¿Cómo se podría mitigar una crisis de gas en Colombia?

Durante los últimos cinco años, en Colombia el gas se ha vuelto un tema central dentro de los debates energéticos, muchos de ellos centrados en la preocupación de decenas de expertos que aseguran que el país pronto entrará en una crisis de gas que impactaría directamente en el bolsillo de los colombianos. Para más información de energía haga clic aquí.

Colombia, por ahora, es capaz de producir gas para su consumo, de ahí la importancia de implementar medidas que, en lo posible, le garanticen su autoabastecimiento; de lo contrario, si el país se ve obligado a importar gas, probablemente, el precio que pagan los hogares por la molécula aumentaría.

Según Álvaro Josué Yáñez, socio de CMS Rodríguez–Azuero, de llegar al desabastecimiento, sería necesario recurrir a otras fuentes de energía potencialmente más costosas. “Siendo éste un combustible de uso cotidiano en millones de hogares colombianos, lo que suceda con su disponibilidad afectaría directamente la economía de cada uno de esos hogares”, precisó.

Para Yáñez esta situación no es reciente, “las proyecciones de consumo de gas en Colombia siempre han sido más agresivas que los niveles de exploración y explotación de este hidrocarburo, y en el ambiente del sector siempre ha estado latente la amenaza de la pérdida de autosuficiencia”.

Recomendado: Producción de gas en Colombia subió 1,1%, la de petróleo cayó 0,68% en septiembre

Indicó que la crisis de los precios de los hidrocarburos de 2015 y 2016 afectó de manera importante el ritmo de celebración de contratos y de actividades exploratorias en el país; y a pesar de que el precio se ha recuperado, esa recuperación no se ha trasladado automáticamente a la exploración.

Además, el experto advirtió que, si a eso se le suma la incertidumbre de los inversionistas frente a la posibilidad de desarrollar yacimientos no convencionales, “el futuro del sector parece bastante retador”.

Sin embargo, esta situación no es específicamente un problema colombiano, de acuerdo con el vocero de CMS Rodríguez–Azuero, muchos países en Europa son dependientes de la producción de gas de otras partes del mundo; es decir, son importadores netos, de modo que la alta demanda, ha provocado un aumento exacerbado de los precios.

Asia está demandando mucho más gas que el que normalmente consumía y, por ejemplo, países como Brasil, están usando su producción para generar energía faltante por el bajo nivel de las hidroeléctricas, producto de una sequía.

Una forma de mitigar el riesgo en Colombia, según Yáñez, es garantizar condiciones estables para la inversión; o sea, rebajar el nivel de incertidumbre a través de reglas de juego claras y estables, y una posición coherente del país respecto de la explotación de los recursos naturales.

Recomendado: ANH alista Plan 2040 para masificar exploración y explotación de gas en Colombia

En otras palabras, “no caer en el error de promover rondas para atraer inversionistas quienes, luego de entrar al país, se encuentran día a día con nuevas trabas y requisitos, e incluso con posiciones contradictorias entre distintas agencias del mismo gobierno”, destacó.

Entre tanto, el experto resaltó que 2022 será un año clave para el país y se espera que se decida la explotación o no de yacimientos no convencionales, así como nuevos lineamientos para garantizar mayor transparencia y celeridad a los trámites asociados a este tipo de proyectos, en particular en lo que tiene que ver con licenciamiento ambiental y relación con las comunidades.

“La exploración de prospectos hasta llegar a descubrimientos de nuevos yacimientos no se hace de la noche a la mañana, por esto es necesario que de manera inmediata se envíen las señales adecuadas a los mercados y a los inversionistas, que permitan atraer capitales que a su vez viabilicen nuevos proyectos”, concluyó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias