: falta de conexión, altos costos u otro tipo de inconveniente.

Pero, si se tienen en cuenta los recursos contingentes que han venido creciendo en los últimos años (pasaron de 2,3 teras a 2,6 teras a 2020), es probable que en Colombia se dupliquen las reservas probadas de gas, transformando los recursos contingentes a reservas.

“¿Qué otros recursos tenemos? Pues tenemos costa afuera y yacimientos no convencionales; por ejemplo, en costa afuera se esperan 9,6 teras de gas, es decir, más de tres veces lo que tenemos en reservas probadas. Y con las no convencionales pueden ser hasta ocho veces lo que ya se tiene en reservas probadas”, precisó Guzmán.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias